El Tricolor pinta para una tragedia

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 1 (EL UNIVERSAL).- Fue un buen juego de la Selección Mexicana, eso no se puede dudar. El mejor de los últimos meses. Pero sin gol, no se gana, y si no se gana, no se suma en nada. La falta de contundencia preocupa, aunque haya sido un equipo conformado sólo por jugadores de la Liga MX.

Derrota de la Selección Mexicana ante Paraguay (0-1); no justa, pero entendible, porque gana el que la mete... Y punto. En el análisis más profundo, Gerardo Martino seguramente le pondrá palomita a los que ya tenía en su barco rumbo a Qatar, pondrá en duda a unos más y tachará a otros que no volverán por ahora, en este proceso.

Buen examen de la Selección Mexicana, pero no se ganó, y contra eso no hay defensa.

Se acabaron los juegos moleros, los de prueba; ahora vienen los de la consolidación. A partir de septiembre, "El Tata" Martino llamará a todos los disponibles y ahora sí, a descartar, palomear y dar los últimos toques a un equipo que, como él dice, "suda pesimismo" por los malos resultados que arrastra.

México fue mejor en todos los sectores de la cancha durante la primera parte.

Sobrios en la portería. Serios en la defensa. Ágiles en la media cancha. Dinámicos en la delantera. Pero sin gol.

Antony Silva, portero del Puebla, fue clave para que el cuadro mexicano no pudiera marcar, mostrándose —como siempre— salvador de su equipo.

Quizá desentonó Uriel Antuna, con su exceso de atrevimiento en ocasiones y falta de precisión. Jesús Gallardo y su escasa puntería. Tal vez a Kevin Álvarez le faltó más calma. Puede ser que Alexis Vega debió mostrar más el crack que lleva dentro. Quizá, faltó un centro delantero, porque "El Piojo" Alvarado —aunque quiso— no pudo como "9".

En general, en el funcionamiento, en los movimientos, México fue mucho mejor que el rival. Pero llegó el error y después del error, llega el gol. Jesús Angulo perdió con "Charlie" González por lo alto, la pelota le quedó para mandar tremendo disparo que dio en el poste y regresó donde Derlis González la empujó al fondo de la portería, sin problemas (50’). La reacción de México fue inmediata con un tiro de Gallardo al poste, con disparos que tenían que traspasar un mar de defensas guaraníes, remates desviados y, por supuesto, Silva.

El nivel del equipo mexicano descendió, en lo que a conjunto se refiere, cuando comenzaron a aparecer los cambios, cuando Gerardo Martino comenzó a darle entrada a Fernando Beltrán, Emilio Lara —con su debut—, Luis Reyes —con su regreso al Tricolor cinco años después—, y Eduardo Aguirre, con sus ganas de mostrarse en el ataque.

Pero por insistencia, por ímpetu no quedaba, no quedó, pero al final se perdió y contra la derrota no hay defensa. Es lo que queda en la estadística, aunque en el análisis profundo hay cosas, algunas, que rescatar.

Debut

Emilio Lara, joven defensa del América, tuvo su presentación con el equipo nacional.

Datos

6 partidos del Tricolor sin imponerse a rivales de Conmebol (dos empates).

296 minutos acumula la Selección Nacional sin hacerle gol a equipos de Sudamérica.