Stephen Curry estuvo en modo off y se encendió, otra vez, Andrew Wiggins para acercan a Golden State a un nuevo anillo de la NBA

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Andrew Wiggins fue determinante para la victoria de los Warriors en el quinto juego de las finales y se pusieron 3-2 sobre Boston
Andrew Wiggins fue determinante para la victoria de los Warriors en el quinto juego de las finales y se pusieron 3-2 sobre Boston - Créditos: @Jed Jacobsohn

Una estrella a mano. Esa es la solución de Golden State Warriors. Lejos de la opulencia de otras temporadas, la franquicia de San Francisco sostiene su poder en la NBA a partir de buenas determinaciones. Por eso, se puede dar el lujo de tener en off a Stephen Curry y ganar de todas formas. La buena administración de los recursos no es detalle menor y para muestra, la victoria en el Chase Center para poner 3-2 la serie por el anillo ante Boston Celtics con la victoria por 104-94. Y allí emerge la figura de Andrew Wiggins, el canadiense por el que apostó hace un tiempo Steve Kerr para maquillar ausencias y en este último pagó cada centavo que se invirtió en él.

Definitivamente está con confianza, definitivamente está disfrutando los playoffs. Le encanta el desafío, le encanta la competición. Encontró un rol crucial en nuestro equipo y creo que eso lo empodera. Sabe lo mucho que lo necesitamos y estuvo fantástico”, dijo Kerr tras el partido en San Francisco.

Toda una rareza para los Warriors. Lo que para otros equipos puede ser un dato más en una planilla, las estadísticas de Curry sí que son todo un tema. Porque si bien aportó 16 puntos y 8 asistencias, una tarea más que aceptable para cualquier simple mortal que se dedique a jugar al básquetbol, cuando se repasa el juego del chico de Akron y se advierte que no convirtió ni un solo triple (0-9) es todo un impacto. Y para comprender mejor por qué, sólo hace falta saber que no le sucedía algo así desde noviembre de 2018.

El base cortó una racha de 233 encuentros seguidos con al menos un triple, una marca que incluía todos los partidos de la temporada regular y de playoffs desde ese año. Los números todavía son más contundentes si sólo se toma la post temporada como referencia: Curry llevaba 132 partidos al hilo convirtiendo al menos un tiro desde el perímetro, pero en playoffs tiene un registro de al menos un triple desde el 2013, justo desde el primer partido de post temporada de su carrera.

Sin embargo, Andrew Wiggins salió al rescate con 26 puntos (12 de 23 en tiros) y 13 rebotes que apuntalaron una sólida actuación colectiva de Golden State Warriors. Está usando su poderío físico: “Sabíamos que necesitábamos su capacidad atlética, su defensa y su versatilidad. No teníamos ni idea de que haría este tipo de contribución. Pero creo que es un recordatorio para casi cualquier jugador en la NBA de que las circunstancias son todo. Es como que necesitás encontrar el lugar correcto, los compañeros correctos, esas cosas”, dijo Kerr.

“Es algo con lo que he soñado no hay dudas... Este es el escenario perfecto para que uno se pueda desarrollar como jugador. No puedo estar más contento. Estar aquí en una cultura tan ganadora... La verdad que te ponen en una posición en la que tener éxito es una posibilidad cierta”, dijo Wiggins tras la victoria que pone a los Warriors a un paso del anillo, empresa que asumirá el jueves próximo, en el TD Garden, cuando se dispute el sexto juego.

La tarea de Andrew, en el juego 5 ante Boston, disparó el recuerdo, porque hace 36 años, su papá, Mitchell Wiggins, salió desde el banco de los suplentes de los Rockets, en el juego 5 de las finales de 1986, disputada un 4 de junio, contra Boston y fue determinante para Houston con 16 puntos y 7 rebotes en la victoria por 111-96.

Andrew, nacido en Canadá, un 23 de febrero de 1995, las expectativas eran muy altas para Andrew Wiggins cuando desembarcó en la NBA. Fue una de las estrellas en la Universidad de Kansas, tras decirle que no a instituciones como North Carolina, Florida y Kentucky. En Kansas sólo estuvo un año antes de dar el salto a la NBA.

Fue elegido por los Cavaliers en 2014 y se convirtió en el segundo canadiense de la historia en llegar al número 1 del draft, sucediendo a un Anthony Bennet que lo había sido el año anterior (y que acabó como una de las peores selecciones de la historia). En la misma camada llegaron jugadores como Jabari Parker (número 2), Joel Embiid (en el 3) o su rival en estas finales Marcus Smart (en el 6).

A pesar de quedarse con el número 1 del Draft, los Cavaliers tenían otros planes para Wiggins, porque en esa temporada LeBron James regresó a Cleveland con el deseo de quedarse con un anillo. The King volvió para dejar atrás viejos rencores con la afición y todo resultó perfecto, porque se quedaron con el anillo. Y para lograr eso necesitaban los Cavaliers reforzar al equipo, lo que terminó con la proyección de Wiggins lejos de este proyecto. En 2016 Wiggins fue traspasado a Minnesota Timberwolves a cambio de una estrella de la Liga como Kevin Love. LeBron ganó el anillo en 2016. Y Wiggins se convirtió en el segundo jugador desde la fusión ABA-NBA en ser elegido número 1 para luego ser traspasado sin ni siquiera debutar con el equipo.

Stephen Curry, uq por primer vez en los últimos 4 años no marcó un triple en un juego lucha junto a Andrew Wiggins el balón ante Jayson Tatum, la estrella de los Celtics
Stephen Curry, uq por primer vez en los últimos 4 años no marcó un triple en un juego lucha junto a Andrew Wiggins el balón ante Jayson Tatum, la estrella de los Celtics - Créditos: @EZRA SHAW


Stephen Curry, uq por primer vez en los últimos 4 años no marcó un triple en un juego lucha junto a Andrew Wiggins el balón ante Jayson Tatum, la estrella de los Celtics (EZRA SHAW/)

Wiggins fue, durante cinco temporadas y media, un jugador con buena capacidad para la anotación, pero con mucho por trabajar a nivel defensivo para considerarlo una garantía. Incluso, algunos lo consideraban algo indolente en su contracción al trabajo y que eso se debía a poca fortaleza para asumir grandes retos. Fue traspasado a los Warriors el 6 de febrero de 2020 junto con dos futuras rondas del draft a cambio de D’Angelo Russell. Con egos más grandes que el suyo, frente a personalidades como la del entrenador Kerr y de estrellas del tamaño de Curry-Klay Thompson-Draymond Green, las cosas cambiaron para el canadiense.

En los dos últimos partidos 41 puntos, 29 rebotes y una defensa ultra física sobre Tatum. Wiggins se convirtió en el hombre ideal para que los Warriors sientan que el camino hacia un nuevo anillo no es un imposible si Stephen Curry se toma un día de descanso.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.