Biles se retira de la final, Rusia gana su primer oro por equipos

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Tokio, 27 jul (EFE).- Simone Biles quedó fuera de la final olímpica por equipos tras hacer solo el primer ejercicio, el de salto: una bomba en la línea de flotación de la selección estadounidense, que perdió una competición por primera vez desde 2010 y tuvo que ceder el trono olímpico a Rusia (169,58 puntos).

Estados Unidos ganó pese a todo la medalla de plata (166,096) y Gran Bretaña la de bronce (164,096), su primer podio.

Para Rusia, su oro es el primero desde la desintegración de la Unión Soviética. Los rusos ganaron igualmente el oro por equipos masculinos el lunes. Lo más reciente que se parezca a este doblete es la victoria de los dos Equipos Unificados en Barcelona'92.

La final concluyó sin una explicación clara sobre el problema de Simone Biles, que, al igual que hace dos días en la ronda de clasificación, se mostró seria y nerviosa al iniciar el concurso. "Un asunto de salud", dijo su federación en un escueto comunicado.

Después de obtener con su salto, un Amanar con giro y medio, una nota de 13,766, la peor entre las integrantes su selección, la vigente campeona olímpica abandonó el escenario con un médico del equipo, lo que podría indicar algún tipo de dolencia. Pero regresó unos minutos después sin lesión aparente, con gesto sereno, enfundada en un chándal.

En las asimétricas, en las que iba a ser titular (lo son tres gimnastas por país en cada aparato), Biles fue reemplazada por Jordan Chiles y poco después se anunció que no disputaría el resto de la final.

Seguida por decenas de cámaras, Biles dedicó el resto de la noche a animar a sus compañeras en su persecución del equipo ruso.

Las rusas ya se habían puesto delante en la primera rotación, el salto. Sus 43,799 puntos las colocaron 1,067 por encima de los 42,732 de BIles y compañía. Fue entonces cuando la megaestrella se despidió de la final.

La ventaja de Rusia se duplicó con creces tras el paso por las asimétricas, con las tres rusas en torno al 14,900 aunque ninguna cerca del 15,400 de Sunisa Lee, que defendió de forma meticulosa uno de los mejores ejercicios que se pueden ver ahora en un gimnasio.

Por detrás, Italia y Gran Bretaña comenzabas su asedio al podio, ayudadas por los errores de China en suelo o de Gran Bretaña en la barra.

También en la barra, las rusas sufrieron dos caídas que acercaron a las estadounidenses a 800 milésimas. El suelo iba a terminar de decidir el podio.

Vlasdislava Urazova, Viktoriia Listunova y Angelina Melnikova tenían que asegurar; Grace McCallum, Jordan Chiles y Sunisa Lee, arriesgar. Pero Chiles se salió del tapiz y con ello quedó sentenciado el orden de las medallistas.

Simone Biles aplaudió y felicitó a las rusas. Unas fueron las vencedoras, otra la protagonista.

Italia, Japón, Francia, China y Bélgica completaron el orden de las finalistas.

La final femenina individual se disputará el próximo martes. Biles es, de momento, duda.

Natalia Arriaga

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.