Señales de alarma para Los Pumas en Hamilton: el análisis de una derrota holgada

·4  min de lectura
Bertranou, Bello y Socino, rostros de una dura derrota frente a los All Blacks
Bertranou, Bello y Socino, rostros de una dura derrota frente a los All Blacks - Créditos: @MICHAEL BRADLEY

Cincuenta tantos de diferencia y siete tries a cero. Los números, tan contundentes, establecen un primer parámetro, claro, de lo que significó esta victoria de los All Blacks ante los Pumas. Los neozelandeses jugaron un excelente partido, en el nivel más cercano al que fue su dominio global en la última década, ganando en todas las facetas del juego y con una sed de desquite de la derrota de la semana anterior que saciaron hasta en la última pelota del test. Otra cifra que certifica la clase de rugby que ofrecieron los tres veces campeones del mundo: en una noche lluviosa, por largos momentos intensa, con una pelota resbaladiza y con un enorme porcentaje en ataque, cometieron apenas tres errores de manejo en todo el encuentro. Ante todo, entonces, hay que remarcar una vez más el carácter prácticamente invencible que exhiben los All Blacks cuando están en vena, tal como ocurrió en el sábado de Hamilton.

En ese contexto, los Pumas no se mostraron sólidos. En otro momento se podría sostener que una derrota así significaba un paso atrás, pero, por ahora, el análisis de lo sucedido refleja que fue una actuación con aspectos por revisar pero que posee el atenuante de haber tenido enfrente en un día inspirado a uno de los dos mejores seleccionados del mundo. Hubo señales de alarma en Hamilton, aunque todavía no aparecen en rojo. Podría marcarse el retorno de la irregularidad –un partido bien, otro no- pero si se mira no sólo este Rugby Championship, sino lo que fue la serie internacional de julio, ningún equipo, salvo Francia, viene recorriendo en camino sin pozos rumbo a la Copa del Mundo del año próximo. Los All Blacks, por ejemplo, tienen un récord de 3-4 en este 2022, mientras que el de los Pumas es 4-3.

Los All Blacks empezaron a ganar el partido en el punto de contacto. Fueron implacables allí, limpiando la pelota rápido para que sus backs, especialmente Rieko Ioane, encuentren huecos en una defensa que no respondió como el sábado anterior en Christchurch. Los Pumas tacklearon pero sin impedir que Nueva Zelanda gane terreno en cada acción. “Nos faltó carácter”, dijo Tomás Lavanini, uno de los abanderados de ese aspecto del juego que es motivo de orgullo de los argentinos. “Ni el sábado fuimos los mejores del mundo ni ahora somos los peores”, completó el capitán Julián Montoya. Si bien es una frase común de los deportistas, encaja perfectamente dónde se ubica el equipo: partido a partido, en un proceso hasta dentro de un año, cuando sea el kick-off del Mundial.

Los Pumas no tuvieron oportunidades en el desarrollo. Cada vez que intentaron jugar, los All Blacks los asfixiaron con una defensa que subió con una velocidad impresionante, al límite. Hubo arrestos individuales –Mallía, Moroni, Orlando, Gallo- que no alcanzaron, salvo en un momento en el segundo tiempo, cuando el equipo estuvo largos minutos merodeando cerca del ingoal rival. Pero de esa acción vino un contraataque tremendo que encabezó Ioane y que remató Jordie Barrett. Allí, a los 21 minutos, se terminó literalmente el test. Luego, los ABs anotaron 3 tries más.

El festejo de Ardie Savea y la frustración de Los Pumas en la noche de Hamilton
El festejo de Ardie Savea y la frustración de Los Pumas en la noche de Hamilton - Créditos: @MICHAEL BRADLEY

La expedición a Nueva Zelanda fue positiva más allá de la abultada derrota de hoy. Para siempre quedará el triunfo en Christchurch que completó un casillero que faltaba. Y lo de Hamilton es un golpe duro que si se asimila como se debe servirá como otro mojón en este camino. Fue la primera vez en la era Cheika que los Pumas estuvieron tan superados en todo un partido.

La próxima parada, ante los Springboks, presenta una excelente oportunidad. Los Pumas vuelven a Vélez, un estadio emblemático para el rugby argentino y en el cual la mayoría de los jugadores del actual plantel vivieron jornadas felices con los Jaguares. Será, además, un test en casa frente a los campeones del mundo, lo que le brinda una categoría extra a un acontecimiento que ya tiene todas sus entradas agotadas desde hace varias semanas. Ya en la recta final de Rugby Championship, los Pumas tendrán el desafío de subir un poco más la vara y de dejar atrás la aciaga noche de Hamilton.