Shamel Batistuta, el hijo de legendario goleador, va por una chance en el fútbol de la Primera D

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Shamel Batistuta se sumó a los entrenamientos Argentino de Rosario
Shamel Batistuta se sumó a los entrenamientos Argentino de Rosario

Lleva un apellido pesado, que representa demasiado para el fútbol argentino. No se detiene ante esa presión, quiere hacerse un nombre propio. Nación en Qatar, cuando su padre jugaba allí, eligió dar sus primeros pasos en el mismo club en el que debutó su papá y ahora va por una oportunidad en el fútbol del ascenso. Shamel Batistuta se sumó a Argentino de Rosario. Hijo del legendario Gabriel, ya participó de los entrenamientos del equipo que milita en la Primera D.

Shamel, de 20 años, es enganche, y comenzó a patear una pelota de muy chiquito, cuando su padre jugó en Al Arabi, entre 2003 y 2005. En busca del sueño de ser futbolista, el joven tuvo la chance de incorporarse a Newell’s, el club en el que su papá hizo inferiores y debutó profesionalmente en 1988. Hace un año pasó la prueba para incorporarse a las divisiones menores y empezó a jugar en los torneos de la Asociación Rosarina de Fútbol.

Gabriel Batistuta nunca dejó el que fútbol sea un tema central en su familia
Gabriel Batistuta nunca dejó el que fútbol sea un tema central en su familia


Gabriel Batistuta nunca dejó el que fútbol sea un tema central en su familia

Es el menor de 4 hermanos, y vivió bajo las reglas de Gabriel, que nunca llevó el fútbol a su casa. En alguna oportunidad contó que en su casa no había copas, ni medalla ni cuadros de su etapa como futbolista. Incluso, que su hijo Shamel, a los 12 años, le dijo: “P apá, vos hiciste algunos goles de tiro libre, le pegabas muy bien ¡y también hacías goles de penal!. Me hizo reír mucho. Debe haber puesto mi nombre en YouTube y le aparecieron algunos goles ”.

La presentación de Shamel como nuevo refuerzo de Argentino de Rosario, dominó buena parte de la redes sociales. Incluso, Pablo Suárez, DT del equipo rosarino, habló del menor de Batistuta: “Se sumó y se acopló muy bien. Trabajó la parte física (la actividad tuvo lugar en el Polideportivo del Salaíto) con el resto de los compañeros. Charlé unos minutos con él, se sumó al grupo y empezó a trabajar”, expresó el entrenador.

De convencer al cuerpo técnico, el futbolista podría incorporarse definitivamente al plantel de Argentino de Rosario, que comenzará su participación en el torneo de Primera D ante Lugano en condición de visitante, probablemente el 7 de mayo.

Shamel Batistuta pasó un año por Newell's y ahora va por una chance en el fútbol de la D
Shamel Batistuta pasó un año por Newell's y ahora va por una chance en el fútbol de la D


Shamel Batistuta pasó un año por Newell's y ahora va por una chance en el fútbol de la D

Siempre tuvo una relación muy particular Gabriel Batistuta con sus hijos, incluso hace un tiempo le dijo a la revista Gente: “El fútbol fue mi trabajo, pero nunca dejé que se filtrara en mi casa ni en mi familia. Nunca fui a ver a mis hijos jugando al fútbol ni ellos vieron un solo video mío. En casa no hay ninguna foto, copa ni medalla de mi época de jugador”.

Hace un par de meses se conoció que uno de sus hijos, Joaquín, estaba trabajando como empleado en una fotocopiadora en Reconquista, la ciudad santafecina de la que es oriundo y en la que se radicó la familia del exgoleador. Ante esa situación, Gabriel, contó: “Para mí, que mis que mis hijos trabajen es regalarle dignidad a ellos . Podría tranquilamente darles el auto, pero no sé si se sentirían felices, no sé cuánto les duraría esa felicidad. Porque ellos, cuando se suben al auto, pasan por el centro y las chicas los miran, interiormente saben que el auto no es de ellos. Porque saben que es del viejo. Yo entiendo que tiene otro sabor cuando van en un auto menos lindo, pero dicen: ‘Me lo gané solo’”.

Shamel se abrió un camino sólo en el mundo del fútbol, ya que su padre es intransigente respecto de no dejar entrar el fútbol a su casa: “La decisión de que no se hable de futbol en mi casa es mía, no de Irina, mi mujer. Fue mi trabajo, y mi familia es otra cosa. Además, en mi alto nivel de juego tuve más problemas que placer. Dolores, fastidio, presión... No quise que nada de eso se filtrara en mi casa”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.