Serbia se deshace de Israel con un Nikola Jokic estelar

·4  min de lectura

Praga, 6 sep (EFE).- Serbia obtuvo hoy en Praga, frente a Israel, su cuarta victoria consecutiva del Eurobasket, 89-78, con un Nikola Jokic soberbio, que logró anotar 29 puntos y 11 asistencias.

Los de Svetislav Pesic aprovecharon el comienzo renqueante y las pérdidas de balón israelíes, y con rápidos contraataques marcaron una diferencia de diez puntos, 15-5, transcurridos cinco minutos.

Nikola Jokic era máximo anotador de los suyos, una torre inexpugnable tanto en su pintura con en la del rival, la garantía para cualquier asistencia del base Vasilije Micic, que no hacía más que nutrirle de balón.

Pero Israel, liderado por el joven alero de los Washington Wizards Deni Avdija, supo gestionar el partido y se mantuvo a una distancia prudencial de los balcánicos, e incluso se puso por delante de ellos, 28-30, durante el segundo cuarto.

Lo que pasa es que Serbia dispone, en el núcleo de equipo, de un plantel de jugadores de gran capacidad anotadora, como Vladimir Lucic, Namanja Nedovic y el mismo Micic, y con las rotaciones necesarias y complementados con otros pocos jugadores de gran calidad, son capaces de poner distancia en el marcador con una facilidad pasmosa.

Eso es lo que ocurrió al filo de la primera mitad, que acabó con 38-50, gracias a un Jokic mayúsculo (20 puntos, cinco rebotes y 100% de efectividad en tiro) y Micic (con 12 puntos).

En la reanudación, los israelíes empezaron a percutir con triples, de la mano de Rafael Menco, máximo anotador de los suyos por entonces, pero que pronto se cargó de faltas personales.

Y también por entonces, cuando de nuevo mediaban quince puntos de diferencia, Jokic se permitía jugadas de exhibición que enmudecían el O2 Arena praguense.

Los de Guy Goodes volvieron a apretar el acelerador en el cuarto final y limaron las diferencias en el luminoso, gracias al tesón y efectividad (73%) de Yam Madar, con 20 puntos, y que se echó el equipo a sus espaldas.

Pero de nuevo apareció Serbia, de la mano de Jokic, "double-double" (29 puntos y 10 asistencias) para cerrar cualquier debate sobre el liderazgo del Grupo D.

Los Países Bajos quedaron eliminados del Eurobasket tras caer contra Polonia por 69-75, en un partido en el que los polacos no estuvieron cómodos y tuvieron que remontar en el último cuarto.

Países Bajos, cenicienta del Grupo D y, a priori, el rival más débil del cuadro, supo imponer su ritmo en la primera parte anotando desde el perímetro.

Charlon Kloof (26 puntos) empezó el partido muy acertado desde la línea de tres puntos (5 de 6 en triples) para poner a los holandeses 40-31 al descanso, pero los problemas de faltas menguaron su actuación en los momentos clave del partido.

El bache polaco se prolongó hasta el último cuarto, lastrado por las malas decisiones de sus dos estrellas, A.J. Slaughter (6 puntos) y Matheusz Ponitka (5 puntos), que acabó expulsado a cinco minutos y medio de terminar el partido.

Worthy De Jong (8 puntos) adelantó a los holandeses sobre Polonia en dobles dígitos tras anotar un gran reverso en la pintura (47-36), una ventaja que mantuvieron 23 minutos hasta perderla en el último cuarto tras un triple lapidario de Jakub Garbacz (56-58).

El comodín de Polonia volvió a ser Michal Sokolowski (24 puntos, 80% de acierto), que cuajó una gran actuación contra los holandeses y fue clave en la remontada de los de Igor Milicic, asociándose en la pintura con el pívot del Gran Canaria Aleksander Balcerowski (16 puntos).

Polonia se coloca provisionalmente segunda del Grupo D y deja matemáticamente fuera a los Países Bajos, que no han conseguido ganar todavía ningún partido en Praga.

Por su parte, Finlandia volvió a la senda de la victoria imponiéndose por 98-88 a la República Checa con la ayuda de una exhibición estelar de Lauri Markkanen, que terminó el partido con 34 puntos y 10 rebotes.

El conjunto de Lassi Tuovi, irregular durante la fase de grupos, impuso un ritmo anotador demasiado alto para los checos, que no pudieron frenar ni a Markkanen ni al escolta del Lenovo Tenerife, Sasu Salin, que acabó con 23 puntos y muy buenos porcentajes desde la línea de tres puntos (63%).

La República Checa, que se la jugaba para depender de sí misma y pasar a la fase final del torneo, contó con la vuelta de Tomas Satoransky (10 asistencias) tras dos partidos de baja, pero no consiguió contener el vendaval anotador de Finlandia y queda prácticamente fuera del Eurobasket.

Tras el descanso, los checos plantearon un partido físico, consiguiendo recortar distancias gracias a una presión intensa a toda pista y a los aciertos de Jan Vesely (15 puntos) y Vojtech Hruban (22 puntos), que activaron al equipo para responder con un parcial de 12-0 al festín anotador finlandés.

Del lado de Finlandia, el exbarcelonista Petteri Koponen terminó el partido como tercer máximo anotador con 14 puntos y contribuyó notablemente a la gran circulación exterior de los finlandeses, encestando 3 triples clave para contener la contraofensiva checa.

De nada sirvieron los esfuerzos checos por reducir las distancias en el último cuarto ante Markkanen, que estuvo intratable y coloca provisionalmente a su equipo en la fase final del torneo con un récord de dos victorias y dos derrotas.

(c) Agencia EFE