Un trono vacante y un gran favorito

Redacción deportes, 7 nov (EFE).- Con el trono vacante por la sanción a Rusia, campeona el pasado año en la fase final de Praga, y alguna de las mejores jugadoras del circuito ausentes, por la eliminación de sus selecciones, irrumpen las Finales de la Copa Billie Jean King, antigua Copa Federación, con la sede en Glasgow y Estados Unidos como gran aspirante a un éxito que no logra desde hace un lustro.

Siete de las veinte primera raquetas del circuito estarán en la capital escocesa del 8 al 13 de noviembre. El veto a rusas y bielorrusas ha aligerado el cartel de alguno de los grandes reclamos sobre la pista. También la renuncia de la número uno del mundo, la polaca Iga Swiatek que ha preferido echar el cierre al curso con las Finales WTA y no con la Billie Jean King a pesar de que su país, Polonia, forma parte de las candidatas. Otras, como la tunecina Ons Jabeur, la griega Maria Sakkari, la francesa Caroline Garcia o la rumana Simona Halep, instaladas en el ‘top ten’, han quedado fuera porque sus equipos no hicieron méritos suficientes para ganarse una plaza en la lucha por el trofeo.

Por segunda vez, el torneo se definirá con el nuevo formato que adquirió en el 2020 pero que no se puso en escena hasta un año después, el pasado, a causa de la pandemia. Doce selecciones, ocho que ganaron su sitio en las clasificatorias, más los finalistas del año anterior, la anfitriona y una invitada, juegan durante seis días una fase final por el título.

En esta edición, Suiza, Canadá, Italia, Australia, Eslovaquia, Bélgica, España, Kazajistán, Gran Bretaña, República Checa, Estados Unidos y Polonia han sido repartidas en cuatro grupos de tres equipos. Los ganadores de cada uno acceden a las semifinales y los vencedores de estas, a la final.

Estados Unidos, con cuatro de sus integrantes incluidas entre las veinte mejores (Jessica Pegula, Coco Gauff, Madyson Keys y Danielle Collins) es la gran favorita. Pegula y Gauff, además, son de las mejores doblistas en el tenis actual.

La suiza Belinda Bencic, duodécima del mundo y la española Paula Badosa, decimotercera, son otros reclamos del evento de Glasgow del que se han bajado Swiatek y Petra Kvitova a pesar de que sus selecciones forman parte de la fase final.

Suiza, Canadá e Italia integran el Grupo A. El conjunto helvético, liderado por Bencic, apunta hacia las semifinales a pesar del compensado conjunto transalpino formado por Martina Trevisan, Camila Giorgi, Lucia Bronzetti o Jasmine Paolini. Suiza, subcampeona el pasado año se ampara en la campeona olímpica.

Canadá se cobija en la campeona del Abierto de Estados Unidos del 2019 Bianca Andreescu que no integra desde hace más de tres años al equipo norteamericano que tiene como principal baza a Leylah Fernandez.

Australia, Bélgica y Eslovaquia conforman el Grupo B, uno de los más abiertos. Las tres accedieron a Glasgow sin necesidad de atravesar la ronda previa por distintas situaciones. Australia fue una de las beneficiadas de la exclusión de Rusia y tuvo acceso directo por ser la mejor semifinalista de la pasada edición. Eso proporcionó que su adversario en las clasificaciones, el equipo eslovaco, avanzara. Algo parecido pasó con Bélgica que tenían como rival a Bielorrusia, descalificada por la invasión a Ucrania.

Australia, cuenta con Alja Tomljanovic, Pricilla Hon, Storm Sanders, Ellen Perez y la veterana Samantha Stosur.

Eslovaquia ha citado a Anna-Karolina Schmiedlova, Viktoria Kuzmova, Rebecca Sramkova, Tereza Mihailikova y Renata Jamrichova.

Bélgica está integrada por Elise Mertens, Alison Van Uytvanck, MAryna Zanevska, Ysaline Bonaventure y Kirsten Flipkens.

España forma parte del Grupo C que completan Kazajistán y Gran Bretaña, el equipo anfitrión. El cuadro kazajo, con la vigente campeona de Wimbledon Elena Rybakina y Yulia Putintseva son un adversario incómodo para cualquiera. Putintseva, la número uno del equipo, se crece en esta competición.

El conjunto que comanda Anabel Medina se aferra al talento de Paula Badosa aunque no ha disfrutado de una segunda mitad de temporada solvente. Aun así, aspira a convertirse en el 'tapado' del evento con el empuje de Nuria Párrizas, Cristina Bucsa, Aliona Bolsova y Rebeka Masarova y paliar las bajas de Garbiñe Muguruza y Sara Sorribes.

El equipo local ha perdido a última hora a Emma Raducanu y se ampara en el aliento del aficionado y en un plantel integrado por Hariet Dart, Katie Boulter, Heather Watson y Jodie Burrage.

Catalogado como el Grupo de la muerte, el D está plagado de alicientes a pesar de la ausencia de la número uno del mundo de su selección, Polonia. La baja debilita sensiblemente al conjunto polaco que acude a la cita con Magda Linette, Magdalena Frech, Katarzyna Kawa, Martyna Kubka y Alicja Roloska.

Clave será el enfrentamiento entre Estados Unidos y la República Checa. Las dos selecciones más laureadas en el torneo coinciden en la fase de grupos y solo una puede avanzar. El equipo estadounidense es el que más variedad tiene en su equipo. Con dieciocho títulos en sus vitrinas pretende recuperar el dominio en la competición y sumar, cinco años después, un nuevo trofeo.

Cuenta Estados Unidos con cuatro jugadoras entre las veinte primeras y el mejor dobles del torneo. Jessica Pegula, tercera raqueta del mundo, Coco Gauff, quinta, Madyson Keys, undécima y Danielle Collins, decimocuarta, son, en compañía de Tayor Townsend, la gran favorita.

Las checas son la gran oposición. Once éxitos, el último en el 2018 cuando superaron en la final a las estadounidenses, adornan su trayecto por la historia del torneo. Sus jugadoras siempre plantan batalla y son grandes competidoras. Acude a Glasgow esta vez con Barbora Krejcikova, Karolina Pliskova, Katerina Siniakova y Marketa Vondrousova.

Santiago Aparicio

(c) Agencia EFE