Sentido de pertenencia, la clave de una selección argentina que ya es candidata, ¿pero también favorita?

·4  min de lectura
Con la victoria por 3-0 ante Italia, la selección pasó de la categoría de aspirante para ubicarlo en la de candidato en Qatar 2022. (Photo by Glyn KIRK / AFP)
GLYN KIRK

Hace un año más siete días, la selección daba el golpe en el Maracaná y concretaba ante Brasil y en rodeo ajeno una de las victorias más importantes de la historia del fútbol argentino. Un mes después, el 11 de julio de 2021, Italia levantaba la Eurocopa luego de derrotar a Inglaterra y enmudecía a todo Wembley. El choque de campeones, emparejados en trofeos pero separados en actualidades, vino a confirmar la sentencia de la importancia del aspecto mental en el deporte de elite. Mientras la parábola de rendimiento del monarca sudamericano ha ido creciendo sostenidamente para hacer cumbre en el choque celebrado hace algunas horas, los reyes del Viejo Continente cambiarían el confortable sillón y el plasma de mil pulgadas desde donde observarán la Copa del Mundo, por borrar ese “accidente” llamado Macedonia del Norte, que los volverá a dejar imprevistamente fuera de la cita mundialista.

La respuesta albiceleste fue variada y demoledora ante Italia en Wembley (Photo by Adrian DENNIS / AFP)
ADRIAN DENNIS


La respuesta albiceleste fue variada y demoledora ante Italia en Wembley (Photo by Adrian DENNIS / AFP) (ADRIAN DENNIS/)

Si enfrentar a combinados europeos generaba una expectativa especial para descubrir el comportamiento del elenco nacional ante rivales de otra complejidad, el primer tiempo de la “Finalissima” le presentó al equipo de Scaloni algunas dificultades de esas que en el abanico sudamericano solo puede ofrecerle Brasil. Aún sin baluartes como Insigne, Verratti, Immobile o Chiesa, por intensidad y velocidad Italia puso al juego en “modo mundial”. Lejos de amedrentarse, la respuesta albiceleste fue variada y demoledora. Primero le dio una doble dosis del mejor Lautaro Martinez, ejerciendo de centrodelantero cuando se viste de celeste y blanco para empujar al gol una gran jugada de Messi y de primera punta cuando cambia a la versión nerazzurra del Inter y alimenta a su compañero de ataque, llámese Dzeko o antes Lukaku. Como era necesario un valor agregado, lo complementó con la marca registrada en la que se transformó la “picadita” de Di María y los destellos sobresalientes de Messi, los dos mejores ejemplos del cambio de aire del último año.

Si la distancia en el resultado podía parecer exagerada de acuerdo a lo que ofreció el juego, el segundo tiempo fue lo mejor de los últimos cuatro años. Si hacía falta un rendimiento colectivo que rubricara el crecimiento del modelo, la paliza del complemento quedará como el clímax del ciclo Scaloni. Hubo presión, circulación, juego asociado y variantes de ataque. Como dicen los españoles, un verdadero “repaso”.

El deseos de todos los jugadores: pertenecer y convencer al entrenador Lionel Scaloni. (Photo by Ben Stansall / AFP)
BEN STANSALL


El deseos de todos los jugadores: pertenecer y convencer al entrenador Lionel Scaloni. (Photo by Ben Stansall / AFP) (BEN STANSALL/)

El grupo está sano, saludable. El lenguaje corporal es óptimo. Hay distensión pero al mismo tiempo un grado de competencia absoluto. En la convivencia son un viaje de egresados pasado de rango. En la cancha, un grupo sediento de gloria consciente de su vigorosa actualidad. Todos quieren pertenecer y convencer al entrenador, para ponerlo en el hermoso pero cruel problema de disponer de muchos más nombres que los lugares que le ofrece la lista definitiva. Algunos deberán afirmarse en sus clubes, otros tendrán que definir su futuro tomando decisiones que les permitan en los próximos cuatro meses, a partir de su actualidad, ganarse un casillero.

Lejos del conformismo, tanto como de la euforia desmedida, el técnico también sigue creciendo. Sabe que el equipo no se parece demasiado al de hace un par de años, porque él también cambió. Scaloni mejoró con el grupo y al desandar el camino fue corrigiendo y evolucionando. Así como antes aprendió de las críticas constructivas, ahora deberá alejarse de los tradicionales cantos de las sirenas que, tan oportunistas como calculadores, al final siempre entonarán la melodía que más les convenga. La comunión con los jugadores es visible y el desbloqueo post Copa América fue una gran noticia también para su confianza. Emiliano Martinez, Cristian Romero, Leandro Paredes o Rodrigo De Paul son algunos de “sus” nombres y aunque la renovación luego del descalabro de Rusia era inexorable, su bisturí, sumado a la coherencia y sabiduría de Ayala, Aimar y Samuel, operó con precisión quirúrgica.

Lionel Scaloni mejoró con el grupo y al desandar el camino fue corrigiendo y evolucionando (Photo by Catherine Ivill - UEFA/UEFA via Getty Images)
Catherine Ivill - UEFA


Lionel Scaloni mejoró con el grupo y al desandar el camino fue corrigiendo y evolucionando (Photo by Catherine Ivill - UEFA/UEFA via Getty Images) (Catherine Ivill - UEFA/)

Arranca la recta final y con ella, el tiempo de los detalles que definen los momentos límites. Italia fue una enorme alegría que sacó al equipo de la categoría de aspirante para ubicarlo en la de candidato, pero no menos de media docena de seleccionados se consideran favoritos y se disponen a exhibir desde fines de noviembre sus argumentos para quedarse con el gran premio.

Hay equipo. Con el entusiasmo que muestra la realidad, sin excesos ni exageraciones y evitando la tentación del triunfalismo, la conclusión es clara: con los pies sobre la tierra, es posible soñar con el cielo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.