Sebastián Abreu habló de los privilegios en el fútbol y recordó un desopilante episodio con Oscar Ruggeri

·3  min de lectura
Sebastián Abreu y Oscar Ruggeri
Captura ESPN

Sebastián Abreu, columnista de F90 (ESPN), se refirió este martes a los privilegios en el mundo del fútbol, y contó una anécdota de su época como jugador que involucra a su compañero de programa, Oscar Ruggeri. Los dos exjugadores compartieron equipo en el San Lorenzo del 96/97.

“Muchas veces llegaba, tenía un dolorcito en el tobillo. Yo me quedaba con él (NdeR: Galíndez, masajista) y con mi mate, mirando por la ventanita. Oscar corriendo como un condenado: ‘uruguayo y la p... que te parió’ me gritaba. ¿Viste cómo es acá? Era así en los entrenamientos. (Néstor) Gorosito, (Paulo) Silas. Todos los consagrados, con Mundiales, corriendo, y el tipo con bolsita de hielo, tomando mate,, y con 19 años”, les contó el “Loco” a los periodistas del ciclo. En ese momento, reveló, el director técnico era el “Profe” Castelli.

Sebastián Abreu
Captura ESPN


Sebastián Abreu (Captura ESPN/)

En ese sentido, diferenció el trato que le dispensaba el fallecido entrenador con el que le brindaba el “Cai” Aimar, también en el “Ciclón”. “Me recontra cag... a pedos antes, entonces, volví de Uruguay como un camboyano: cuchillo entre los dientes porque me había puesto el ultimátum. Hacía goles, tapa del Gráfico, luces. Igual me tenía que poner porque tenía promedio de un gol por partido, pero ya empecé a tirarme en la hamaca, y en esa época, el goleador, tenía privilegios” admitió sobre los años 90′.

El insólito casting de F90 para reemplazar al “Loco” Abreu

Por otra parte, explicó que, hoy en día, el entrenador sí debe tener contemplaciones, pero “en el buen sentido”, con los jugadores más experimentados del plantel, dado que su tiempo biológico es distinto al de los jóvenes. “Vos le podés pedir la intensidad, la exigencia, pero por ahí, tenés que reducir el volumen. Porque están en una edad en la cual vos ya estás pensando que llegue bien al fin de semana, que no quiere decir que se quede sentado en la tribuna mirando a los compañeros entrenar”.

“A ese jugador grande, lo tenés que tener bien, potente, fuerte, activo, para el fin de semana. No va a mejorar más. Tenés que mantenerlo. Y en eso, tenés que instruir al joven, a que no quiera mirar de reojo a decir ‘yo me mato, yo corro, yo hago todo y a este lo sacan siempre faltando 20, 25 minutos’ antes de terminar el entrenamiento. No. Explicale, porque el día de mañana, él va a estar en esa situación, y va a entender mejor para transmitirles a los jóvenes y decir: ‘Mirá, hay etapa para todos, vos estás en etapa de crecer, de mejorar, entonces, no solo tenés que entrenar, si no que tenés que hacer un complemento”, agregó.

Sebastián Vignolo recibió el apoyo de entrenadores y jugadores tras su cruce con el “Cai” Aimar”

A su vez, indicó que el DT también debe relacionarse de una manera diferente con los futbolistas de más recorrido. “En las formas de comunicación, se lo tiene que tratar distinto. Yo creo que se ganan un respeto que tiene que ser diferente a un pibe. Y también tiene que ser diferente a la hora del entrenamiento”, reforzó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.