Seguidores de las Chivas atemorizan

·2  min de lectura

Oscar Torres

CIUDAD DE MÉXICO, abril 16 (EL UNIVERSAL).- Lo que comenzó como una "fiesta" terminó como un capítulo lamentable con un sector de aficionados de las Chivas.

En medio de cánticos con los que solicitaba la salida de los jugadores, un grupo de barristas rompió la seguridad, encaró a Antonio Briseño y esto desató el caos en el hotel de concentración del Guadalajara en la Ciudad de México.

Algunos fueron con ganas de apoyar, otros con mantas en contra de la directiva, en las que además, señalaban de payasos y de "pocos hue..." a los jugadores. Todo cambió cerca de las 21:00 horas, luego de que algunos futbolistas salieron a saludar a los seguidores, lo que desató el desorden en el lugar.

Un individuo persiguió a Briseño hasta la entrada del hotel... reclamos y gritos. Pero la cosa no quedó ahí. El cerco para separar a afición de jugadores se rompió. Los asistentes corrieron hacia la puerta y el caos fue mayor.

Ya dentro, en el lobby, uno de los altos mandos de la barra, en imágenes que EL UNIVERSAL Deportes pudo captar, platicó, todavía con reclamos, con Briseño.

"El Pollo" incluso les mencionó que tanta es la tensión que viven que les da miedo salir a la calle.

"Sé que está mal, que hay impotencia, pero para nosotros es peor, a veces hasta se meten con nuestras familias, nos da miedo salir a la calle", dijo el futbolista. Entonces el aficionado interrumpió: "No se ve [el esfuerzo de los jugadores], no sé quién sea, si el técnico, si Amaury, si Peláez, estamos hasta la madre".

El saldo, reclamos, insultos al por mayor, una puerta de cristal rota y envases de cerveza volando por el lugar. Caos, tensión y las barras que siguen haciendo de las suyas en el futbol mexicano.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.