Tour de Francia: Fabio Jakobsen logra su primera victoria de etapa tras caótico final en el segundo día

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Fabio Jakobsen evitó los inconvenientes de un final caótico en la segunda etapa del Tour de Francia para lograr una emotiva victoria en Nyborg, Dinamarca.

Jakobsen, que hizo su debut en el Tour menos de dos años después de sufrir lesiones que amenazaron su vida en un accidente en el Tour de Polonia, se mantuvo libre de caídas al final de la etapa de 202,5 kilómetros desde Roskilde para superar a Mads Pedersen y vencer a Wout van Aert, quien se consoló llevándose el maillot amarillo.

La jornada había sido diseñada para una emocionante carrera en el puente del Gran Belt, de 18 kilómetros, en la parte final, pero fue después de que el pelotón volviera a tierra firme cuando se produjo el incidente clave: un accidente bloqueó la carretera en los últimos tres kilómetros y dejó a un selecto grupo de velocistas para disputar los honores.

Fue la segunda victoria de etapa en otros tantos días para el equipo QuickStep-AlphaVinyl, y la victoria de Jakobsen habrá silenciado a los críticos que habían cuestionado la decisión de seleccionar al holandés por delante de Mark Cavendish, ganador de cuatro etapas y del maillot verde en el Tour del año pasado.

Sin embargo, Yves Lampaert, el ganador de la primera contrarreloj del viernes, cedió el amarillo a Van Aert, que obtuvo seis segundos de bonificación por su segundo puesto y borró su déficit de cinco segundos de 24 horas antes.

El belga lidera ahora con un solo segundo de ventaja sobre su compatriota Lampaert, mientras que el defensor del título, Tadej Pogacar —retrasado por la caída de última hora, pero que se salvó de pérdidas de tiempo debido a que sucedió dentro de los últimos tres kilómetros— es tercero por ocho segundos.

Varios corredores del Ineos Grenadiers se vieron retrasados por la caída, ya que Dani Martínez y Filippo Ganna cayeron, pero Geraint Thomas evitó el percance y cruzó la meta poco después de Jakobsen. El galés se mantiene en 18º lugar, a 26 segundos del amarillo.

Al final de una jornada nerviosa, la sonrisa más grande correspondió a Jakobsen, que hace menos de dos años fue puesto en un coma inducido tras sufrir una lista de lesiones, incluido un traumatismo cerebral, tras un accidente a gran velocidad en Polonia.

Regresó a la competición en abril del año pasado y terminó la temporada ganando tres etapas y la clasificación por puntos en la Vuelta a España, pero esta fue la coronación de su regreso.

 (POOL/AFP vía Getty Images)
(POOL/AFP vía Getty Images)

“Hoy fue ‘incroyable’ (increíble) como diríamos en francés”, dijo. “Para mí ha sido un proceso largo, paso a paso, mucha gente me ha ayudado en el camino”.

“Esto es para devolverles el gesto y que vean que no fue en vano. Estoy feliz de que todavía disfruto andar y correr en bicicleta, y tengo suerte de poder ganar todavía”.

El director del Tour, Christian Prudhomme, hizo todo lo posible para que esta etapa fuera lo más tensa posible para todos los involucrados. Los organizadores locales habían sugerido una línea de meta 20 km más adelante, pero Prudhomme quería que el puente del Gran Belt, y la amenaza de los vientos cruzados, caracterizaran la aproximación a la línea.

Esos vientos cruzados no se materializaron realmente, ya que los corredores se dirigieron directamente a un viento en contra al final, pero la mera amenaza mantuvo la tensión alta durante todo el día; los corredores estaban agradecidos solo por haber llegado a la meta.

“Fue difícil y estresante, pero creo que nos ha tocado peor”, dijo Thomas.

“Sabíamos que la dirección del viento en el puente no era demasiado peligrosa, pero todos querían estar delante. Los chicos estuvieron muy bien cuidándome a mí, a (Adam) Yates y a Dani (Martínez)”.

El objetivo de Wout van Aert en este Tour es el verde, pero se mostró encantado de llevarse el maillot amarillo, que es el objetivo final de su compañero de equipo Primoz Roglic.

“Este es apenas mi cuarto Tour de Francia, pero esto se siente como un ‘por fin’”, dijo el ciclista de 27 años. “He estado persiguiendo este durante algunos años y hoy es el día, así que estoy muy feliz”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.