Superclásico de Reserva: los golazos de Boca, el festejo a lo Topo Gigio y la jugada viral de Barco

·4  min de lectura
El festejo a lo "Topo Gigio" de Jabes Saralegui tras su gol, el primero de Boca, que venció 2-1 a River en el superclásico de Reserva
El festejo a lo "Topo Gigio" de Jabes Saralegui tras su gol, el primero de Boca, que venció 2-1 a River en el superclásico de Reserva

Boca ganó el superclásico de la Reserva disputado en la mañana de este sábado en el estadio Monumental por 2-1, gracias a los goles de Jabes Saralegui y Brandon Cortés. Descontó Joaquín Panichelli para River, que tuvo en sus filas a Matías Gallardo, uno de los hijos de Marcelo, entrenador del equipo principal. Así, el conjunto xeneize estiró a 11 partidos su invicto con Mariano Herrón como DT. Y le sacó cinco puntos a Vélez, su máximo perseguidor en la tabla de posiciones.

Pero, además, Boca se llevó de Núñez un festejo a lo Topo Gigio, digno del propio Juan Román Riquelme, un golazo de tiro libre de Cortés (llamado a ser la próxima figura de la primera) y una jugada inolvidable de Valentín Barco, que si bien no terminó con la pelota dentro del arco de River, terminó siendo viral en las redes sociales. El superclásico de reserva fue un gran aperitivo para el encuentro principal que los dos grandes rivales sostendrán este domingo desde las 17 en la Bombonera. El estadio de Boca volverá a tener público para un partido de esta naturaleza por el torneo local después de casi cuatro años.

El plantel de Boca festeja el triunfo por 2-1 en el superclásico de Reserva, disputado este sábado en el estadio Monumental
El plantel de Boca festeja el triunfo por 2-1 en el superclásico de Reserva, disputado este sábado en el estadio Monumental

Cuando corrían 25 minutos de juego y el marcador todavía estaba en blanco, Saralegui tomó la pelota y enfiló hacia el arco defendido por Alan Leonardo Díaz. Ningún defensor de River le salió a cuestionarle la posesión de la pelota. El juvenil xeneize continuó y continuó. Hasta que se decidió a pegarle de derecha. Le salió un remate furibundo, que se incrustó en el ángulo, inatajable hasta para dos arqueros. Sus compañeros corrieron a abrazarlo y el goleador quedó debajo de la montonera. Terminada la celebración, se dirigió a la tribuna donde había algunos allegados, abrió sus palmas, se las llevó a las orejas y le rindió un improvisado homenaje al Topo Gigio inmortalizado por Riquelme, hoy vicepresidente de Boca.

Pero habría más, porque tras el empate de Panichelli para River, los visitantes encontrarían la ventaja definitiva a los 13 del segundo tiempo. Cortés, el número 10 que ya debutó en primera y que hace unos días renovó su contrato, demostró por qué es el dueño de las pelotas detenidas en el equipo dirigido por Herrón. Había 40 metros de distancia con el arco millonario, pero al juvenil xeneize no le importó. Para algunos, el remate directo podría haber parecido casi una osadía. Sin embargo, Cortés sacó un disparo que terminó en la red y significó el 2-1 para los visitantes. Díaz alcanzó a manotear la pelota, pero el balón dio en el travesaño y se incrustó en el arco. Fue el gol del triunfo en casa ajena. Ni más ni menos.

La jugada viral de Valentín Barco

Pero al superclásico de Reserva le quedaba otra instantánea; otra jugada para enmarcar. No se trató de un gol, sino de una salida de Valentín Barco, el lateral izquierdo de Boca que también pide pista en primera. Acorralado contra la marca y la línea de cal, el juvenil de 18 años (clase 2004) se las ingenió para llegar hasta la mitad de la cancha con la pelota dominada. Y se ganó los elogios en las redes sociales, donde la maniobra se hizo viral.

Moreno, primero, Panichelli, después. Barco evitó cualquier atisbo de marca por parte de sus rivales de River. Y pisó la pelota cuando se encontró cercado por los límites de la cancha. En apenas 13 segundos, recuperó la posesión y lideró la transición de su equipo, que pasó de defenderse a atacar.

No es la primera vez que el futbolista nacido en la localidad bonaerense de 25 de mayo se hace viral por una jugada en un superclásico de Reserva. En octubre del año pasado, y en el partido disputado en el River Camp de Ezeiza, el lateral izquierdo se proyectó en ataque y, de primera, remató de zurda al palo más lejano. Fue un golazo de Boca y de su número 3.