Selección: Dibu Martínez, Cuti Romero y Otamendi son el triángulo de las Bermudas para los ataques rivales

·5  min de lectura
Argentina's goalkeeper Emiliano Martinez celebrates after defeating Uruguay 1-0 in their South American qualification football match for the FIFA World Cup Qatar 2022, at the Campeon del Siglo stadium in Montevideo on November 12, 2021. (Photo by Raul MARTINEZ / POOL / AFP)
RAUL MARTINEZ

Se viene un Argentina-Brasil a poco más de dos meses de que el último fuera frustrado por la súbita invasión de Anvisa cuando se disputaban cinco minutos en San Pablo, por las eliminatorias. Aquel domingo, funcionarios de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil les robaron el primer plano a Lionel Messi y Neymar, y le transfirieron a la FIFA la resolución de un partido que quedó en un limbo sin precedente.

Mientras la FIFA mantiene cajoneado ese expediente, Brasil y la Argentina le hacen el favor en la cancha de tomar distancias kilométricas del resto de los países, con lo cual ese encuentro fallido podría cancelarse definitivamente sin perjuicio para terceros. Peculiaridades del fútbol sudamericano: Brasil ya está clasificado para el Mundial de Qatar sin haber dirimido puntos con la Argentina, y el equipo de Lionel Scaloni podrá asegurarse el pasaje el martes, en el estadio Bicentenario de San Juan.

Otamendi y Romero, escalonados para controlar a Luis Suárez
Fotobaires


Otamendi y Romero, escalonados para controlar a Luis Suárez (Fotobaires/)

El reciente triunfo 1-0 ante Uruguay en Montevideo consolidó a la Argentina más en el aspecto estadístico que en el futbolístico. El equipo tiene vaivenes en el juego, caídas de tensión, momentos de desconexión, pero los resultados no le dan la espalda. Hay una dinámica muy positiva, sin dudas lubricada por el título en la Copa América, pero ganar sin haber sido mejor que el rival, como ocurrió frente a Uruguay, puede conducir a una confusión que más temprano que tarde se paga con desengaños.

Aunque es imposible mensurar la cuota de suerte, se la puede objetivar con un par de acciones puntuales: el remate de Suárez en un poste y la pelota que a Dibu Martínez se le escurre entre las piernas y quedó atorada sin traspasar la línea del arco. ¿Y si esos imponderables ligados a la fortuna desaparecen en el Mundial? En ese caso, para no exponerse a profundas maldiciones, será necesario un sustento futbolístico y una postura superadoras a las mostradas en el estadio Campeón del Siglo.

La Argentina se las arregló sin Messi, cuyo ingreso en el último cuarto hora no modificó la ecuación. La voluntad de Leo por jugar es tan fuerte como la advertencia de que no está en plenitud física. El reaseguro del triunfo pasó por una individualidad que se repite: Dibu Martínez. Otra vez fue el responsable de que la Argentina evitara verse en desventaja antes de que Ángel Di María colgara una belleza en el ángulo de Muslera.

Lo mejor de Dibu Martínez ante Uruguay

A partir de la persiana que baja el arquero de Aston Villa, los números de la Argentina se amplifican. El impacto de Dibu es muy fuerte porque los 14 partidos que lleva en el seleccionado son todos oficiales, entre la Copa América y las eliminatorias. No hay ningún amistoso para abultar datos en desarrollos relajados y sin la tensión por los puntos. Todo comenzó cuando se extendió la recuperación de Franco Armani de un contagio de covid. Scaloni y su cuerpo técnico, que ya venían con la voluntad de darle una oportunidad a Dibu, se encontraron con la posibilidad sin tener que justificarla por razones técnicas. Pronto Martínez extinguió cualquier debate sobre el puesto

Mantuvo la valla invicta en 10 de los 14 cotejos. Los cuatro goles recibidos fueron dos de Chile en encuentros diferentes, uno de Colombia y otro de Venezuela. Siendo vital, Dibu en realidad es uno de los vértices de un triángulo defensivo en el que naufragan los intentos adversarios. La figura geométrica la completan Cristian Romero y Nicolás Otamendi.

Siempre que coincidieron en la cancha el arquero y los dos zagueros centrales, a la Argentina no le marcaron ningún gol. Son 567 minutos de cerrojo. Compartieron por primera vez la formación el 8 de junio, ante Colombia en Barranquilla. Fue solo durante 40 minutos porque Dibu salió lesionado tras una carga de Yerry Mina. La Argentina ganaba 2-0 y tras el ingreso de Agustín Marchesín el encuentro terminó 2-2.

Luego, la Argentina desembarcó en la Copa América de Brasil, donde la alineación conjunta de los tres fue más esporádica por la lesión de Cuti Romero, que completó los 90 minutos contra Uruguay y Paraguay, y disputó 79 en la final con Brasil en el Maracaná.

Romero va al cruce de Bentancur; el cordobés fue el defensor que más despejes completó (9) y ganó seis de los siete duelos individuales
Matilde Campodonico


Romero va al cruce de Bentancur; el cordobés fue el defensor que más despejes completó (9) y ganó seis de los siete duelos individuales (Matilde Campodonico/)

En la clasificación al Mundial, el trío más férreo de la Argentina disputó, además de los 40 minutos ante Colombia, 90 contra Paraguay y Perú. y 171 frente a Uruguay en dos partidos.

Dibu debutó el 3 de junio, en un 1-1 ante Chile por las eliminatorias. Romero fue uno de los centrales, acompañado por Lucas Martínez Quarta, reemplazado por Lisandro Martínez antes del final de la primera etapa.

Más allá de las notables cualidades de Dibu, el factor colectivo también lo potencia. En Inglaterra atraviesa por el reverso de lo que le ocurre en el seleccionado. Tras una muy buena primer temporada en Aston Villa, en la actual está entre los tres arqueros que más goles recibieron en la Premier League, con 20 tantos en 11 fechas, y solo tres vallas invictas. Cuando regrese a Birmingham se encontrará con un nuevo entrenador, Steven Gerrard, reemplazante del destituido Dean Smith.

Mientras, Brasil seguramente será el obstáculo más arduo para esta Argentina que se regodea con los números, a cinco partidos de igualar el récord invicto de 31 de Alfio Basile (1991/93), y en camino a superar, con un promedio de 77,7 por ciento de los puntos, la plusmarca de 79,6 del seleccionado de Marcelo Bielsa rumbo al Mundial 2002.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.