Sergio Romero estuvo en el predio de Ezeiza y Juan Román Riquelme le acercó la propuesta para que sea el nuevo arquero de Boca

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Días felices: Sergio Romero, el día que atajó dos penales contra Holanda, en la semifinal de Brasil 2014
Sergio Romero, el arquero de selección que quiere Juan Román Riquelme, el día que atajó dos penales contra Holanda en la semifinal del Mundial Brasil 2014.

Boca fue una explosión el martes, cuando la renovación de Agustín Rossi no prosperó en la segunda reunión y el Consejo de Fútbol dio por terminadas las charlas, por lo que se terminará yendo del club, en caso de hacerlo como agente libre, el 30 de junio de 2023. De hecho, la noticia trajo fuego cruzado y, por lo tanto, más convulsión. No obstante, así como a veces (por no decir muchas) falla, la gente de Juan Román Riquelme también sabe cómo trabajar en silencio. Minuciosamente. La urgencia de actuar, en consecuencia del conflicto, derivó en que sólo en dos tardes tuviera contacto cara a cara con su posible reemplazo: Sergio “Chiquito” Romero estuvo en el predio de Ezeiza durante la tarde del jueves y se activó la negociación para su desembarco en el club xeneize.

El caso Rossi y la peligrosa receta del Consejo de Fútbol de Boca: imponer sin negociar

Hace ocho días, cuando la bomba en Boca todavía no había detonado y aún se esperaba –con cierto optimismo- que Rossi contestara afirmativamente la propuesta del Consejo, Romero estaba cerca de Boca, pero a distancia: se entrenó en las instalaciones de Racing, club del que surgió. El rumor viene instalado hace semanas. Incluso, se podría decir que desde hace años siempre el arquero, hoy de 35 años, estuvo ligado a los deseos de Boca. Entonces, al tomar contacto con los medios nacionales desde Avellaneda, saltó rápidamente la curiosidad periodística de conocer si se había contactado con la entidad xeneize en medio de su búsqueda por encontrar un nuevo club en su carrera.

“No me llamaron. En su momento, sí me llamó directamente Guillermo (Barros Schelotto, entrenador desde 2016 hasta fines de 2018), pero era muy difícil llegar. Yo estaba en Manchester United con José Mourinho de entrenador, que me quería y me daba la posibilidad de jugar. En estos momentos, no se han comunicado conmigo... De hecho, Boca tiene un gran arquero hoy, como lo es Rossi. Siempre digo que ya soy grande y tengo mucha experiencia: no estoy para taparle el lugar a un chico que va en pleno crecimiento”, declaró convencido de lo que quería: continuar su carrera lejos de Argentina. “Gracias a Dios tengo propuestas en el exterior, que no he querido cerrar ninguna, simplemente, porque quiero terminar mi rehabilitación con mucha tranquilidad”.

Rojo y Romero
Boca podría ser el tercer lugar en el que se unen con Marcos Rojo: ya convivieron en la selección argentina y en Manchester United.

Claro, todo cambia. Más en Boca, donde un día algo es de un color y al otro puede tomar otro tono. Así pasó con Rossi y el arco, si bien seguirá cuidándolo mañana ante Platense, evidentemente requería rápidamente el trabajo dirigencial para cerrar a un nuevo Nº1. Entonces, el exguardameta del seleccionado nacional tapará a un hombre que proyecta seguir creciendo, pero que tiene relaciones irrecuperables con Riquelme y compañía. Que está en el club, pero -a la vez- ya está afuera. También está la obviedad a la vista: luego de jornadas en las que se había rumoreado que podía ser apartado del grupo por la negativa a la propuesta de renovación del vínculo, la contratación de Romero ahorrará el trabajo y Rossi pasará a ser suplente, o tercer arquero, o cuarto... O entrenar y no atajar.

La noche en la que se convirtió en héroe

Poco debe interesarle a “Chiquito” la situación conflictiva de otra persona. Sí se pondrá adelante de Leandro Brey, la apuesta de 19 años que llegó desde Los Andes, hablan maravillas y se destaca en la reserva, ahora dirigida por Mariano Herrón. Aunque el suplente habitual del plantel profesional suele ser Javier García, también de 35 años. Por lo tanto, el panorama se alteró y el camino está libre. Tiene la propuesta en la mano tras haber estado en Ezeiza, aunque también el apuro de Boca: el lunes cierra el TMS en nuestro país y su llegada -o no- debe cerrarse antes de esas horas.

El arquero de Manchester United, Sergio "Chiquito" Romero, no está contento con su situación actual y buscaría salir del club inglés en este periodo de transferencias
En Inglaterra no tuvo la actividad deseada y luego pasó a Venezia, su último club. - Créditos: @DPA

Incluso, se está dando la situación que alguna vez planteó cuando todavía era arquero del seleccionado albiceleste: “Mi prioridad para volver, como siempre dije, va a ser Racing: es el primer lugar que voy a pensar para volver. Ahora, si el arco de Racing está ocupado y está la posibilidad de ir a otro arco en el país, seguramente va a ser el de Boca. No creo que haya otro arco en Argentina al que vuelva”. Racing hoy no parece precisarlo por la cantidad y calidad de arqueros que ostenta. Por eso es que la oportunidad de llegar a la Ribera está más fuerte que nunca.

Claro que está el asterisco mencionado por el propio Romero. Evidentemente, de concretarse su incorporación, no está para ponerse los guantes y ya ser titular. ¿Por qué está haciendo una rehabilitación? Tal como relató él la semana pasada, durante sus últimos meses de su estadía en Venezia sufrió un golpe que lo llevó inmediatamente a cirugía en marzo: “Ya estoy en la última etapa de recuperación después del suceso que me tocó vivir: choqué con un compañero, se me desprendió un pedazo de cartílago de la rodilla derecha y tuvieron que hacerme una limpieza”.

Justamente, viene de estar el último año en la institución italiana, que terminó descendiendo a la Serie B. No está en su plenitud, claro está. Porque además de estos meses que debió alejarse de las canchas por la lesión, también estuvo lo previo a llegar a ese último club: la infinidad de veces en las que fue el arquero suplente en Manchester (donde estuvo seis años) y, una vez desvinculado del club inglés, otros cuatro meses sin atajar.

La Copa Libertadores 2023, además de ser una obsesión para Boca, puede ser el gran desafío de Sergio Romero para aceptar el ofrecimiento. El Consejo de Fútbol ya espera el “Sí”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.