Tokio 2020: de Hugo a Facundo, la historia de los Conte que enaltece al voleibol argentino y lo hace soñar con otro podio olímpico

·6  min de lectura
Hugo Conte y Facundo Conte, la leyenda y el heredero unidos por la historia
NatachaPisarenko/Yuri Cortez

Octubre de 1982. Luna Park. Se desata la primera gran revolución del voleibol argentino, de la mano del coreano Young Wan Sohn, el gran formador. Un grupo de jóvenes hace historia con la medalla de bronce en el Mundial de Buenos Aires, tras un inolvidable partido ante Japón (3-0), luego de caer en semifinales ante Unión Soviética (0-3). La gente empieza a jugar al voleibol en los parques, surgen émulos de esos chicos irreverentes. Hay un N° 7, flaco, alto, que lució endemoniado en el torneo en los ataques centrales ante cada armado de Waldo Kantor. Se llama Hugo Conte. Tiene 21 años. ¿Facundo? Quizás un proyecto de vida para más adelante. Su cabeza estaba en otra etapa de la vida.

Mundial 1982, en el Luna Park. Se eleva Hugo Conte, tras el armado de Waldo Kantor (8): la leyenda tenía 21 años
Mundial 1982, en el Luna Park. Se eleva Hugo Conte, tras el armado de Waldo Kantor (8): la leyenda tenía 21 años


Mundial 1982, en el Luna Park. Se eleva Hugo Conte, tras el armado de Waldo Kantor (8): la leyenda tenía 21 años

Octubre de 1988. Seúl. Esa camada que seis años antes brilló en el Mundial llega a los Juegos Olímpicos. La de Daniel Castellani, Esteban Martínez, Waldo Kantor, Hugo Conte (con el N° 7), Jon Uriarte y Raúl Quiroga, entre otros. Sueñan con una medalla. Avanzan a semifinales. Unión Soviética (otra vez) es una muralla literal con su bloqueo. La Argentina pierde 3-0 y va a jugar por el tercer puesto con... ¡Brasil! Adrenalina, nervios, presión. Victoria por 15-9 en el quinto set. Éxtasis. Podio. Hugo tiene 27. ¿Facundo? Recién nacería en agosto del año siguiente, pero su futuro padre y Sonia, también voleibolista, lo tenían más en mente.

Seúl 1988: medalla de bronce. Daniel Castellani, Daniel Colla, Hugo Conte, Juan Carlos Cuminetti, Alejandro Diz, Waldo Kantor, Esteban Martínez, Esteban de Palma, Raúl Quiroga, Jon Uriarte, Carlos Weber, Claudio Zulianello de Argentina y su entrenador Luis Muchaga
El Grafico


Seúl 1988: medalla de bronce. Daniel Castellani, Daniel Colla, Hugo Conte, Juan Carlos Cuminetti, Alejandro Diz, Waldo Kantor, Esteban Martínez, Esteban de Palma, Raúl Quiroga, Jon Uriarte, Carlos Weber, Claudio Zulianello de Argentina y su entrenador Luis Muchaga (El Grafico/)

Septiembre de 2000. Sydney. El voleibol cambió casi todas sus figuras de Seúl. Los periodistas extranjeros se acercan en la sala de prensa para preguntarles a los argentinos: “¿El 7, Conte, es el mismo Conte, es Hugo?”. No lo pueden creer. Sí, es el mismo de Seúl pero con 37. Ahora juega con Javier Weber, Marcos Milinkovic, Jerónimo Bidegain y el Caño Spajic. Acaban de ganarle en cuartos a Brasil (3-1), una victoria con la que nadie contaba. “Esto es más que Seúl”, grita Hugo en una noche mágica, en la que a pocos metros las Leonas accedían, casi en simultáneo, a la final del hockey. Otro sueño argentino que vuelve a chocar...¡con Rusia! Derrota por 3-1 y luego caída por 3-0 con Italia. Terminan cuartos. ¿Facundo? Tenía 11 años y también dos hermanas: Camila y Manuela. Facu, contó alguna vez, dormía con una pelota de voley. Practicó varios deportes (atletismo, natación, handball, fútbol) porque todo le salía fácil. Pero el voleibol... ¡los genes paterno y materno eran demasiado fuertes!

Hugo Conte en Sydney 2000, a los 37: semifinalista tras un notable triunfo sobre Brasil
Hugo Conte en Sydney 2000, a los 37: semifinalista tras un notable triunfo sobre Brasil


Hugo Conte en Sydney 2000, a los 37: semifinalista tras un notable triunfo sobre Brasil

Agosto de 2021. Tokio. A una hora y media de vuelo de Seúl. Oriente en sus vidas grabado a fuego. Facundo está a unas semanas de cumplir 32 y explota de emoción. Se abraza con sus compañeros. Tiene empapada de sudor y de honor la mítica camiseta N° 7. Papá Hugo, con 58, llora y llora escalones arriba, en plena transmisión de TyC Sports, para la que oficia como comentarista. Pegó tres “SI” consecutivos monumentales porque sabe lo que es ganar en los cuartos de final en Juegos Olímpicos o Mundiales. Es soñar por todo o irse con un diploma. Llora por eso y porque al lado suyo tiene a José Montesano, que con su relato es capaz de conmover a las estatuas.

El emotivo final frente a Italia

La historia de los Conte, padre e hijo, no es nueva, pero siempre tiene un hilo conductor que los renueva, que los hace sentir vivos, plenos. Quien haya tratado a Hugo, sabe lo que es: un emblema deportivo, pero ante todo una persona cabal, un formador, un generador de principios. Un espejo familiar. Por eso no extraña que Facundo sea lo que es, como deportista y como parte de un grupo que renueva las ilusiones del voleibol. Que nuevamente queda en las puertas de conseguir lo más importante de su historia, este jueves. ¿Ante Rusia? No, con Francia.

Facundo Conte celebra en Tokio la victoria sobre Italia y el paso a las semifinales
YURI CORTEZ


Facundo Conte celebra en Tokio la victoria sobre Italia y el paso a las semifinales (YURI CORTEZ/)

El camino no fue fácil para Facundo, que alguna vez hasta se planteó la posibilidad de dejar el deporte, en plena adolescencia, por aquello de “ser el hijo de”. No sabía si lo ponían porque era bueno o “El heredero”. Quien vio su evolución y lo observa hoy, no tiene dudas de que se está ante una suerte de reencarnación de la leyenda. Hasta con su misma barba. La leyenda con quien supo jugar en el club de sus amores: GEBA. Y a quien tuvo también como entrenador en Catania, de Italia, donde es un emblema. “Estoy tremendamente orgulloso de ser hijo de un grande como él”, le dedicó con un video en el último Día del Padre.

El emotivo video de Facu para su padre

Los Conte respiran voleibol y la sangre los une en los desafíos a través de la historia. Hugo revive aquellos buenos tiempos y postea fotos en sus redes sociales. Su cuenta es @HugoConte7 y la de su hijo @FacuConte7. Sube imágenes como si fuera uno más de este plantel. Es que de alma quizá hasta lo sea. Y empuja. Como empuja Facu. No tiene problemas en mostrar una foto de su hijo estallado en un grito y decirnos a todos: “Verte así me llena el corazón”.

Hugo y Facundo Conte: la prolongación de la historia del voleibol agentino
Hugo y Facundo Conte: la prolongación de la historia del voleibol agentino


Hugo y Facundo Conte: la prolongación de la historia del voleibol agentino

Hace nueve años, antes de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, con su padre ya retirado, Facundo hacía mención a las enseñanzas que le dio Hugo, del valor de tenerlo en su casa para preguntarle cosas y aprender. De las características de cada uno, de qué trataba de incorporar a su juego. Hasta que le preguntaron qué le gustaría copiar de él, que eligiera una cosa. Y Facu respondió: “Él ya tiene una medalla olímpica. Espero tenerla yo algún día”. Hoy, luego de la inolvidable victoria sobre Italia por 3-2 en cuartos, Facundo dispone de dos chances para alcanzar ese objetivo que se trazó hace casi una década. Pero sobre todas las cosas, tiene la oportunidad de tomar el testimonio y “vengar” a la leyenda, rompiendo esa barrera infranqueable que fueron las semifinales. ¿Qué mayor satisfacción para un padre que ver un hijo que lo supere? Para seguir emocionándose 33 años después de aquel bronce para la posteridad.

Los jugadores de Argentina reaccionan tras un punto en el partido de voleibol de cuartos de final masculino entre Italia y Argentina
YURI CORTEZ


Un grupo unido en busca de la final olímpica (YURI CORTEZ/)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.