Shiffrin, a un triunfo del récord de Vonn que puede igualar este jueves

Madrid, 4 ene (EFE).- La estadounidense Mikaela Shiffrin ganó este miércoles, de nuevo con total autoridad, el eslalon puntuable para la Copa del Mundo de esquí alpino de Zagreb, la capital de Croacia, con lo que se colocó a una sola victoria del récord de su compatriota Lindsey Vonn, a la que podrá igualar este jueves; y a cinco de la plusmarca histórica absoluta -de entre hombres y mujeres- de Ingemar Stenmark, 86 veces ganador para Suecia en la competición de la regularidad.

Shiffrin, de 27 años y que desde hace ya varios lo ha ganado absolutamente todo en el deporte rey invernal, empezó 2023 de la misma manera que cerró 2022: con triunfo y demostrando que es, de lejos, la mejor. Después de haber sido noticia, en febrero, por concluir sin medalla un gran evento -los Juegos de Pekín, de los que salió sin trofeo tras haber competido en seis pruebas-, 'Mika' acabó la temporada anotándose por cuarta vez la Copa del Mundo y cerró el año confirmando que únicamente una desgracia evitará que capture su quinta gran Bola de Cristal y que mejore los récords de Vonn, retirada en 2019, y de Stenmark, el gran campeón de los años 70 y 80.

La súper-campeona de Vail (Colorado), asimismo doble oro olímpico y séxtuple campeona mundial, que ya lideraba la prueba tras la primera manga, firmó este miércoles su séptima victoria de la temporada, la quinta seguida y la número 81 en Copa del Mundo.

La estrella del 'US Team' se impuso claramente en las afueras de la capital de Croacia, donde cubrió las dos mangas del eslalon en un tiempo de un minuto, 36 segundos y 42 centésimas, 76 menos que la eslovaca Petra Vlhova y con una ventaja de un segundo y 21 centésimas sobre la sueca Anna Swenn-Larsson, que se tuvieron que conformar con la segunda y la tercera posición, respectivamente.

Shiffrin mejoró asimismo su propia plusmarca histórica absoluta (hombres y mujeres) de éxitos en una misma disciplina. Hace poco menos de un año, el 11 de enero pasado, había batido, en Schladming (Austria), el récord que poseía Stenmark -46 veces triunfal en el gigante-, al ganar por cuadragésima séptima vez un eslalon.

Con los cuatro que se ha adjudicado esta temporada ya suma 51 victorias en esa modalidad, en la que la 52 podría llegar en sólo unas horas: las que quedan para que arranque el segundo de los dos eslalon que albergará Zagreb; en el que tiene a su alcance la plusmarca histórica de 82 de Vonn. Y si no la iguala este jueves, la tendrá de nuevo a tiro el próximo fin de semana en Kranjska Gora (Eslovenia), donde se correrán dos pruebas de gigante: su segunda mejor disciplina, en la que cuenta 16 victorias.

Hace algo menos de ocho años, Vonn -que, al contrario que su compatriota, destacaba más en las disciplinas de velocidad (43 triunfos en descenso y 28 en supergigante) que en las técnicas- mejoraba el récord de otro mito, la austriaca Annemarie Moser-Pröll, la gran campeona de los años 70 y única, de momento, con seis victorias finales en la Copa del Mundo.

Lindsey mejoró, al ganar el 19 de enero de 2015 el supergigante de Cortina d'Ampezzo (Italia), el récord de 62 victorias en Copa del Mundo -vigente durante 35 años y que había igualado un día antes- de Moser-Pröll.

Vonn superó a la gran dama del esquí austriaco cuando tenía 30 años. Shiffrin puede igualar -y rebasar- a su compatriota con 27. De ahí, hasta donde ella quiera.

Shiffrin -única junto a Vonn, las suecas Pernilla Wiberg y Anja Paerson, la croata Janica Kostelic, la eslovena Tina Maze y la austriaca Petra Kronberger que ha festejado triunfos en todas y cada una de las disciplinas del esquí alpino- no parece tener límites. Salvo que se cruce alguna lesión grave en su camino.

La 'súper-depredadora' deportiva estadounidense lidera con claridad la clasificación de eslalon, que comanda con 525 puntos, 105 más que la suiza Wendy Holdener, cuarta en Zagreb, a un segundo y 38 centésimas. La quinta este miércoles, la eslovena Ana Bucik, se quedó a 2,36. La suiza Camille Rast, que fue sexta a 2,73.

Shiffrin, a la que le bastó marcar el cuarto parcial en la segunda manga -que ganó la canadiense Laurence St-Germain, decimocuarta al final- domina con mucha más holgura aún la general de la Copa del Mundo, que encabeza con 975 puntos, 389 más que Vlhova y con 480 más (casi el doble) que Holdener.

Adrian R. Huber

(c) Agencia EFE