El teatro exalta al Ladies FC

·5  min de lectura

Madrid, 29 abr (EFE).- El 6 de abril de 1917, durante la pausa para el almuerzo, once trabajadoras de la empresa de municiones 'Doyle & Walker' empezaron en Sheffield a correr detrás de un balón. Así nació el fenómeno del fútbol femenino en Inglaterra, en el contexto de la I Guerra Mundial. 105 años después su historia, nunca contada en un espectáculo, salta al teatro de la mano de Sergio Peris Mencheta en 'Ladies football club'.

Esas once 'munitionettes' de manos amarillas se convirtieron en legendarias al ser la primeras mujeres en formar un equipo compuesto por trabajadoras de las fábricas textiles y de municiones. En poco tiempo lograron un enorme afecto y atención del público, provocando la hostilidad por parte de las instituciones masculinas que regían el fútbol.

"Esta obra es el retrato y el homenaje a unas mujeres absolutamente desconocidas, no solo en España, sino en Inglaterra. Son esas mujeres que se quedaron en la retaguardia en Londres haciendo las bombas y que mataban a sus hombres en la I Guerra Mundial. Estas mujeres decidieron formar un equipo de fútbol procedentes de la industria textil y armamentística", confiesa a EFE Sergio Peris Mencheta.

"Esas mujeres llenaron estadios y llenaron las portadas de periódicos. Eran auténticas heroínas. Hay nombres conocidos como el de Lily Parr, una goleadora jovencita, que fue una estrella, la Pelé de la época", declara el director teatral, al que le fascinó la idea de "encerrarse con once mujeres tres meses en un escenario para parir esta función".

El once titular de la obra lo protagonizan las actrices Alicia González, Ana Rayo, Andrea Guasch, Belén González, Carla Hidalgo, Diana Palazón, Irene Maquieira, María Pascual, Xenia Reguant, Noemi Arribas y Nur Levi. También Silvia Abascal, que no puede comprometerse por otros proyectos a realizar la gira entera y estará en algunas funciones, y la exgimnasta Almudena Cid, que al solapar este espectáculo con otro estará como suplente para cuando se la necesite y pueda.

El texto de la obra es una adaptación de la novela del italiano Stefano Massini. "Hace dos años y medio encargo la traducción a Ignacio Rengel y hago la adaptación sobre la marcha".

"Me rodeé de once actrices, cantantes, bailarinas y algunas músicas y conformé el reparto hace un año. Yo vivo en Los Ángeles, por lo que mucho trabajo, antes de los ensayos finales en Madrid, ha sido a distancia por zoom", desvela Peris-Mencheta, que ha montado la obra sobre un decorado muy grande que refleja una fábrica de dos plantas, más el suelo, que tiene que subir y bajar.

"Es un musical, que tiene también comedia y un tinte de política. Es un fiel reflejo de lo que pasa ahora con el auge de las derechas y la homofobia. Muchas de estas mujeres eran lesbianas y con el deporte se liberaron desde el punto de vista laboral, personal y sexual, algo que enseguida fue reprimido a la vuelta del hombre, e incluso tapado", confiesa.

Terminada la guerra muchos de estos equipos fueron obligados a disolverse por ley tras unos años de éxitos increíbles. Con el regreso de los hombres del frente, las trabajadoras perdieron sus puestos en las fábricas y volvieron a casa a ejercer el papel que en aquel momento se presuponía de madres, mujeres e hijas dedicadas a las tareas del hogar y cuidado de las familias.

EL MONTAJE

Sacar adelante la obra ha costado mucho por varios factores. Primero por el coste, que corre a cargo de su productora, Barco Pirata, y después por el tiempo requerido de ensayo al contar con un elenco numeroso, el estrés de la parte creativa y la búsqueda de una sala que permita albergar el montaje porque "subir el fútbol a un escenario es casi un imposible y requiere imaginación, ya que no puedes chutar una pelota con público delante o recrear un partido por el espacio".

En una obra como estas el vestuario es una parte muy importante ya que debe reflejar el periodo histórico que se cuenta y dar credibilidad a la obra.

"Las jugadoras hacían el vestuario como podían. Una de ellas tenía un hermano que trabajaba en una funeraria y tenía mucha tela para envolver a los muertos, así que lo aprovecharon. Nosotros hemos decidido pintar las rayas a mano y los números. Todo muy artesano", comenta.

Desde la perspectiva que le da su vida en Los Ángeles, Sergio Peris Mencheta compara el fútbol que se practica actualmente en Estados Unidos con el de España.

"No tiene nada que ver. Allí los niños juegan por ese espíritu que se respira en la banda de hacer un deporte sano y no como aquí ocurre a veces con los padres gritando a sus hijos exigiéndoles ser los mejores. Hay que esperar unos años y veremos como Estados Unidos será un país top en el fútbol. En la Costa Oeste es el deporte más practicado. Yo creo que, en general, el fútbol femenino tiene un aliciente extra que no se respira en el masculino. Tiene un componente más sano y jugadoras como Alexia Putellas o Jennifer Hermoso están contribuyendo, sin duda, a su crecimiento", apunta el actor y director español.

Bilbao, Pamplona, Logroño y Madrid, con el aforo completo, son las primeras paradas de este montaje de más de horas que está previsto llegue a numerosas ciudades españolas con una extensa gira que, en la próxima temporada, también regresará a la capital. "Esto es un estreno mundial absoluto. Nunca se había hecho nada así en ningún sitio sobre el fútbol femenino", concluye.

David Ramiro

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.