Selección argentina: un equipo rodeado de sensaciones positivas

Gol de Lionel Messi contra Emiratos Árabes
Gol de Lionel Messi contra Emiratos Árabes - Créditos: @Aníbal Greco

DOHA.- Llega por fin el momento esperado desde hace más de un año; tal vez, desde el mismo instante en el que Lionel Messi levantó la Copa América en el Maracaná. Y llega envuelto en un sinfín de sensaciones positivas, tanto futbolísticas como anímicas. Con un entrenador que ha sabido gestionar con sabiduría la transformación de un equipo que hace quince meses estaba sumido en una crisis y era rechazado por sus propios hinchas y hoy es un conjunto consolidado, admirado, considerado candidato a ganar el Mundial y que despierta una expectativa inmanejable a su alrededor. También con un grupo de futbolistas-amigos que han forjado dentro de la cancha un espíritu que si bien no garantiza nada otorga un extra, una cobertura ante las dificultades que puedan surgir durante la competencia.

Quizás los cambios de jugadores ocurridos en los últimos días pueda sembrar alguna duda al respecto, pero en ese sentido el futbolista conoce las reglas de juego. Sabe que a veces no resultan gratas pero son las reglas, aunque le toque padecerlas a un compañero con el que se tiene un vínculo de afecto y puedan provocar dolor al ponerse en su lugar,. Es un aprendizaje que se incorpora al cuerpo y al carácter del jugador y cuya respuesta es el pragmatismo: pasa página y vuelve a centrarse en la competencia, en el objetivo, más aún si ese objetivo es tan superador como ganar una copa del mundo.

La Selección Argentina enfrenta el equipo de Emiratos Árabes en el estadio  Mohammed Bin Zayed de Abu Dhabi
Lionel Scaloni entrenador de Argentina
La Selección Argentina enfrenta el equipo de Emiratos Árabes en el estadio Mohammed Bin Zayed de Abu Dhabi Lionel Scaloni entrenador de Argentina - Créditos: @Aníbal Greco

Pero sobre todo lo demás está lo futbolístico. Soy de los que creen, por formación deportiva y experiencia, que cualquier cosa que suceda en la cancha es pasajero, que la derrota puede estar siempre ahí, esperando agazapada y que al final es fútbol, una frase que encierra todos los imprevistos que pueden tener una jugada, un partido, un rival, la competencia misma. Y creo también que Argentina llega al debut con muchas variantes para elegir, antes y durante el partido contra Arabia Saudita.

La baja de Giovani Lo Celso deja a Lionel Scaloni con ocho titulares fijos y tres puestos a definir (salvo que Cristian Romero no se recupere a tiempo, lo que sumaría un cuarto lugar): los dos laterales y el reemplazante del jugador del Villarreal, posiblemente el más difícil por su impacto en el juego del equipo.

Nunca es fácil sustituir a alguien como Lo Celso. Por su capacidad de asociación, el manejo de los tiempos y los espacios, la inteligencia sutil, el talento fino y el rasgo cerebral que demuestra en los 30 metros finales del campo para entender cuándo se necesita jugar a uno o dos toques y cuándo hay que poner la pelota debajo de la suela.

Alexis Mac Allister ante Emiratos Árabes en el estadio  Mohammed Bin Zayed de Abu Dhabi
Alexis Mac Allister ante Emiratos Árabes en el estadio Mohammed Bin Zayed de Abu Dhabi - Créditos: @Aníbal Greco

La selección, por suerte, tiene hombres muy aptos para ocupar ese sitio, cada uno con sus propias virtudes. Alexis Mac Allister ha crecido mucho en los últimos dos años. Sabe asociarse, tiene ida y vuelta, llega al gol y en la Premier ha sumado un punto más a su favor: la capacidad para presionar al rival y achicar los espacios para recuperar la pelota. Alejandro Gómez, el otro candidato, también puede ser valioso para jugar de afuera hacia adentro, porque tiene panorama para la gestación, se maneja muy bien en espacios reducidos, sabe definir y es ordenado en el retroceso. Incluso Enzo Fernández reúne varias de esas mismas cualidades y cualquiera de los tres puede ofrecerle a Lionel Messi momentos de descanso para que aparezca cuando vea la posibilidad de sorprender y lastimar.

En los laterales, si bien hasta ahora Scaloni ha preferido mezclar uno con mayor proyección en ataque junto a otro que en determinado momento pueda ubicarse como tercer central, en realidad todos los que alternan en esa posición están capacitados para ejercer ambas tareas. Nicolás Tagliafico y Gonzalo Montiel saben llegar hasta el fondo y tirar buenos centros igual que Marcos Acuña y Nahuel Molina defender y cerrar por detrás de los centrales.

Angel Correa y Almada, los reemplazantes de Nicolás González y Joaquín Correa
Angel Correa y Almada, los reemplazantes de Nicolás González y Joaquín Correa

Quedaría por resolver, si fuese necesario, el hueco que deje Romero. Ahí Lisandro Martínez parece tener un lugar asegurado. Sobre todo, si se supone que enfrente puede haber un equipo que se agrupe en su campo para evitar que los delanteros argentinos tengan espacio para acelerar o encarar uno contra uno. Porque si bien el juego habitual de Arabia es achicar arriba, a veces con vehemencia, buscando tapar a los receptores e impedirle la salida al rival, el plantel de Argentina impresiona y es posible que cambie de plan. Si así fuese, el defensor del Manchester United ofrecería una mayor limpieza en la salida que Nicolás Otamendi o el mismo Romero sin perder ninguna de las aptitudes defensivas de los titulares habituales.

Scaloni ha demostrado ser un buen observador para evaluar las respuestas de sus jugadores. Esta vez deberá resolver las diferentes ecuaciones que le quedan pendientes sin descuidar el paraguas que tan bien ha utilizado para proteger al grupo de la euforia que lo rodea.

El debut en un Mundial es siempre un examen que además de las convicciones futbolísticas del conjunto pone a prueba la psique de cada protagonista. Esta selección argentina tiene todo a favor para superar ambas materias con buena nota. Ojalá no nos equivoquemos.