Tigres suda para vencer a los Gallos

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, julio 31 (EL UNIVERSAL).- Tigres venció 2-1 a los Gallos Blancos de Querétaro con un marcador que se podría considerar como normal, sencillo.

Pero no fue así.

Los regios se quedaron con nueve hombres y pusieron en peligro su victoria, que rescataron con uñas y dientes.

Tigres se fue arriba en el marcador con un tanto de Nicolás López (18'), empató rápidamente Ariel Nahuelpán de penalti (24'), pero todos sabían que los felinos no se quedarían de brazos cruzados. Cuando cayó el gol de Jordy Caicedo, parecía que el triunfo de los Tigres estaba más que asegurado. No había sido sencillo, los Gallos habían puesto férrea resistencia, pero tarde o temprano el plantel felino iba a imponerse.

Llegó el tanto de Caicedo (68'), 2-1 en el marcador, pero minutos más tarde —dos para ser exactos—, vino la catástrofe, vino la expulsión del ecuatoriano y el juego cambió.

Querétaro fue al frente, pero necesitaba un poco más de ayuda y Juan Pablo Vigón se ganó otra tarjeta roja. Contra nueve, los Gallos podían aspirar al empate. Comenzó a salir el colmillo largo y retorcido de los regios; Nahuel Guzmán se tiraba en el césped para hacer tiempo, Guido Pizarro reclamaba todo y el árbitro Ismael López no se cansaba de sacar tarjetas. El tiempo pasaba, Tigres soportaba el ataque del Gallo y le sonrió la fortuna, David Cabrera también vio la roja (90+2') y los regios pudieron respirar.

Tigres ganó, pero cómo se le complicó el partido.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.