Sudamericano Sub 20: Ignacio Maestro Puch, el delantero que cambió al rugby por el fútbol y quiere dejar su huella en la selección argentina

Ignacio Maestro Puch, con la vestimenta de AFA poblada todavía por dos estrellas; está contento de lucir la tercera en el Sudamericano, en el que este lunes Argentina se cruzará con Brasil.
Ignacio Maestro Puch, con la vestimenta de AFA poblada todavía por dos estrellas; está contento de lucir la tercera en el Sudamericano, en el que este lunes Argentina se cruzará con Brasil. - Créditos: @MAURO ALFIERI

Ignacio Maestro Puch recordará con muchísimo cariño el 2022 que vivió. En febrero, con apenas 18 años, hizo su debut profesional en Atlético Tucumán, como resultado de un momento crítico en la delantera del equipo entre lesiones y casos de Covid-19. En julio consiguió su primer gol, contra Sarmiento, en una campaña en la que el Decano peleó hasta el final por conquistar la Liga Profesional. En agosto recibió el primer llamado de Javier Mascherano a la selección argentina sub 20, y terminó consagrándose en el torneo de L’Alcudia, con un tanto en la final frente a Uruguay. Y en diciembre, con la consecución del Mundial de Qatar por parte del seleccionado mayor, supo que cuando jugara el Sudamericano de Colombia sería parte del primer equipo de AFA que saltaría a la cancha sacando a relucir esa hazaña.

“Va a ser muy lindo tener la tercera estrella y ser los primeros en vestirla”, contó hace dos semanas, cuando realizaba las últimas preparaciones en Ezeiza antes de viajar para el torneo. Este lunes puede ser parte de un clásico, el que Argentina protagonizará desde las 21.30 con Brasil, con televisación de TyC Sports, en el grupo B del certamen regional. “Tengo que dar lo mejor, disfrutar mucho e ir por el objetivo, que es clasificarse para el Mundial y los Panamericanos”, agregó. En aquella charla de hace un tiempo también deslizó un tema que pudo cambiar notablemente el destino de la carrera deportiva del futbolista: hoy se lo conoce como un potente delantero, pero pudo ser una promesa del rugby.

Maestro Puch en un entrenamiento de la selección argentina sub 20 en Ezeiza, antes del viaje a Colombia para jugar el Sudamericano; el tucumano es un delantero "muy de ir al choque".
Maestro Puch en un entrenamiento de la selección argentina sub 20 en Ezeiza, antes del viaje a Colombia para jugar el Sudamericano; el tucumano es un delantero "muy de ir al choque". - Créditos: @MAURO ALFIERI

Maestro Puch, que cumplirá 20 años el 13 de agosto, mostró facilidad para varios deportes desde su infancia, pero inicialmente veía al fútbol meramente como a un pasatiempo. Sus inicios, como consecuencia, se dieron con la pelota ovoide, en el club Los Tarcos y posteriormente en Tucumán Lawn Tennis. El joven estaba dispuesto a realizar fútbol y rugby al mismo tiempo, pero el paso del tiempo mostró que eso era una carga muy difícil de llevar en cuanto a tiempo y esfuerzo. “Hacía las dos cosas juntas hasta que llegó el momento en que ya no se podía”, expuso. “Llegué a entrenarme tres veces por día todos los días. En el club me dijeron que decidiera y me incliné por el fútbol”, añadió.

Aquella experiencia en el rugby resultaría muy útil para que construyera el perfil de futbolista que hoy lo hace destacarse: “La fuerza, el roce. Eso me queda del rugby, aunque estoy medio bruto”, bromeó Maestro Puch, aunque con algo de verdad. En una reciente entrevista con los canales oficiales de AFA dimensionó aquel aporte al describirse como futbolista: “Soy muy de ir al choque, muy potente. Tiro muchas diagonales y soy agresivo en la marca”.

Y esas cualidades aparecen también en sus inspiradores, todos delanteros físicamente privilegiados, aguerridos y luchadores: “¿Mi espejo en el fútbol? Uno que ya no juega, Gabriel Batistuta. Por la potencia, él la tiraba larga y era de correr, correr, correr”, admiró el tucumano, que a la vez encontró un referente en la selección actual: “Lautaro Martínez, por cómo lucha cada pelota. No se da por vencido”. No por nada Maestro Puch terminó ganándose el apodo “Tanque”.

La decisión de cambiar rugby por fútbol no sería una única determinación importante que tomaría Ignacio en sus años formativos. Su buen rendimiento en sus primeros pasos en Tucumán despertó el interés de nada menos que Independiente, que luego adquirió su pase, y el chico hizo las maletas y se mudó a Avellaneda. Sin embargo, esa experiencia no duraría mucho, porque el tucumano se encontraba demasiado alejado del resto de su familia: “Estuve en la pensión. Una vez me dieron diez días de vacaciones, mi viejo fue a buscarme y volví a Tucumán. Y después ya no quise ir de vuelta a Buenos Aires”, recordó.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Regresó en 2017 y pronto decidió ir a probarse a Atlético Tucumán con amigos. Los formadores del club quedaron sorprendidos por su capacidad física, que lo hizo ser el único del grupo en quedar. Se unió a la novena división y desde entonces su ascenso en el Decano fue veloz: a los 17 años integraba la séptima y pronto llegó a la reserva gracias a destacados rendimientos contra River y Platense, a los cuales les marcó tripletes. Ya en enero de 2021, integró por primera vez el banco de suplentes en la primera división, cuando Ricardo Zielinski lo citó para un encuentro con Colón, pero Maestro Pucho no tendría minutos de acción en la caída por 2-0 en el Monumental José Fierro. Poco después rubricó su primer contrato profesional, firmando hasta diciembre de 2023.

A partir de eso Maestro Puch debió armarse de bastante paciencia. Integró varias convocatorias, pero con Zielinski nunca llegó a sumar minutos, hasta que se dio aquel estreno ante Sarmiento de la mano de Juan Manuel Azconzábal. Sin embargo, fue con Lucas Pusineri cuando tuvo su entrada definitiva al equipo titular, lo cual lo ubicó nítidamente en el radar de Mascherano. Ahora, el Tanque de Tucumán alimenta su sueño: “Trato de dar el 100% donde esté, ya sea en la selección como en el club. Las dos cosas son muy importantes”, afirmó, sin perder la humilidad. “Creo que hay etapas, y hay que pasarlas. Hay que estar preparado para cuando toque, seguir trabajando e ir progresando de a poco”, subrayó.

"Tiro muchas diagonales y soy agresivo en la marca", se describe Maestro Puch, que no tuvo minutos en la primera división bajo el mando de Ricardo Zielinski, debutó bajo las órdenes de Juan Manuel Azconzábal y se volvió titular de la mano de Lucas Pusineri.
"Tiro muchas diagonales y soy agresivo en la marca", se describe Maestro Puch, que no tuvo minutos en la primera división bajo el mando de Ricardo Zielinski, debutó bajo las órdenes de Juan Manuel Azconzábal y se volvió titular de la mano de Lucas Pusineri. - Créditos: @MAURO ALFIERI

El camino de Maestro Puch tuvo hasta ahora algunas decisiones difíciles, determinantes. Pudo elegir dedicarse enteramente al rugby, y dada su facilidad para los deportes desde temprana edad y su imponente fuerza física bien podría haber llegado a los Pumas. También pudo emerger de las inferiores de Independiente y quizás habría dado sus primeros pasos en un equipo grande junto a otros jugadores llegados al Rojo desde el norte, como Brian Martínez y Lucas González. Pero el delantero no se arrepiente en absoluto de haber seleccionado el sendero que lo llevó hasta este punto, en el que tiene muchos más pasos por dar.