Una sirena medallista "especial"

Édgar Luna Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 11 (EL UNIVERSAL).- Aranza se aventuró a viajar sola de México a Portugal. Se puso nerviosa, porque no le gustan los aviones, pero "no me dio miedo", dice una chica muy especial, que forma parte de un grupo especial.

Aranza es integrante de un grupo de valientes llamado Sirenas Especiales, que fue hasta Portugal al X Campeonato Mundial de Natación para personas con Síndrome de Down. Iba a hacer historia. Lo logró.

Sirenas Especiales es un grupo formado por la peruana Paloma Torres, con el propósito de que los chicos con Síndrome de Down se ejerciten y se integren a la sociedad. Ocho chicas y un tritón fueron llamados a formar parte de la selección, y con sus propios recursos, más el apoyo de algunos diputados y la comunidad LGBTQ+, realizaron el viaje; mamás e hijas, a excepsión de la madre de Aranza.

"Dos chicas viajaron solas, una fue Aranza. No nos alcanzó el dinero, se la tuve que encargar a otras mamás, que se portaron muy bien, pero a ella no le gustó y nosotros estábamos muy nerviosos", dice Claudia Granados, la mamá de Aranza.

Y la chica respondió con creces, trayendo tres medallas: Una de oro en equipo, otra de plata en duetos y una de bronce en el programa técnico.

Pero más allá de los premios, Edmundo Alvarado, papá de Aranza, destaca que estas actividades "sirven mucho para hacer visibles a estos grupos, para acercarlos a la comunidad. Nos falta mucho para integrar a las personas con otra capacidad intelectual. Desde que nacen, la lucha es grande para abrirles camino y esto ayudará para que a los padres que viene atrás se les haga todo un poco más fácil".

A Aranza sigue sin gustarle volar, pero fue valiente, como valiente será en lo que le viene en la vida.