Serbia se da un festín con Finlandia, con un Nikola Jokic estelar

·4  min de lectura

Praga, 5 sep (EFE).- Serbia, favorita del Eurobasket 2022 y líder en solitario del Grupo D, logró en el O2 Arena de Praga su tercera victoria, esta vez frente a Finlandia, 100-70, con un Nikola Jokic estelar que logró 13 puntos y 14 rebotes.

Tras un electrizante arranque, los finlandeses mandaban en el marcador a los cuatro minutos por 15-10, con un Edon Maxhuni enchufado, pero todo fue un espejismo.

La defensa finlandesa empezó a desarmarse, lo que permitió a los serbios lograr un parcial de 14-0, con un base Vasilije Micic de nuevo motor de los balcánicos.

El primer cuarto se cerró con 33-22 para los de Svetislav Pesic, y en la reanudación los finlandeses cometieron una técnica tras un robo de balón de Ognjen Jaramaz, presagio de la pesadilla que fue ese segundo acto, en el que Serbia pronto se distanció en el luminoso, por 42-22, pasados sólo dos minutos.

Los serbios apostaban entonces por transiciones relámpago tras recuperar el balón en su pintura, con un Nikola Kalinic lanzado al ataque como un poseso y un porcentaje de efectividad en el tiro mayor del 80%.

A esas alturas, el acierto de Serbia con la canasta era el doble que el de Finlandia, que conseguía mantenerse en el partido gracias a las anotaciones de Lauri Markkanen, jugador del Cleveland Cavaliers, muy fino desde el perímetro, y Elias Valtonen.

En la segunda mitad, el porcentaje de acierto de los fineses descendió aún más, mientras que el pívot Nikola Jokic lograba un "double-double" (13 puntos y 12 rebotes).

Era cuestión de tiempo para constatar la abrumadora superioridad de los de Pesic, que a falta de 6 minutos ya casi doblaban el marcador, 91-56, a los de Lassi Tuovi.

Los finlandeses aún pueden pasar a octavos si logran vencer mañana a los anfitriones checos y a Países Bajos el jueves.

Polonia se impuso a Israel por 85-76 también en Praga gracias al incombustible escolta del Gran Canaria, A.J. Slaughter (24 puntos y 6 triples),y al mal partido de la estrella israelí Deni Avdija (3 puntos), que no consiguió anotar hasta el último cuarto.

El conjunto de Igor Milicic, que necesitaba la victoria para recuperar sensaciones tras caer estrepitosamente contra Finlandia (89-59), estuvo inspirado desde el comienzo y no dió opción a la selección israelí de ponerse por delante en el marcador.

Mateusz Ponitka (11 puntos, 9 rebotes y 7 asistencias) dirigió la ofensiva polaca cerrando el primer cuarto con un demoledor parcial de 9-0, aunque terminó el partido con muy malos porcentajes desde la línea de tres (20% de acierto).

Los esfuerzos de Yovel Zoosman (4 de 5 en triples) y Yam Madar (17 puntos) no consiguieron remediar la exhibición de Slaughter y Aaron Cel (13 puntos), decisivos a la hora de mantener esa barrera de 10 puntos sobre Israel durante gran parte del encuentro.

Por su parte, el pívot polaco del Gran Canaria, Aleksander Balcerowski, castigó en zona la candidez de Israel y acabó el partido con un 80% de acierto en tiros de campo y un triple clave en el último cuarto (73-65).

Israel no pudo contar con la aportación habitual del alero de los Washington Wizards, Deni Avdija, muy desconectado del encuentro en comparación con los 22 puntos y 9 rebotes promediados en los dos primeros partidos.

Polonia se redimió contra Israel, hasta entonces colíder del Grupo D del Eurobasket, y podría clasificarse para la fase final del torneo en Berlín si gana a los Países Bajos este jueves.

La República Checa, anfitriona del grupo D del Eurobasket, consiguió su primera victoria tras ganar por 88-81 a los Países Bajos, que estuvieron a punto de culminar una remontada de 23 puntos en el último cuarto.

Los 6 triples de Martin Peterka (86% de acierto), fueron clave para evitar una remontada épica de los Países Bajos, que lograron ponerse a solo tres puntos en el último cuarto (79-76) tras ir perdiendo al descanso de 23 puntos.

En el conjunto dirigido por Ronen Ginzburg destacaron también el barcelonista Jan Vesely, que acabó el partido con 24 puntos y 7 rebotes, y el escolta Tomas Kyzlink, que se quedó a un solo pase del doble-doble (12 puntos y 9 asistencias).

El paso por vestuarios mejoró a los Países Bajos, que casi dieron la sorpresa en la segunda parte con un parcial de 16-30 en el tercer cuarto, liderados por los 22 puntos de un viejo conocido de la Liga ACB, el base Yannick Franke, que militó la temporada pasada en el Morabanc Andorra.

Un palmeo de Worthy de Jong (13 puntos) puso el partido 78-74 en el peor momento para los checos, a los que solo quedaba un tiempo muerto para los últimos cinco minutos de partido, pero un triple de Peterka a falta de 20 segundos para el final evitó la remontada holandesa (84-78).

La República Checa consiguió por fin la victoria ante su público y deberá ganar sus dos partidos contra Finlandia e Israel si quiere tener opciones para entrar en la fase final del torneo, disputada en Berlín a partir del 10 de septiembre.

(c) Agencia EFE