El torneo del LIV Golf en Bedminster: público escaso y un tenso comienzo

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Phil Mickelson pasó un mal momento en el arranque de su vuelta en Bedminster
Phil Mickelson pasó un mal momento en el arranque de su vuelta en Bedminster - Créditos: @Cliff Hawkins

BEDMINSTER.- El viernes, de pie sobre su pelota, Phil Mickelson, la preciada adquisición de la nueva serie LIV Golf, respaldada por Arabia Saudí, alineó su golpe de salida en el torneo del circuito disidente en el Trump National Golf Club Bedminster. Justo cuando Mickelson, que al parecer recibió una bonificación inicial de 200 millones de dólares por unirse al circuito insurgente, se disponía a comenzar su swing, un aficionado a 15 metros a su derecha le gritó: “¡Hazlo por la familia real saudí!”

El zurdo de San Diego se apartó del golpe mientras un funcionario de seguridad se acercaba al aficionado y le decía que sería expulsado del predio si se producía otro exabrupto. Mickelson, que parecía no estar nervioso, volvió a su posición y finalmente golpeó la bola, que se desvió 60 pies de la línea y aterrizó en un búnker cavernoso. Saliendo del tee y murmurando a su caddie, Mickelson comenzó su día con un bogey.

El eslogan dominante de LIV Golf, ladrado en los anuncios de radio y colocado en gigantescas vallas publicitarias con letras de neón alrededor del campo de Trump es “Golf, pero más ruidoso”.

No es probable que el episodio de Mickelson, ocurrido a los pocos segundos del primer evento de LIV Golf celebrado en el noreste, sea lo que los organizadores tenían en mente. Durante la mayor parte de la primera ronda del viernes hubo de todo menos ruido. Sí, hubo mucha música en el campo, desde potentes altavoces cerca de los greens y los tees de salida. Pero los gritos de ánimo, la banda sonora típica de la mayoría de los torneos profesionales de golf, fueron inexistentes.

El público que asistió al evento, el tercer torneo de LIV Golf, era demasiado escaso como para escuchar las ovaciones que se producían en el campo. Puede que esto se deba a que era un viernes y no un fin de semana, pero como ejemplo, el mayor público del día en el primer golpe fue sin duda para Mickelson, y fueron unas 350 personas. Y Mickelson estaba golpeando junto a un gran balcón y patio de la casa club. Cuando llegó a su primer green, había exactamente 43 personas esperándolo. Mientras jugaba el hoyo 18, un gran palco de lujo con vistas al green estaba vacío. Había varios miles de espectadores repartidos por el campo, pero no se acercaban a los 20.000 que podrían asistir a un evento medio del PGA Tour. Los responsables del LIV Golf no anunciaron una cifra de asistencia.

Henrik Stenson se dispone a jugar en el green; el público es pobre respecto de un torneo convencional del PGA Tour
Henrik Stenson se dispone a jugar en el green; el público es pobre respecto de un torneo convencional del PGA Tour - Créditos: @Cliff Hawkins

A medida que avanzaba el día, algunos greens estaban parcialmente rodeados de aficionados de dos en dos, pero eso era una rareza. Para muchos asistentes, sin embargo, esto no fue necesariamente algo malo. Denny McCarthy, de 29 años, de Kearny, N.J., estaba encantado con su vista sin obstáculos del green del 18. Tenía previsto quedarse en el mismo lugar durante la mayor parte del día y observar a cada uno de los 18 grupos de tres jugadores mientras jugaban el hoyo. “Hay un puesto de cerveza detrás de mí y la cola tampoco es larga”, dijo McCarthy.

Hubo otros aspectos notables en los que el ambiente era diferente al de un certamen del PGA Tour. Por un lado, los jugadores parecían mucho más relajados. En las entrevistas, los jugadores del LIV Golf han hablado de cómo el nuevo circuito ha trabajado para fomentar un espíritu colectivo con extravagantes fiestas previas al torneo en clubes nocturnos y un abundante reembolso de los gastos de viaje para las familias y los caddies de los jugadores.

Además, debido a las controversias que rodean al circuito -incluida su financiación por parte del fondo soberano de Arabia Saudí, y la inquietud de que vaya a dividir para siempre un ecosistema de golf venerado- los golfistas de la LIV se han sentido condenados al ostracismo. Esto ha generado una mentalidad de “nosotros contra ellos” que se hizo evidente el viernes. Mientras los jugadores caminaban por los fairways, había una conversación mucho más informal entre sus grupos de lo que es habitual en un torneo del PGA Tour.

Dustin Johnson y Brooks, dos grandes que decidieron pasarse de vereda y apostaron a la liga árabe
Dustin Johnson y Brooks, dos grandes que decidieron pasarse de vereda y apostaron a la liga árabe - Créditos: @Seth Wenig

El elemento de competición por equipos puede ser un factor. En cada evento de la LIV, 12 equipos de cuatro personas juegan por un premio de 3 millones de dólares que el ganador se reparte a partes iguales, complementando las ganancias individuales de los golfistas.

“La sensación es muy parecida a la de jugar al golf en la universidad”, dijo Sam Horsfield, que, a sus 25 años, es uno de los jugadores más jóvenes del campo. “Estás ahí fuera machacando cada golpe para intentar hacerlo bien por los compañeros”. Pero al final, hay una razón primordial por la que los golfistas de la LIV pueden sentirse más a gusto, y más colaboradores: cada jugador, en cierto sentido, tiene la garantía de ser un ganador. A diferencia de los eventos del PGA Tour, que envían a la mitad de los participantes a casa sin un dólar, los eventos del LIV Golf tienen pagos garantizados. Incluso el último clasificado recibirá 120.000 dólares por sus tres días de competición.

Esos pagos han sido posibles gracias al fondo soberano saudí, lo que ha llevado a los críticos a acusar a los jugadores de venderse a un país que intenta disimular su pobre historial de derechos humanos. El viernes, un grupo de familiares de víctimas de los atentados terroristas del 11-S protestó cerca del campo, afirmando que los funcionarios saudíes habían apoyado a los terroristas. Pero en el campo, algunos aficionados, especialmente los más jóvenes, se alimentaron de la camaradería que observaron entre los jugadores.

Inusual en el PGA Tour: los fans observan a las estrellas con total comodidad durante los certámenes del LIV
Inusual en el PGA Tour: los fans observan a las estrellas con total comodidad durante los certámenes del LIV - Créditos: @Cliff Hawkins

“Me gusta lo que están haciendo en las redes sociales, incluso verlos disfrutar de los eventos sociales previos a los eventos”, dijo Jon Monteiro, de 30 años, que viajó desde su casa en Reading, Pensilvania, al torneo el viernes. “Los jugadores se están divirtiendo más, y si ellos se están divirtiendo yo quiero ir y compartir ese ambiente”.

De pie junto a Monteiro estaba su amigo Alex Kelln, de 30 años, que vive en Rumson, N.J. Hablando de torneos anteriores del PGA Tour a los que había asistido, Kelln dijo que el tour tenía un estigma poco acogedor, que describió como: “Te pones allí y hay señales de silencio”. Monteiro intervino: “Cuando jugamos al golf hay un altavoz con música, y siento que así es como hemos crecido jugando al golf”.

Ni a Monteiro ni a Kelln les preocupa que el golf profesional masculino se vea fracturado por el enfrentamiento entre los tours. “Es una competencia sana que, en última instancia, hará que ambos sean mejores”, dijo Kelln. Mientras Monteiro y Kelln hablaban, faltaban 90 minutos para los primeros golpes del día, antes del encuentro de Mickelson con un abucheador. Antes de que el público fuera escaso en muchos hoyos. Monteiro admitió que era pronto para el experimento del LIV Golf. Sonrió y dijo: “Ya veremos”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.