Smith, Holmgren y Banchero se roban los reflectores del Draft de la NBA

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Este jueves tendrá lugar lugar el esperado Draft del 2022 de la NBA en el Barclays Center, donde Brooklyn Nets hace las veces de local. Si bien hay muchos jóvenes que asoman como posibles figuras, Jabari Smith, Chet Holmgren y Paolo Banchero parecieran estar un escalón por encima del resto.

Según indican los últimos reportes que llegan desde Estados Unidos, con su primera selección Orlando Magic se inclinaría por Smith. El alero de Auburn (2.08 mts) se destaca por su versatilidad en defensa y por su capacidad de tiro en el otro costado.

Si bien es cierto que tiene un largo camino por mejorar en cuanto a su drible, ya que no tiene facilidad para atacar el aro desde afuera hacia adentro ni tampoco para crear juego para sus compañeros, su tiro es prácticamente imposible de bloquear y es muy eficiente tanto de media como de larga distancia (43,6% en triples).

Mientras en teoría Smith sería la opción más segura, Holmgren es sin lugar a dudas el que mayor debate despierta. El pivote de Gonzaga, quien recalaría en Oklahoma City Thunder, mide 2.13 metros, pero pesa menos de 90 kilos. Su contextura provoca temores no solo respecto a su adaptación a la liga, sino también a posibles lesiones.

Dicho esto, el joven de 20 años es un diamante en bruto con el potencial más alto de los 60 baloncestistas que serán drafteados. A su corta edad ya es un brillante defensor, capaz de lucirse tanto lejos del aro como cerca del mismo, donde se resaltan sus tapas (promedió 3.6 por partido en la NCAA).

Además, en el costado ofensivo, al margen de su altura, tiene características propias de un jugador perimetral: puede picar la pelota, pasarla o tirar (41% en triples) con una naturalidad asombrosa.

En tercer lugar, Houston Rockets se quedaría con Banchero. La joya de Duke puede desenvolverse como alero o pivote y a priori parte como el mejor jugador ofensivo de su clase. Mide 2.08 metros al igual que Smith, pero a diferencia del hombre de Auburn, el ítalo-estadounidense sobresale por su notable repertorio en ataque.

Es quizás el único jugador de este Draft con las condiciones adecuadas como para ser considerado la principal opción de una ofensiva. Su debilidad es la defensa, donde deberá esforzarse más para consolidarse como una estrella en la NBA.

Foto: Kevin C. Cox/Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.