Soledad Pastorutti sorprendió a Leo Ponzio en el Monumental y emocionó a todos: “Por otra noche como esta”

·3  min de lectura
Soledad Pastorutti sorprendió a Leo Ponzio en su despedida en el Monumental
Soledad Pastorutti sorprendió a Leo Ponzio en su despedida en el Monumental - Créditos: @LA NACION/Mauro Alfieri

El homenaje al capitán eterno. La noche de miércoles, el estadio Monumental se llenó de emoción ante la despedida de Leonardo Ponzio, el futbolista más ganador de la historia de River, con 17 títulos, siete de ellos internacionales. La conmovedora ovación de los 65 mil asistentes, el acompañamiento de sus compañeros de juego a lo largo de su trayectoria y luces dignas de un recital conformaron el adiós al León. Una de las sorpresas más emotivas de la noche fue protagonizada por Paula, su hija, y la cantante Soledad Pastrorutti.

Leo Ponzio: una noche mágica y de emoción para el capitán eterno en el Monumental

“Gracias por venir a compartir la noche conmigo. Gracias. Ustedes me pusieron en este lugar y me dieron el valor, que es lo mejor que a una persona le puede pasar: el valor humano. Fui adoptado por esta casa y nunca soñé con todo esto que me regalan. No sé qué decir, porque no tiene explicación. Hay cosas que superan los pensamientos y esto superó todo”, expresó Ponzio desde el centro de la cancha.

Llegó el minuto 23 del segundo tiempo y el juego se paralizó, para dar paso al despliegue de banderas con la leyenda “capitán eterno” sobre todo el anillo medio e inferior del estadio. En el cartel led se proyectó una imagen del futbolista en la que posó de espaldas junto al mensaje “#Gracias23″.

Pero, la sorpresa no terminó ahí. Al instante apareció Paula Ponzio, la hija del jugador, abrazada por la cantante Soledad Pastorutti, para alimentar la mágica noche. Leo, que ya estaba visiblemente emocionado, saludó con gran entusiasmo a la pequeña.

Su hija Paula apareció para formar parte de la sorpresa de la despedida del capitán.
Su hija Paula apareció para formar parte de la sorpresa de la despedida del capitán. - Créditos: @LA NACION/Mauro Alfieri

Frente al abrazo y las lágrimas por la emoción entre padre e hija, la artista interpretó en vivo la canción “Brindis”, que incluyó la letra: “Quiero jugar hasta el final. Por otra noche como esta doy mi vida”. Al concluir, Ponzio alzó los brazos para aplaudir a la cantante, que le expresó: “Felicidades, capitán. Lo mejor para vos, Leo. Te queremos”.

Una noche llena de emoción

El estadio se sumó a los aplausos por el emotivo homenaje que protagonizó el León. Los admiradores de la cantante y del futbolista aclamaron la sorpresa en las redes sociales: “¡Qué maravillosa sorpresa para una linda despedida!”; “la voz de Soledad, las lágrimas del capitán eterno” y “un momento muy emocionante”, fueron algunos de los comentarios.

El deseo de Leonardo Ponzio: “Me gustaría seguir dentro de River; lo único que quiero es que me den dos entradas para ir al Monumental con mi hija”.

El capítulo final se dividió entre un video familiar, con testimonios de sus padres y amigos, y los fuegos artificiales que iluminaron el cielo. Bajo la mirada del director deportivo del club, Enzo Francescoli, el actual plantel, los campeones de la Copa Libertadores 2015 y 2018, polistas, tenistas y todos los hinchas; el capitán se despidió de su equipo.

Dejará la cancha, pero no al club que sintió su casa durante tantos años: “Después del Mundial [de Qatar 2022], buscaré un lugar donde estar y ojalá sea en River. No será para estar a la cabeza de un plantel, sino para poder estar en conjunto, ayudar y volcar lo que uno siente”, manifestó.

La grada se llenó de carteles con la leyenda "capitán eterno".
La grada se llenó de carteles con la leyenda "capitán eterno". - Créditos: @LA NACION/Mauro Alfieri

En ese sentido, agregó: “Se fue el jugador de fútbol y queda la persona. Y ser buena gente, porque siempre estuve predispuesto para los demás. Eso es lo que prediqué. Quise ser así, nunca me la creí, nunca fui yo solo. Porque después, que te digan fuiste un gran jugador de fútbol y esas cosas, qué sé yo… el ser buena gente lo tiene que sentir el otro”.