¿Cómo salir del limbo? La peligrosa sensación con la que convive Independiente

·6  min de lectura
Independiente busca explicaciones donde no las hay: problemas institucionales y deportivos lo dejan en una situación muy difusa para el futuro
Independiente busca explicaciones donde no las hay: problemas institucionales y deportivos lo dejan en una situación muy difusa para el futuro - Créditos: @LA NACION/Mauro Alfieri

Fue en 2007, durante el papado de Benedicto XVI, cuando una Comisión Teológica Internacional impulsada por el Vaticano determinó que el limbo, ese sitio en el que supuestamente reposaban las almas “sin presencia de Dios, pero sin sufrimiento”, no existía. Pero como suele ocurrir, resulta imposible desterrar por decreto un concepto arraigado durante siglos, y por eso mantiene su vigencia. Es en ese limbo donde hoy por hoy se desenvuelve Independiente, vagando como alma en pena, sin descanso posible, sin saber cuál será su rumbo y con el peligro que implica vivir en un lugar que no existe .

Con las elecciones a un mes y medio de distancia –serán el 2 de octubre–, un presidente y un secretario general (Hugo Moyano y Héctor Yoyo Maldonado) alejados del equipo y contando los días que les quedan para dejar sus cargos; un oficialismo sin cabeza visible ni certeza absoluta de presentación a los comicios (hay tiempo hasta el 12 de setiembre para presentar las listas definitivas); y una oposición todavía algo tímida en la publicidad de campaña, el club parece avanzar sin timonel y sin brújula hacia donde el destino lo lleve. Sobre la cancha, como no podía ser de otro modo, el equipo fotocopia esa realidad.

La gente perdió la paciencia y, ahora, tiene otro blanco en vez de Hugo Moyano y su comisión directiva: el plantel de Independiente
La gente perdió la paciencia y, ahora, tiene otro blanco en vez de Hugo Moyano y su comisión directiva: el plantel de Independiente - Créditos: @LA NACION/Mauro Alfieri

“Entiendo la reacción de la gente. No jugamos bien”. Esta vez, Julio César Falcioni aceptó con humildad el veredicto de la hinchada tras el 1 a 1 con Huracán. Frente a la despedida con silbidos en el primer tiempo y el pedido general de “que se vayan todos” al final del partido, no hubo en esta ocasión dardos hacia Daniel Montenegro, apuntado por el técnico como causante de su no renovación en diciembre de 2021. Tampoco una autocrítica profunda.

Aun pobre, el saldo de las tres presentaciones del Rojo desde el regreso del Emperador –derrota agónica frente a River y empates ante Lanús y el Globo– es incluso mejor que el desolador panorama futbolístico que expuso el equipo a partir del segundo tiempo frente al conjunto de Marcelo Gallardo. Una imagen que convirtió en oasis el 3-0 a Colón, en Santa Fe, única victoria en los últimos diez partidos, obtenida con Juan José Serrizuela -hoy al frente de la reserva- al mando justo antes del regreso de Falcioni.

El 3-0 de Independiente frente a Colón

La propia situación del DT está muy alejada de la estabilidad. Falcioni fue buscado como si se tratara de la primera tabla de salvación a mano en medio de un naufragio luego de la renuncia de Eduardo Domínguez y los pésimos resultados del interinato de Claudio Graf (un empate y dos caídas). Hábil para negociar, el técnico puso dos condiciones sobre la mesa: un contrato por un año y dejar de lado la cláusula de salida a finales de 2022 que pretendía incluir la comisión directiva. El técnico siempre supo dos cosas: que era el poseedor de la carta ganadora y que salvo que los éxitos acompañen su campaña, su tiempo concluirá como muy tarde cuando se baje la persiana del actual torneo.

Julio César Falcioni aún no ganó desde su regreso a Independiente; su futuro está en duda después de las elecciones del 2 de octubre
Julio César Falcioni aún no ganó desde su regreso a Independiente; su futuro está en duda después de las elecciones del 2 de octubre - Créditos: @LA NACION/Mauro Alfieri

Claudio Rudecindo, candidato electoral por la agrupación Gente de Independiente, manifestó su opinión contraria al retorno del Emperador en cuanto se conoció el interés de la dirigencia en recuperarlo. Fabián Doman, líder de la otra lista opositora, prefirió guardarse su opinión, pero la propuesta número dos del programa presentado por Unidad Independiente hace unos días deja muy poco espacio a las dudas. En ella puede leerse: “Nombramiento de Director técnico y Cuerpo Técnico de primera división, Director Técnico y Cuerpo Técnico de reserva, coordinador de inferiores y responsables de las divisiones inferiores”. Parece difícil creer que Falcioni y su gente encuentren acomodo en esa diagramación.

¿Cómo se motiva un grupo de trabajo sabedor de que su horizonte está a la vuelta de la esquina? Peor todavía, ¿es capaz de transmitirle motivación a un plantel cuyo estado anímico demuestra la solidez de una hoja de papel en la tormenta?

La indefinición sobre el futuro de varios integrantes del equipo a partir de diciembre es otra piedra. Alan Soñora finaliza su vínculo con el Rojo en diciembre y en varias ocasiones ha manifestado su voluntad de continuar en el club, pero las semanas pasan y no recibe ningún llamado. No es el único caso. Sebastián Sosa, Juan Manuel Insaurralde, Joaquín Laso, Leandro Benegas o Lucas Rodríguez, entre otros, están en idéntica situación, en tanto que la continuidad de Damián Batallini, Alex Vigo y Facundo Ferreyra también se encuentra en el aire, ya que sus préstamos terminan con los festejos de fin de año.

Envuelto en deudas, con una economía agarrada con alambres (la propuesta número 16 de Doman y compañía promete una auditoría integral para conocer en 60 días la realidad de deudas y pasivo) y con unos directivos en retirada, pensar en diálogos de renovación es en este momento una quimera, y el desmantelamiento de buena parte del actual plantel, una posibilidad latente. Nadie duda del profesionalismo de los jugadores, pero el interrogante vuelve a ser el mismo que le cabe al cuerpo técnico, ¿es igual el estímulo de un futbolista identificado con su club que el de otro que desconoce qué camiseta tendrá puesta dentro de cinco meses?

Fabián Doman, uno de los candidatos por la oposición, secundado por Néstor Grindetti y Juan Marconi
Fabián Doman, uno de los candidatos por la oposición, secundado por Néstor Grindetti y Juan Marconi

Los 58 puntos acumulados durante 2021 son por ahora la salvaguarda que protege al Rojo de poner toda su atención en la tabla de promedios, aunque el antecedente de 2013 está todavía demasiado fresco y los hinchas no pueden evitar mirarla de reojo pensando en los próximos dos años. Por si fuera poco, el próximo compromiso es en Mendoza, una provincia nefasta para el Rey de Copas, donde acumula una solitaria victoria en los últimos 53 años. En la capital cuyana lo espera Godoy Cruz. Cuarto en las posiciones y con tres partidos de ventaja en el historial particular, el Tomba se presenta como un desafío mayúsculo para un equipo tambaleante.

Ni la directiva, ni el cuerpo técnico, ni los jugadores, ni mucho menos el futuro. En la actualidad de Independiente nada ni nadie se aprecia seguro y todo parece moverse como si flotara en un espacio ingrávido. Algo así como un limbo, si no fuese porque los limbos ya no existen.