Rafael Alba Castillo: "No es el oro, pero es una medalla muy merecida"

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Chiba (Japón), 27 jul (EFE).- El taekwondista cubano Rafael Alba Castillo se alzó este martes con un bronce en los Juegos de Tokio que estrenó el medallero de su país y le brindó la única presea a nivel internacional con la que todavía no contaba, la olímpica.

"No es la de oro que todos querían de mí, pero es una medalla muy merecida", dijo el luchador después del encuentro, disputado en la última jornada del taekwondo olímpico en el centro de convenciones Makuhari Messe de Chiba, al este de la capital japonesa.

El cubano, de 27 años, se vio fuera de la competición cuando cayó en su primer combate ante al macedonio Dejan Georgievski, pero la llegada de éste a la lucha por el oro lo arrastró a la repesca, en la que venció al marfileño Seydou Gbane (8-2) para colarse en la lucha por el bronce contra el chino Sun Hongyi.

"Aquí tenemos la posibilidad de ir viendo los combates y ya tenía un leve conocimiento sobre cómo podía ser la pelea y me preparé un poco para ello", explicó el luchador, que buscó en todo momento "mantener la mínima diferencia de puntos, lograr defender y, si lograba sacar alguna ventaja, defenderla hasta el último momento".

El taekwondista vio claramente la oportunidad cuando quedaba justo un segundo de combate. "Vi una posibilidad clara de lograr un punto, que era lo que necesitaba para la victoria, y no dudé en tomarlo", aseguró. El cubano ganó la plata por 5-4 tras forzar una penalización a su rival que le brindó el punto del desempate.

Alba Castillo llegó hasta la repesca dolorido. Durante el primer choque con Georgievski se hizo daño en un pie al darle una patada en el cuello al macedonio. Preguntado sobre cómo se encuentra, bromeó: "Si pusiéramos una escala (de dolor) de cero a cinco, creo que ahora mismo estoy en cinco. Pero sé que mañana será un nueve".

El atleta aseguró que mientras luchó no sintió el dolor y que para seguir adelante en un momento tan crucial pensó en que era su momento, "el momento adecuado para luchar por mi futuro, por mí, por mi familia, por todo y todos los que me apoyan".

El cubano considera "un gran mérito" y "un orgullo" haber logrado la primera medalla para Cuba "sabiendo cómo están de difíciles las competencias", pero cree que la suya no será la última para el país.

Estos han sido los segundos Juegos Olímpicos de Alba Castillo, en los que logra poner un broche de oro a su carrera. La olímpica era la única medalla que le faltaba a este referente del taekwondo, que cuenta entre sus hazañas haber sido oro en los Juegos Panafricanos de 2019 y bicampeón mundial en absoluto en 2013 y 2019.

De cara a París 2024, el cubano no sabe todavía qué hará. "Todavía queda tiempo por delante, pueden pasar muchas cosas, dice.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.