La selección argentina y una revolución en San Juan: el desborde por una entrada, un ayuda-memoria para Neymar y un trofeo para la Difunta Correa

·5  min de lectura
Los fanáticos del seleccionado argentino se concentraban esta mañana masivamente en las afueras del autódromo El Villicum y también en la web en busca de un ticket para el superclásico de mañana ante Brasil
Rubén Paratore

SAN JUAN.– “Gracias Argentina”. No hacía falta exponerse demasiado a los 33 grados que abrasaban el mediodía sanjuanino del lunes para encontrarse con el cartel. Porque a poco de andar, el caminante encuentra otro con la misma leyenda y, en todo caso, una variante en la imagen: en alguna está Lionel Scaloni, en otra su tocayo Messi, en otra más, el resto: en todas, domina el trofeo de la Copa América y el Maracaná como escenografía perfecta. Es que esta capital provincial, sede de Argentina-Brasil, uno de los clásicos más grandes del mundo por primera vez en la historia, está tapizada por el monotema que convoca a fanáticos y desinteresados también.

Los afiches que reciben a la selección, en la ciudad de San Juan
Los afiches que reciben a la selección, en la ciudad de San Juan


Los afiches que reciben a la selección, en la ciudad de San Juan

Los afiches pelean mano a mano en cantidad con la cartelería de los partidos políticos que fueron ayer a las urnas para elegir diputados nacionales –con un triunfo apretado a favor del oficialista Frente de Todos–. A los afiches y también los pasacalles los verán Messi y Scaloni, por caso, cuando ingresen al hotel Del Bono esta noche, pero también Tite y Neymar cuando recorran el camino entre el aeropuerto y el céntrico hotel Alkazar. “Están puestos estratégicamente”, cuenta alguien de la secretaría de Deportes local: la idea es recordarles a los brasileños, por si acaso lo hubieran olvidado, que llegaron al país de los campeones de América.

Hay otras maneras de dimensionar la revolución. Una era contar la fila de autos que el domingo a la tarde empezaron a acercarse al autódromo El Villicum, donde estaba previsto poner a la venta en la mañana de hoy 18 mil entradas, a 7.500 pesos la platea más cara. Fue tal la aglomeración (se estima que hubo 30 mil personas a lo largo de ¡diez kilómetros de cola!) que la venta se inició a la medianoche luego de una estampida en la que hubo algunos menores golpeados. Al final, los tickets se agotaron durante la mañana. Hubo enojos por los desbordes: algunas personas que habían llegado antes perdieron su lugar en medio de empujones y corridas en un lugar alejado de la ciudad, ante unos 400 policías y personal de Gendarmería que intentaba restablecer la calma. Desde la organización, el argumento con el que se justificó que la venta haya sido a la vieja usanza –en persona– fue haberle dado la prioridad a los locales y no a cualquiera que pudiera comprar el ticket electrónicamente: por esa vía solo se vendieron dos mil, y otros cinco mil son manejados por la AFA como parte del protocolo.

Larga espera: un hincha se recuesta sobre el cemento, en la vigilia de la venta de entradas
Rubén Paratore


Larga espera: un hincha se recuesta sobre el cemento, en la vigilia de la venta de entradas (Rubén Paratore/)

Entonces, cuando empiece el partido habrá 25 mil personas, el tope de la capacidad del estadio del Bicentenario, especialmente acondicionado para una fiesta singular. Para la ocasión se agregaron ocho vuelos comerciales a los habituales (entre los que se cuentan dos desde Brasil) y llegarán 20 charters privados. Al final, el rumor de que Conmebol iba a achicar el aforo como castigo por los cantos xenófobos que se escucharon en el Monumental en los partidos ante Uruguay y Perú quedó en la nada.

¿Por qué la AFA eligió esta ciudad para salir por primera vez de la cancha de River desde que se consagró el 10 de julio en Río de Janeiro? Hay una razón de peso: es la tierra de Claudio Tapia. Desde que el sanjuanino preside la AFA, la selección jugó aquí un amistoso (un 5-1 a Nicaragua, en junio de 2019), pero nada se compara a la dimensión que tiene el partido del martes a la noche. La historia de la selección en San Juan empezó en 2010, la primera vez que jugó en estas tierras. Parece historia antigua: el entrenador en ese 3-2 a Costa Rica era Diego Maradona y la sede, el pequeño estadio Hilario Sánchez, de San Martín. Luego (incluido el último) hubo otros cinco partidos, todos con triunfos. ¿El más pesado? El 3-0 a Colombia en noviembre de 2016, con Edgardo Bauza como técnico, por las eliminatorias, cuando Tapia era de los pocos dirigentes que se mantenía cerca de la selección, en medio de un tembladeral político en la AFA.

Los últimos retoques al césped del estadio Bicentenario de San Juan
Ruben Paratore


Los últimos retoques al césped del estadio Bicentenario de San Juan (Ruben Paratore/)

Amigo de Sergio Uñac, el gobernador, Tapia encontró en esta ocasión el cierre perfecto para el “Copa América tour”. Es que el trofeo se paseó por toda la provincia en los últimos diez días, para que el público se sacara fotos. No llegó, es verdad, al santuario de la Difunta Correa, un lugar icónico ubicado a 64 kilómetros de la capital, destino de miles de personas que van a pedir y también agradecer. Cuenta la leyenda que Deolinda Correa se murió deshidratada mientras amamantaba a su bebé, que fue encontrado con vida por unos arrieros. Desde entonces, hace más de 200 años, el lugar se erigió como un lugar de fe y turismo religioso: más de un millón de personas al año pasan por allí. Pero alguien había estado en el paraje Vallecito con la copa poco antes de esta gira, en realidad. Devoto de la Difunta Correa, el propio Tapia volvió al lugar por última vez a fines de agosto, luego de una consagración que demoró 28 años. Esa vez, él mismo llevó el trofeo al Museo donde permanece una imagen que recuerda el mítico episodio de los tiempos de Facundo Quiroga.

Más protocolar que aquel día, hoy estará en el palco principal del estadio, al que –comentan– también llegarán otros gobernadores. La escenografía especialmente preparada, con imágenes de Maradona y Messi por ejemplo, tendrá el acompañamiento de la música. Se sabe que el himno argentino será interpretado por Juan Carlos Baglietto, Lito Vitale, Patricia Sosa y Mateo Sujatovich. Y que después del clásico, la celebración se cerrará con Ulises Bueno –otro amigo del presidente, que suele acompañar a la selección­–, y los Totora. Elementos que le agregan color a lo que los sanjuaninos definen en las calles como el día deportivo más importante de su historia.

El estadio Bicentenario de San Juan será escenario por primera vez del gran clásico sudamericano entre Argentina y Brasil, a jugarse mañana desde las 20.30 por la 14ta. fecha de las Eliminatorias Sudamericanas para el Mundial Qatar 2022
Ruben Paratore


El estadio Bicentenario de San Juan será escenario por primera vez del gran clásico sudamericano entre Argentina y Brasil, a jugarse mañana desde las 20.30 por la 14ta. fecha de las Eliminatorias Sudamericanas para el Mundial Qatar 2022 (Ruben Paratore/)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.