Superclásico de Reserva: el golazo de Valentín Barco con un no-look pass en el 3-O de Boca a River

·3  min de lectura
Barco marcó el 3 a 0 de Boca y lo festejó con el Topo Gigio, inmortalizado por Riquelme hace 20 años
Barco marcó el 3 a 0 de Boca y lo festejó con el Topo Gigio, inmortalizado por Riquelme hace 20 años

Demoledor y a voluntad: Boca venció por 3-0 a River en el superclásico de Reserva disputado en el RiverCamp. Exequiel Zeballos, en el primer tiempo, Vicente Taborda y Valentín Barco, en la segunda etapa, convirtieron los goles del equipo xeneize, dirigido por Hugo Ibarra. Así, Boca cortó una racha de cinco años sin triunfos como visitante ante su máximo rival por el torneo de Reserva.

Boca fue siempre más que su rival. La fórmula: apostar al adelantamiento de la defensa millonaria y poner un pase filtrado para la velocidad de Exequiel Zeballos, el mejor de todos en la soleada mañana de Ezeiza. River achicó poco y mal, y prueba de ello fueron las jugadas que los xeneizes tuvieron antes del primer gol. A los 10 minutos de juego, una internada de Pedro Velurtas, el lateral derecho de Boca, terminó con un centro al segundo palo y una salvada providencial de Rodrigo González cuando Zeballos se relamía para el gol.

El equipo de Hugo Ibarra también tuvo un par de aproximaciones con pelotas paradas: en dos ocasiones, Taborda tuvo la chance de abrir el marcador, pero falló. Quien sí pudo fue Zeballos, y lo hizo con un golazo: bicicleta para dejar parado a Casasola y remate de zurda al palo más lejano de un indefenso Franco Petroli. Boca trasladaba al marcador la superioridad que mostraba en la cancha.

El golazo de Zeballos para Boca

En el segundo tiempo, el desarrollo del partido no cambió. River intentó tener más posesión de la pelota y lastimar a Boca, pero no tuvo ideas. Sus delanteros lucieron desconectados y le faltaron sociedades ofensivas. River se equivocó al defender y no supo cómo atacar. Así, Boca encontró el 2-0 casi sin despeinarse. Usó la fórmula que le sirvió durante todo el partido: enésima pelota profunda, esta vez para Taborda. Petroli tapó en primera instancia, pero Morales continuó la jugada, fue hasta el fondo y le sirvió el gol a Taborda. Boca ganaba 2-0 y el partido parecía liquidado.

El gol de Taborda para el 2-0 de Boca

Pero había más. Faltaba la joya de Valentín Barco. El lateral izquierdo tomó la pelota en la mitad de la cancha. La pisó, avanzó y se inventó un pase sin mirar como si fuera un base de básquetbol. Miró para un lado y le entregó el balón a Zeballos, que trepaba por izquierda como un wing de los de antes. Zeballos, sin marca, le devolvió la gentileza a Barco, quien recibió en el corazón del área, desenfundó su pierna zurda y definió al palo más lejano de Petroli. Golazo. Goleada.

La joya de Barco para el 3-0 de Boca en el superclásico de Reserva

Boca se floreó en Ezeiza, quebró una racha de cinco años sin ganar un superclásico de Reserva como visitante y, de paso, igualó a River con 24 puntos en el tercer puesto de la tabla de posiciones con un partido menos. Además, dejó buenas sensaciones: suma seis victorias y dos empates con Ibarra de entrenador. Zeballos y Barco jugaron un gran partido, coronado con un resultado inapelable que dejó a River con muchas más preguntas que respuestas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.