Tokio 2020: la curiosa historia de Pec, la ciudad de Kosovo que exporta medallistas de oro en judo

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Distria Krasniqi, medallista de oro de Kosovo, celebra el título en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020
Agencia AFP

Dos Juegos Olímpicos. Dos medallas de oro. Las dos en judo. Ambas, también, surgidas de la misma ciudad de Kosovo: Pec. La historia del olimpismo suele regalar miles de historias de vida repletas de particularidades. Y en Tokio 2020 surge el nombre de Distria Krasniqi, una judoca de este país que se llevó el máximo galardón en la categoría -48 kilos. Es, al cabo, uno de los orgullos de una localidad que ama los tatamis, exporta talentos y que en Río 2016, donde debutaron en la máxima cita deportiva, había logrado otra dorada gracias a Majlinda Kelmendi.

Krasniqi, ganadora de 40 de sus 46 luchas disputadas en las últimas tres temporadas, se dio el lujo de arrebatarle el título a la local Funa Tonaki, vencedora de Paula Pareto en su tercer combate. La flamante campeona nació en Peja, o Pec para los serbios. Ubicada en la montaña, una pequeña ciudad kosovar conocida por sus gargantas espectaculares, su cerveza y su monasterio ortodoxo se ha convertido en fábrica inesperada de campeones olímpicos. Pec envió este año a cinco judocas a los Juegos Olímpicos de Tokio, es decir el 100% del equipo del joven país, todos en el Top 10 mundial de su categoría.

Distria Krasniqi, la judoca que le dio a Kosovo la segunda medalla de oro de su historia
Agencia AFP


Distria Krasniqi, la judoca que le dio a Kosovo la segunda medalla de oro de su historia (Agencia AFP/)

Entre ellos, claro, la número 1 del mundo, Krasniqi. En su camino hacia la gloria olímpica, la kosovar superó a la brasileña Gabriela Chibana, a Lin Chen-Hao, de China Taipei, y a Urantsetseg Munkhbat, de Mongolia. En la final contra Tonaki, Krasniqi logró el waza-ari decisivo a solo 19 segundos para el cierre gracias a un uchi mata. La local, campeona del mundo en 2017 y plata en 2018 y 2019, no tuvo tiempo para remontar.

Kelmendi (30 años, también competirá en Tokio) resultó la primera campeona olímpica de la historia de la antigua provincia de Belgrado. La judoca y sus compañeros son venerados en su país, que declaró su independencia en 2008 tras la guerra entre secesionistas albaneses y fuerzas serbias, y que no es todavía reconocido por Serbia. ”Majlinda y el resto propagaron la buena reputación de nuestro país”, afirmó Driton Agusholli, empleado de telecomunicaciones de 49 años. “Ninguna embajada podría representarnos mejor que nuestros judocas”, añadió a la agencia AFP, que recorrió las calles que veneran al judo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La medalla de oro ganada en 2016 por la joven popularizó su deporte en Kosovo, donde el fútbol era el rey. Hoy, este territorio de 1,8 millones de habitantes cuenta con seis escuelas de judo, 17 clubes y 1200 practicantes. Peja, ciudad de menos de 100.000 habitantes, es conocida por su cerveza con el mismo nombre que esta población, por ser el centro espiritual de la iglesia ortodoxa serbia y la puerta de entrada de las gargantas de Rugova, con la reputación de estar entre las más profundas de Europa.

Su mutación en plaza fuerte del judo mundial se debe en buena parte al destino contrariado del técnico del equipo kosovar, en el contexto de la desintegración sangrienta de la antigua Yugoslavia. Antes de los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992, Driton “Toni” Kuka era el mejor judoca yugoslavo de su categoría (-71 kg de la época) y figuraba entre los favoritos al oro. Pero los deportistas albaneses se habían retirado de las selecciones yugoslavas para protestar contra el yugo del hombre fuerte de Belgrado, Slobodan Milosevic, en el marco de un vasto movimiento de resistencia cívica orquestada por el “padre de la nación”, Ibrahim Rugova.

Pec es una población que esta ubicada en el noroccidente de Kosovo y exporta talentos en el judo olímpico
captura


Pec es una población que esta ubicada en el noroccidente de Kosovo y exporta talentos en el judo olímpico (captura/)

Cuando el conflicto terminó con una campaña de bombardeos de la OTAN contra las fuerzas serbias, abrió con destino a los adolescentes un centro de judo en su barrio desfavorecido de Asllan Ceshme, destruido por los combates. ”Tras la guerra, quise trabajar con los niños y mostrar al mundo que Kosovo tenía grandes deportistas capaces de ganar medallas”, dijo el entrenador de 49 años.

No fue fácil, explica Kuka. “Tuve que hacer de técnico, psicólogo, kinesiterapeuta. No teníamos lo necesario para el deporte de alto nivel”, con una sala cuyo techo se caía y suelo en mal estado. Pero la situación cambió desde el oro olímpico y los judocas se entrenaban en una vasta sala luminosa, con bonitos tatamis. ”La historia de nuestro club es especial”.

Distria Krasniqi, medallista de oro de Kosovo y leyenda del deporte de su país
Agencia AFP


Distria Krasniqi, medallista de oro de Kosovo y leyenda del deporte de su país (Agencia AFP/)

“Ninguno de los competidores olímpicos vive a más de 200 o 300 metros del dojo. Es más, puedo decir que todos los clasificados han salido de una zona de 200 o 300 metros cuadrados”, señala “Toni”. “Y todos con posibilidades reales de medalla”, aporta. Un triunfo que es el fruto de décadas de trabajo, destaca Kuka, señalando que sus judocas han ganado todas las medallas posibles, desde campeonatos regionales a Juegos Olímpicos.

Más allá del campo deportivo, los judocas han “alzado la bandera de Kosovo donde la política o la diplomacia no han podido llegar”, lanzó en abril la presidenta Vjosa Osmani nada más ser elegida. Su éxito es sinónimo de esperanza “para nuestra juventud: nada está fuera de alcance, con determinación, trabajo, pasión y disciplina, los sueños se hacen realidad”. Selvije Ademaj, ama de casa de 50 años, abraza ese pensamiento. “Todos los amamos. Pueden mostrar a los jóvenes cómo hacerse respetar por el resto del mundo”. Hoy fue el turno de Distria Krasniqi.

Kosovo atesora dos medallas olímpicas, ambas en judo, y las dos atletas nacieron en la misma ciudad: Pec
captura


Kosovo atesora dos medallas olímpicas, ambas en judo, y las dos atletas nacieron en la misma ciudad: Pec (captura/)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.