Silva y Griezmann, factor diferencial

Madrid, 21 ene (EFE).- La Real Sociedad prolongó su espectacular racha de victorias en Vallecas ante el Rayo (0-2) bajo el influjo de David Silva para afianzarse a la estela de Barcelona y Real Madrid, y el Atlético de Madrid defendió su situación en la zona 'Champions' con un claro triunfo ante el Valladolid (3-0) impulsado por el francés Antoine Griezmann.

El conjunto donostiarra, que el miércoles visitará al Barcelona en los cuartos de final de la Copa del Rey, lo hará con el aval de su buen juego y una racha de nueve victorias consecutivas, a las que llegó con un triunfo solvente ante un rival tan correoso como el de Andoni Iraola, que buscaba alcanzar los puestos europeos.

El campeón europeo y mundial David Silva, pese a sus 37 años, dejó de nuevo muestras de su vigencia, de su calidad y de su innegable aportación al cuadro que dirige Imanol Alguacil, ya empatado a puntos con el Real Madrid, que visitará este domingo al Athletic y aún tiene pendiente el partido contra el Valencia.

Un robo del zurdo canario y un pase medido al noruego Alexander Sorloth comenzó a decidir el partido justo antes del cuarto de hora. La diana asentó a la Real Sociedad en Vallecas y a la salida de un córner Ander Barrenetxea (m.36) firmó la sentencia, porque no dio prácticamente ninguna opción al Rayo pese a no haber podido disponer de hombres clave en la medular como Martin Zubimendi y Mikel Merino.

Ahora, amparado en su gran momento, el equipo donostiarra encara pletórico el sueño copero, aunque para mantenerlo vigente deberá ganar en el Camp Nou, algo que no hace desde mayo de 1991.

El Atlético defendió la cuarta plaza con más facilidad de lo habitual ante un Valladolid al que desarboló con tres tantos entre los minutos 18 y 28, y al que pudo incluso vapulear en el debut como rojiblanco de Memphis Depay, cedido por el Barcelona.

El equipo de Diego Pablo Simeone de nuevo se encomendó a la clarividencia de Griezmann, que entregó el primer tanto a Álvaro Morata e hizo el segundo. Mario Hermoso completó el trío de goles con los que se resolvió el partido para encaminarse al partido de Copa del Rey del jueves ante el Real Madrid en el Santiago Bernabéu.

Lo hará al resguardo del magnífico momento de Griezmann fortalecido por su reencuentro con la victoria en LaLiga Santander en la que sigue siendo cuarto con tres puntos de ventaja sobre el Villarreal, que recibirá este domingo al Villarreal, y el Betis, que cerró una semana negra en Barcelona con la derrota frente a un renacido Espanyol (1-0).

El equipo del chileno Manuel Pellegrini, que había caído en la Supercopa de España y en la Copa del Rey ante el Barcelona y el Osasuna tras sendas tandas de penalti, se mostró incapaz de recomponerse.

El Espanyol, que enlazó su segundo triunfo para acercarse al ecuador de la tabla, se adelantó por medio del danés Martin Braithwaite (m.44) justo después de que el meta Álvaro Fernández evitara el gol del bético Borja Iglesias en una de las paradas de la jornada, y luego supo mantener su renta.

Llevaba nueve partidos el Espanyol sin imponerse al Betis. La última vez que el Espanyol lo había logrado fue el 30 de octubre de 2017, cuando venció por 1-0 con un tanto de Gerard Moreno.

Respira notablemente el Sevilla con un apurado triunfo ante el Cádiz (1-0) en un duelo directo en la zona baja de la tabla que se resolvió con un postrero penalti por mano de Iván Alejo (lo decretó el colegiado tras acudir al vídeo) que transformó el croata Ivan Rakitic (m.89).

No había podido hasta entonces el equipo de Jorge Sampaoli, que de nuevo fue expulsado a los 59 minutos, con la resistencia del Cádiz, encabezada por el meta también argentino Jeremías Ledesma. Su compatriota Erik Lamela sí que había conseguido batirle previamente, pero otra intervención del VAR forzó la anulación por fuera de juego de Oliver Torres.

La imprescindible victoria, segunda seguida en casa, permite al Sevilla salir de la zona de descenso, a la que cae el Valladolid, aunque empatado con el Celta, que perdió el viernes en Mallorca, el Getafe y el Almería, que aún tienen que jugar sus partidos de esta decimoctava jornada.

No obstante, la lucha por la salvación es tan igualada que entre el Cádiz, penúltimo, y el Valencia, decimotercero, tan solo hay tres puntos de diferencia.

José Antonio Pascual

(c) Agencia EFE