La suerte del campeón

·6  min de lectura

Madrid, 25 ago (EFE).- El Real Madrid, vigente ganador de la Liga de Campeones, intentará revalidar el título con un inicio aparentemente asequible en uno de los grupos más fáciles con rivales como el Leipzig, el Shakhtar Donetsk y el Celtic de Glasgow, que en teoría no deberían ser un obstáculo para que los hombres de Carlo Ancelotti accedan a la siguiente fase.

Sin duda, el conjunto blanco ha disfrutado de la suerte del campeón. Si no hay sorpresas, estará en los octavos de final de la máxima competición continental. Sin embargo, todos tienen su potencial para poder comprometer al Real Madrid, que sueña con conseguir su decimoquinto título para seguir haciendo historia en la competición.

LEIPZIG, EL CANDIDATO 'C' DE LA BUNDESLIGA

Durante el sorteo, la primera bola que salió del segundo bombo, el más complicado y con rivales más duros, seguro que dejó una muesca de alivio en alguno de los dirigentes blancos. Entre Liverpool, Chelsea, Juventus, Tottenham y Leipzig, el cuadro alemán era, tal vez, el más débil de todos. Cuarto la pasada campaña en la Bundesliga por detrás del Bayern Múnich, del Borussia Dortmund y del Bayer Leverkusen, ha iniciado con mal pie el presente curso.

De momento, ha disputado sólo tres jornadas y es pronto para sacar conclusiones. Sería precipitado, pero la realidad es que el Leipzig apenas suma dos puntos tras empatar dos de sus duelos (2-2 contra el Colonia y 1-1 ante el Stuttgart) y perder otro (2-1 frente al Unión Berlín). Además, perdió la final de la Supercopa de Alemania ante el Bayern Múnich y sufrió para pasar a la segunda ronda de la Copa de Alemania. Los penaltis, le salvaron de caer con el Friburgo.

Su entrenador, Domenico Tedesco, afronta su primera temporada completa tras acceder al cargo a mitad del curo 2021/22. Por ahora, su objetivo de convertirse en el tercer candidato para competir la Bundesliga al Bayern Múnich y al Borussia Dortmund, no ha comenzado con buen pie.

Y eso que ha conseguido mantener en su plantilla a un jugador importante como el delantero francés Christopher Nkunku, que la pasada temporada marcó 20 goles en la Bundesliga y que, de momento, es de los pocos que cumple en el inicio errático de la temporada del Leipzig. Prácticamente no falla en su cita con el gol y ya suma cuatro en los cinco partidos oficiales que ha disputado su equipo.

El Real Madrid también tendrá que vigilar la zona de creación del conjunto germano. Dani Olmo, Emil Forsberg y Szoboszlai son buenos generadores de juego y son buenos creadores de ocasiones para Nkunku y Timo Werner, que ha regresado a la que fue su casa tras su corta aventura en el Chelsea.

En el capítulo de bajas, el Leipzig ha perdido a nombres como Angeliño Tasende, Nordi Mukiele, Tyler Adams, Hee-chan Hwang, Brian Brobbey o Eric Martel. Los gastos en fichajes, 58 millones de euros (20 por Werner, 12 por el mediocentro Xaver Schlager y 26 por el lateral izquierdo David Raum), son inferiores a los 74 millones de euros que ha ingresado por ventas. El Leipzig cuida sus números y en el terreno de juego espera dejar atrás su irregular inicio de curso para plantar cara al Bayern en la Bundesliga y al Real Madrid en la Liga de Campeones.

SHAKHTAR DONETSK, UN VIEJO CONOCIDO MENGUADO POR LA GUERRA

El siguiente rival del vigente campeón es un viejo conocido. De nuevo, por tercera temporada consecutiva, el Shakhtar Donetsk estará en el grupo del Real Madrid. Sin embargo, no será el mismo de siempre. Para empezar, el conjunto ucraniano, obligado por la invasión de Rusia que comenzó en febrero, ya no jugará sus partidos en su país. Lo hará en Polonia, en el estadio del Legia de Varsovia, club con el que ha llegado a un acuerdo para disputar sus duelos europeos.

Además, el Shakhtar, con una larga tradición de contar en su plantilla con muchos jugadores brasileños, ha perdido a todos. La guerra de Ucrania ha causado un 'efecto salida' y futbolistas como David Neres, Dodo, Marcos Antonio, Fernando, Ismaily, Pedrinho, Marlon, Marquinhos Cipriano y Lucas Taylor han dejado el club ucraniano.

Sólo Lucas Taylor se mantiene en la plantilla como único representante brasileño. Pero el Shakhtar no es sólo Brasil. Siempre ha tenido jugadores clave que aportan calidad a su selección y aún se mantienen algunos que merecen la atención del cuerpo técnico del Real Madrid. El central Mykola Matvienko y el veterano Taras Stepanenko, intentarán mover la maquinaria ucraniana para que su equipo puede erigirse como candidato sorpresa para ocupar una de las dos plazas del grupo F.

UN CELTIC MUY NIPÓN

El cuarto bombo dejó al Real Madrid un rival clásico e histórico. Se emparejó con el primer equipo británico en ganar la Copa de Europa (temporada 1966/67) que además disputó otra final en el curso 1969/70 que perdió ante el Feyenoord. Además, es el vigente campeón de la Liga de Escocia y, por detrás del Rangers, con 52 títulos, es el segundo más laureado.

Los hombres de Ancelotti se encontrarán con un equipo muy dinámico, correoso, más fuerte en su ambiente rodeado de su apasionada hinchada cuando juega en Celtic Park y más débil a domicilio, donde pierde fuelle en competiciones europeas. La visita al estadio del Celtic será un reto para el Real Madrid, que tendrá que pelear contra el gran ambiente que generan los aficionados escoceses.

También se las tendrá que ver con el estilo que ha creado el técnico griego Ange Postecoglou. Llegó al club escocés la temporada pasada procedente del Yokohama Marinos japonés y consiguió arrebatar el título al Rangers. Además, ganó la Copa de Escocia y, con un doblete bajo el brazo en su primer año, tiene toda la credibilidad de su junta directiva para abordar su regreso a la Liga de Campeones.

Si una cosa tiene clara Postecoglou, es su apuesta por el fútbol japonés. Después de cuatro años exitosos en el Yokohama Marinos, se trajo a varios jugadores del país asiático. En concreto, la plantilla del Celtic cuenta con cuatro: los mediocentros Reo Hatate y Yosuke Ideguchi y los extremos Kyogo Furuhashi y Daizen Maeda.

De los cuatro, Furuhashi, con 20 goles entre todas las competiciones la pasada temporada, es el jugador más peligroso de toda la plantilla del Celtic. Pero si hay que destacar a otro nombre, este no es otro que el griego Georgios Giakoumakis, un delantero que mete todo lo que acaba en el área.

La temporada pasada marcó 17 tantos entre todas las competiciones y fue el máximo goleador de la Liga escocesa. Ambos, intentarán poner piedras en el camino al Real Madrid, que, a priori, tiene una alfombra roja tendida en el suelo para llegar a los octavos de final.

Juan José Lahuerta

(c) Agencia EFE