Sevilla - Barcelona: el golazo de Papu Gómez y la expulsión infantil de Koundé en un empate vibrante por la Liga de España

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Papu Gómez celebra la apertura del marcador
CRISTINA QUICLER

A Barcelona, nuevamente, le costó. Pudo llegar al empate ante un Sevilla mejor armado, que se había puesto en ventaja con una definición sublime de Papu Gómez. El equipo dirigido por Xavi mostró destellos del fútbol que supo practicar en la década anterior; no obstante, al igual que en muchos pasajes de esta temporada (la primera sin Lionel Messi), la falta de intérpretes de clase mundial lo niveló hacia abajo, y no pudo llegar al arco con facilidad ni traducir los buenos avances en pases a la red. Así, empató 1 a 1 y se llevó un punto de su visita al estadio Sánchez Pizjuán, y sigue mirando desde abajo a los clubes con los que supo competir codo a codo hasta hace pocos meses.

 Xavi y el mediocampista Nico González reaccionan desde la línea de cal. El entrenador logró que el equipo cambie la cara; todavía, los resultados no lo acompañan
CRISTINA QUICLER


Xavi y el mediocampista Nico González reaccionan desde la línea de cal. El entrenador logró que el equipo cambie la cara; todavía, los resultados no lo acompañan (CRISTINA QUICLER/)

En el amistoso de la semana pasada ante Boca también había mostrado una versión desmejorada. Aunque claro, se presentó con un equipo alternativo, plagado de juveniles. Este martes, con los titulares, ganó fuerza. Al fin y al cabo, igualó contra el segundo del torneo español. Pero le hubiesen venido bien los dos puntos que dejó en el camino. El equipo blaugrana se aleja de todo: está séptimo, con 28 puntos, y a 15 del puntero, Real Madrid. Además, se ubica abajo de cualquier puesto que lo clasifique a cualquier copa europea de clubes. Para graficar mejor: hoy, el pasaje a la Europa League lo está ganando Atlético Madrid, que suma 29 puntos.

Lo mejor del partido

La apertura del marcador llegó tras una viveza del volante de la selección argentina. A los 32 minutos de la primera parte, justo cuando el culé se sostenía con la tenencia del balón y, además, peloteaba el arco del marroquí Yassine Bounou, Sevilla tuvo un córner a favor. Todas las marcas se fueron hacia el área chica. Entonces, sigilosamente desde la medialuna, Papu corrió en diagonal y cruzó el balón contra un palo con la cara interna del botín derecho, en una definición de primera.

Parecía que los visitantes caían en un pasaje de impotencia. Hasta que llegó la reacción. A los 45 minutos, en la última jugada antes del descanso, el uruguayo Ronald Araújo saltó más alto que todos en un córner y la cruzó muy bien. Barcelona empataba un encuentro complejo, en el que cada intento de presión alta se desmoronaba y devenía en contraataques. Ida y vuelta.

Papu Gómez y Ronald Araújo, los goleadores de la noche
Angel Fernandez


Papu Gómez y Ronald Araújo, los goleadores de la noche (Angel Fernandez/)

Ya en el complemento, Sevilla comenzó a reducir su intensidad. En simultáneo, a los 62, Jules Koundé dejó al equipo local con uno menos por una insólita jugada. El joven central galo reaccionó desproporcionadamente al ser empujado en un lateral: tomó la pelota con sus manos y la lanzó violentamente contra la cara de Jordi Alba. Una chiquilinada inoportuna: esta semana, la prensa catalana lo había apuntado como el “fichaje imposible” de Xavi Hernández.

Entonces el campo de juego se inclinó. Barcelona volvió a apretar arriba, como en los primeros minutos, y generó peligro. Por medio de Ousmane Dembelé, los catalanes desbordaron por la banda derecha una y otra vez. El francés estuvo cerca de convertir, luego de enganchar y de que su remate de zurda hiciera vibrar el caño derecho de Bounou. Barcelona la tuvo en esa ocasión. También la tuvo con un cabezazo de Luuk De Jong en tiempo de descuento. Y también con una volea de Jordi Alba a los 96′. Bounou embolsó la pelota y mató el partido. También el árbitro, que dio el silbatazo y determinó el final.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.