Triple Corona: el primer potrillo que tiene el futbolista Nacho Fernández es uno de los candidatos en la Polla de Potrillos de Palermo

·7  min de lectura
Sea Wolf, el potrillo de Ignacio Fernández, la estrella del Atlético Mineiro, de Brasil
Sea Wolf, el potrillo de Ignacio Fernández, la estrella del Atlético Mineiro, de Brasil

El súper sábado que propone el hipódromo de Palermo es una de las fechas que los amantes del turf tienen marcada en el calendario desde que se conoció que sería el día del comienzo de la Triple Corona. Pero además de las Pollas de Potrillos y de Potrancas, donde los caballos más jóvenes en competencia en el país se miden por separado sobre 1600 metros en la arena, la cartelera anuncia el final del torneo Oro Verde con la disputa del Gran Premio General San Martín, otro Grupo 1. Es una fiesta hípica en la que esta vez también pondrá singular atención el ambiente del fútbol: Ignacio “Nacho” Fernández, el exjugador de River y actualmente estrella del Atlético Mineiro, estará en la concentración de su equipo para ver correr, a través de YouTube, a Sea Wolf, el primer sangre pura del que es propietario. Su potrillo es uno de los candidatos en la carrera más esperada de la tarde, programada para las 17.45.

“Nacho me insistía hacía bastante tiempo que quería tener un caballo. Le gustan, lo apasionan, lo toma como una diversión. Se había dado la oportunidad de arrendar una yegua con la que ganamos tres veces, pero no es lo mismo tener uno prestado que uno propio”, recuerda Jorge Mayansky Neer, el entrenador del alazán al que compraron el año pasado en el haras Santa Inés, la cuna de Invasor, que fue el mejor del mundo en su etapa en las pistas la década pasada.

Sea Wolf ganó sus dos carreras en la arena de Palermo, donde este sábado correrá la Polla de Potrillos (G1)
Sea Wolf ganó sus dos carreras en la arena de Palermo, donde este sábado correrá la Polla de Potrillos (G1) - Créditos: @Hapsa

Aquella tarde, Jorge fue con un grupo de amigos a ver productos en el campo. Quedaban pocos a la venta. Sus compañeros de viaje hicieron su elección. Mayansky Neer, ante los insistentes llamados de Fernández, le advirtió que le gustaba Sea Wolf. “Me atrajo mucho. Por el físico, que es muy lindo, y por el pedigree, ya que es hijo de Fortify, un gran padrillo vigente, y nieto materno de Orpen, que como abuelo es fantástico, todavía mejor de lo que fue como padre”, asegura. No le costó nada tener la aprobación del futbolista y, poco después, el potrillo ya estaba en la villa hípica palermitana para comenzar a entrenar. “Fue el momento justo. Podían haberlo elegido los que estaban conmigo, pero se ve que tenía que ser para Nacho, estaba predestinado”, dice.

El mediocampista pudo ver a su joya de cerca muy pocas veces. En sus tres carreras, un flojo debut con contratiempos en el césped de San Isidro y dos triunfos en la arena de Palermo, él estaba en Brasil. Lo siguió desde el teléfono, mirando las carreras en vivo. Esta vez pensó en hacer un viaje relámpago, pero Mineiro juega el domingo en Goiania por el Brasileirao. “Tenía ganas de venirse; está ansioso, como todo dueño de un caballo que va a correr una de las carreras más importantes y más difíciles que hay, pero ante todo es un profesional y no le daban los tiempos”, revela el preparador, de 63 años, con más de 40 en el oficio y fanático de River, al igual que el jockey, Wilson Moreyra. Los une a todos ellos otra pasión. La chaquetilla, cuyo titular es el cuidador, es blanca con la banda roja. Nada es casual. Tendrá una hinchada grande.

“Más allá de todo, Nacho entiende de carreras y sabe que se puede ganar o perder, como en el fútbol, y que nos toca enfrentarnos a muy buenos rivales, en una camada muy fuerte. Pero Sea Wolf se ganó la posibilidad de medirse con ellos”, sostiene. Fernández se entusiasmó cuando vivía en Buenos Aires, en las noches de asado y cartas con un grupo de amigos entre los que estaban otro jinete y anfitrión, Juan Noriega, y Luis “Beto” Carranza, exjugador de Boca y Racing. La evaluación del preparador sobre el potrillo es alentadora luego de imponerse en uno de los clásicos preparatorios, el Old Man (G3-1400m).

Sea Wolf, en su última victoria, con el Beto Carranza entre los allegados sonrientes; tiene los colores de River, cuyo titular es el cuidador, Jorge Mayansky Neer (de lentes)
Sea Wolf, en su última victoria, con el Beto Carranza entre los allegados sonrientes; tiene los colores de River, cuyo titular es el cuidador, Jorge Mayansky Neer (de lentes) - Créditos: @Hapsa

“Desde el comienzo demostró que servía y se fue serenando con el paso de los meses. En las mañanas trabaja lo que le pidas y come muy bien. Si no nos toca ganar ahora, puede darnos una alegría grande más adelante. A mí no me gusta correr todos los clásicos, por lo que después de su último éxito en julio decidimos pasar por alto la carrera siguiente y esperar hasta la Polla”, explica Mayansky Neer, quien ganó la mayoría de los grandes premios de la Argentina e incluso el Latinoamericano, en Uruguay, pero a su legajo le falta la Polla. Es una buena oportunidad. Como la que aprovechó Fernández para debutar como propietario.

El triunfo de Sea Wolf en el Clásico Old Man

Tres grandes premios atractivos

El foco en la Polla de Potrillos está puesto en el cuarto enfrentamiento que sostendrán Subsanador y Niño Guapo, cuyo duelo está 2-1 en favor del primero de ellos, que se adueñó de los dos clásicos Montevideo y Estrellas Juvenile. El mes pasado, el otro se vengó por medio cuerpo en el Miguel Cané (G2), también en Palermo, mientras Sea Wolf pasó por alto esa prueba para llegar más descansado a este cotejo del que tomarán parte otros seis ejemplares. La lista incluye a Natán, el escolta en aquel Juvenile, y dos que nunca ganaron –Full Amoroso y Richard Kimbhal– e intentarán dar la sorpresa de salir de perdedores en la Polla, algo hasta aquí reservado a sólo dos caballos en casi 150 años: Dorón, en 1954, y Berliner, en 1994.

Niño Guapo vs Subsanador, capítulo III

Las potrancas confrontarán antes, a las 16, con un lote más numeroso. En el boxeo dirían que es la oportunidad de unificar títulos de la misma categoría. De trece, hay 10 que vienen de ganar. Y más de la mitad lo hicieron en distintos clásicos. La invicta Tan Gritona cambió de cuidador tras sus dos éxitos en grandes premios de mayo. Nueva Fragancia, otra que no conoce la derrota, es la vencedora del Estrellas Juvenile Fillies. Doña Yerba sale por primera vez de San Isidro luego de adjudicarse las Mil Guineas. Una Arrabalera viene de obtener por varios cuerpos la Polla de La Plata. La Clota, que ya se lució en la etapa de precocidad y velocidad en el escenario porteño, regresó a las pistas con dos primeros puestos en apenas siete días y en diferentes provincias: primero, en Gualeguay, Entre Ríos, y luego, en Villa María, Córdoba. Super Shine y Obia Star empataron el clásico Campos, la carrera preparatoria.

La Clota viene de ganar dos carreras en una semana

Y entre ambas Pollas, a las 17, pero sobre césped y en 2400 metros, el imán es Miriñaque, el tordillo que en 2019 se quedó con dos gemas de la Triple Corona y luego se convirtió en un trotamundos, al competir en los Estados Unidos, Dubai, Arabia Saudita y Uruguay. Sin embargo, volvió al triunfo en julio pasado y ahora lleva dos festejos en fila, ambos en la misma cancha e igual recorrido en los que buscará quedarse con la carrera y con el mini campeonato por puntos que lidera luego de las dos primeras etapas.

Miriñaque derrotó a Special Dubai en el Comparación

Le sale al cruce un invicto, Fanta City, que carece de experiencia en las grandes citas pero no encontró todavía al que le haga morder el polvo de la derrota. Otros seis caballos adultos prometen estar en las gateras ubicadas enfrente de las tribunas que volverán a estar colmadas.