Sergio Mayer acude a la Fiscalía a revisar las denuncias en su contra

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 6 (EL UNIVERSAL).- Luego de revisar sus denuncias en la Fiscalía General de la República, Sergio Mayer volvió a retar al conductor de televisión Gustavo Adolfo Infante para que levante la denuncia en su contra por el delito de tráfico de influencias.

Fue en el mes de junio cuando Infante tuvo un pleito en vivo con el exdiputado cuando hablaron sobre los procesos legales que podría enfrentar al terminar su fuero, entre ellos el caso de Alexa Parra y su mamá Ginny Hoffman, a quienes Mayer apoyó para impulsar la denuncia por abuso sexual contra el actor, padre de Alexa, Héctor Parra.

"Quiero demostrar que ese conductor es un cobarde y que no se ha presentado a pesar de que ha dicho que yo soy un corrupto y que he manipulado la información. Falta una (denuncia) desde hace más de un mes sabía que iban a hacer tres denuncias y sólo hay dos", dijo Mayer al salir de la Fiscalía.

El también actor fue denunciado el pasado 1 de septiembre por Parra bajo el delito de tráfico de influencias, argumentando que tuvo influencia en la carpeta de investigación sin tener el permiso técnico como asesor legal de la víctima. Al respecto Mayer declaró que sólo hizo su labor como servidor público en favor de los derechos de los niños y adolescentes.

La hija mayor de Parra, Daniela, quien ha organizado una defensa pública por su padre, a quien considera inocente, también ha señalado la intervención del diputado como una de las afectaciones en el caso, al respecto él dijo que siempre la trataría con respeto.

"Ella no está haciendo ninguna denuncia, ella sólo la hace mediáticamente. Ella para mi es otra víctima y siempre he dicho que yo respeto la opinión de las víctimas".

La carpeta de investigación completa tardará al menos tres días en llegar a las manos del exdiputado, mientras tanto él y sus abogados aseguraron que están dispuestos a enfrentar las consecuencias de estos procesos legales, que podrían ser, en caso de encontrarse culpable, hasta siete años de cárcel.

Sin embargo aseguró que está seguro de que el delito no procederá pues el no abuso de ninguna facultad y contrario a lo que afirman los defensores de Parra, sí había un trabajo de denuncia previa a su intervención.

"Como ellos no estaban enterados jamás se imaginaron que se estuviera haciendo un trabajo bien planteado, entonces ahora lo primero que se les ocurrió es acusar tráfico de influencias", expresó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.