Sir Lewis se da un baño de masas en Interlagos

Sao Paulo, 13 nov (EFE).- A falta de brasileños en la Fórmula Uno, está Lewis Hamilton. Después de recibir el título de ciudadano honorario de Brasil, el piloto británico de Mercedes se ha dado un baño de masas este fin de semana en el Gran Premio de Sao Paulo.

Es el vigente rey de Interlagos, el histórico circuito donde el siete veces campeón del mundo de Fórmula Uno ha ganado en tres ocasiones (2016, 2018, 2021).

"Boa Tarde! Tudo bem? (¡Buenas tardes! ¿Cómo están?)", dijo este domingo en portugués antes de dar la vuelta de reconocimiento al trazado paulista, donde volvió a mostrar orgulloso la bandera verde-amarilla brasileña.

"Prometo mejorar mi portugués. Lo prometo. Adoro estar aquí. Amo Brasil. Estoy tan feliz... Gracias a todos por la energía positiva que me están dando. Es un honor estar aquí y espero retribuiros con una buena carrera", señaló ante los miles de aficionados que han abarrotado este fin de semana Interlagos.

Hamilton nunca ha escondido su pasión por Brasil, ni por su gran ídolo y máxima inspiración, Ayrton Senna.

Eso ha hecho que se ganase el corazón de los aficionados al motor en este país continental que suspira desde hace décadas por un digno sucesor del mítico tricampeón de F1, fallecido el 1 de mayo de 1994 sobre el asfalto del trazado de Ímola.

Ese amor incondicional se reforzó en 2021, cuando el multicampeón británico emuló a Senna al pasear la bandera nacional tras su épica victoria en el Gran Premio de Sao Paulo.

Brasil le agradeció el gesto concediéndole el título de ciudadano honorario de Brasil, entregado el lunes pasado en la Cámara de Diputados, en Brasilia, en una ceremonia en la que los parlamentarios aplaudieron con efusividad al astro de la F1.

Su agenda en Brasil ha estado plagada de gestos simbólicos, aunque la ha llevado a cabo con discreción.

Antes de ponerse el mono de trabajo, Sir Lewis, fuertemente comprometido con las minorías, la igualdad racial y el medioambiente, visitó una favela en Río de Janeiro para conocer de primera mano un proyecto social.

Allí se le pudo ver jugar con los niños de la comunidad, relajado y sonriente. En Sao Paulo también ha tenido tiempo para inaugurar un mural realizado por el artista brasileño Eduardo Kobra, uno de los grafiteros más populares del escenario internacional.

La obra, de 84 metros cuadrados, quedó inmortalizada en el muro de una escuela de la capital paulista. Hamilton estampó su firma en ella y también aprovechó para hablar con un grupo de alumnos.

"Sin palabras", afirmó el piloto en sus redes sociales al ver el mural con su figura.

Esa emoción la ha llevado también a la pista. Después de un viernes difícil, marcado por las condiciones meteorológicas cambiantes, se desató el sábado en la prueba sprint para acabar en tercer lugar.

Sin embargo, saldrá desde la primera fila, por detrás justamente de su compañero de equipo, el también británico George Russell, después de la sanción impuesta al español Carlos Sainz (Ferrari) por cambiar la unidad de potencia de su monoplaza.

Hacía 343 días que Mercedes no ocupaba la primera línea de la parrilla. Hamilton anticipó en la víspera que sueña con la victoria.

Sería la primera de la temporada y además establecería un nuevo récord, al ganar al menos una prueba en las 16 temporadas que ha disputado en la máxima categoría del automovilismo.

Ahora mismo está empatado, con 15, con otra leyenda de la F1, el alemán Michael Schumacher.

Si no lo consigue en Interlagos, aún le quedaría una oportunidad más en Abu Dabi, la última prueba de un campeonato mundial ya en manos del neerlandés Max Verstappen desde hace un mes, aunque en Brasil, el campeón parece ser Hamilton.

Carlos Meneses

(c) Agencia EFE