Tyson Fury - Deontay Wilder, la pelea que completa su trilogía por el título de peso pesado

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
El campeón de peso completo del Consejo Mundial de Boxeo, Tyson Fury, a la izquierda, y Deontay Wilder, se encaran en una conferencia de prensa, el martes 15 de junio de 2021, en Los Ángeles. (AP Foto/Richard Vogel)
El campeón de peso completo del Consejo Mundial de Boxeo, Tyson Fury, a la izquierda, y Deontay Wilder, se encaran en una conferencia de prensa, el martes 15 de junio de 2021, en Los Ángeles. (AP Foto/Richard Vogel)

Es la pelea más esperada del año. La tercera será la vencida. Este sábado, en el T-Mobile Arena de Las Vegas (Nevada), el británico Tyson Fury defenderá el su corona de los pesos pesados del Consejo Mundial de boxeo (CMB) frente al estadounidense Deontay Wilder. Este combate significará -seguramente- el último de una rivalidad que se mantuvo durante tres años. Este trilogía, vivió anteriormente un épico empate en Los Ángeles en 2018, cuando Fury sobrevivió a un derribo en el 12º asalto, y una clara victoria del británico en febrero de 2020. Desde ese segundo episodio, ambos púgiles atravesaron por una tortuosa preparación marcada por amargas disputas legales, un brote de covid-19 y acusaciones de engaño.

Si la tensa conferencia de prensa del miércoles sirve de guía, el escenario está preparado para otro combate explosivo entre Fury, “Gipsy King” (Rey Gitano), y Wilder, el “Bombardero de Bronce” de Alabama. Ninguno de los dos boxeadores pelearon desde su segundo combate de hace 20 meses, cuando el invicto Fury le arrebató a Wilder el cinturón del CMB que atesoraba desde hacía cinco años.

En lugar de enfrentar de nuevo al estadounidense, Fury tenía previsto este año un combate de unificación de cinturones de peso pesado contra su compatriota Anthony Joshua, pero un arbitraje independiente le ordenó conceder a Wilder un tercer combate de revancha. Esta pelea debía celebrarse originalmente en julio, pero se pospuso hasta octubre después de que Fury (30-0-1, con 21 nocáuts) y miembros de su equipo dieran positivo por coronavirus en su campo de entrenamiento. Wilder (42-1-1, 41 nocauts). Por su parte, insiste en una serie de explicaciones no probadas sobre su última derrota ante Fury, que van desde la manipulación de los guantes a la de sus bidones de agua.

Fury, de 33 años, se refirió a esos señalamientos de Wilder, de 35, cuando ambos compartieron escenario en una conferencia de prensa el miércoles. ”Él sabe que lo que dice es mentira. Y, en el fondo de su alma, sabe que perdió. Perdió la primera vez, perdió la segunda y va a perder la tercera”, dijo el británico.

Tras la derrota del año pasado Wilder reemplazó a su entrenador Mark Breland -al que había acusado de tirar la toalla demasiado pronto- por Malik Scott, un ex peso pesado de 40 años que sufrió un nocaut en el primer asalto ante Wilder durante su propia carrera. Scott asegura que ha trabajado para ampliar el arsenal ofensivo de Wilder, añadiendo otras armas a su poderosa mano derecha, considerada la más temible de la categoría reina.”Deontay tiene buenos fundamentos, es solo que muchas veces no los utilizó”, dijo Scott. Wilder, por su lado, dice que se reinventó. El estadounidense tendrá que demostrar que su nueva versión es lo suficientemente buena como para superar a Fury, cuya superioridad en tamaño, movimiento y capacidad de contragolpear sobrepasó al estadounidense en sus anteriores enfrentamientos.

El último enfrentamiento

”Este es su combate decisivo”, dijo el británico, y añadió: “Todo el mundo espera que entre ahí y le dé una paliza, y lo haré, pero nunca se puede descartar a Deontay Wilder porque ahora es más peligroso que nunca”. En caso de triunfo, no está claro lo que le espera a Fury después del combate del sábado. La división de los pesos pesados todavía está digiriendo las consecuencias de la amplia derrota de Joshua ante el ucraniano Oleksandr Usyk el mes pasado. Joshua se ha comprometido a buscar la revancha con Usyk en 2022, lo que significa que una pelea Joshua-Fury es poco probable a corto plazo.

El hecho de que no haya un camino claro hacia un campeón unificado es una fuente de frustración para el promotor estadounidense de Fury, el legendario empresario Bob Arum. Aunque Fury insiste en que no mira más allá de este fin de semana, Arum dijo que el panorama a largo plazo debería ser más claro. ”Si la gente fuera sensata, la solución sería obvia”, dijo Arum a la BBC esta semana. ”Lo que debería ocurrir es que Tyson gane el sábado. Todo el mundo debería estar de acuerdo en que pelee con Usyk a continuación por el título unificado, con la condición de que el ganador pelee con Joshua. Si este fuera un deporte sensato, eso es lo que pasaría, pero no lo es”, afirmó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.