Sam Cane aclara que el último test contra Irlanda "es de vida o muerte"

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

La serie de tres partidos en territorio neozelandés entre los All Blacks e Irlanda busca a un ganador, luego de que ambos seleccionados se repartieran triunfos en Auckland (42-19 para el local) y en Dunedin, el reciente fin de semana por 23-12 en favor del Trébol.

Es cierto que se trata de test matches preparatorios, aunque son las únicas posibilidades que tienen estos equipos de verse las caras, sobre todo al tratarse de conjuntos de diferentes Hemisferios.

Sam Cane, capitán del combinado maorí, es consciente de ello y es por eso que dimensiona el valor de estos amistosos. "Es de vida o muerte, al igual que los de la Copa del Mundo. Es un buen desafío para nosotros. Estoy deseando que llegue", expresó en la previa al choque de este sábado en Wellington.

Asimismo, el ala de 30 años hizo autocrítica por el nivel mostrado el pasado fin de semana. "Estamos muy decepcionados con lo que hicimos el sábado. Irlanda jugó muy bien, pero tenemos que ser mucho mejores. Tenemos que asegurarnos de arreglar eso. La creencia es fuerte, el grupo está unido, estamos juntos", comentó.

Este encuentro representa para los neozelandeses, además, una oportunidad para mejorar su negativa racha reciente, situación inusual para un elenco del poderío de los All Blacks. En este sentido, tal como apunta la agencia Opta, el equipo oceánico ha ganado sólo uno de sus últimos cuatro partidos (3 derrotas) después de haber ganado 13 de los 14 anteriores (1 caída).

En la misma línea, su seguidilla victoriosa como local se cayó con su derrota del sábado: perdió su partido más reciente en casa luego de haber ganado seis consecutivos en esa condición previamente.

Y hubo otro dato negativo que cosechó Nueva Zelanda como local: sus 12 puntos anotados contra los irlandeses fueron su cuenta más baja desde su victoria en la final de la Copa Mundial de Rugby de 2011 sobre Francia (8-7).

Pero este período para los All Blacks tiene también su costado positivo, ya que ningún otro seleccionado convirtió más tries (8) durante la ventana de test matches de julio.

Foto: Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.