Sainz saca pecho en Francia

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Redacción Deportes, 22 jul (EFE).- El español Carlos Sainz (Ferrari), que al haber cambiado la centralita de su unidad de potencia penalizará con diez puestos en parrilla -que podrían ser más si finalmente efectúan más cambios en la misma-, lideró este viernes la jornada de entrenamientos libres para el Gran Premio de Francia, el duodécimo del Mundial de Fórmula Uno, en el circuito Paul Ricard de Le Castellet, donde relegó al segundo y al tercer puesto -respectivamente- a su compañero, el monegasco Charles Leclerc, y al neerlandés Max Verstappen (Red Bull), líder del campeonato.

Sainz, de 27 años y que una semana después de haber logrado en Silverstone (Inglaterra) su primer triunfo en la F1, tuvo que abandonar hace dos domingos en Austria -con el motor de su Ferrari en llamas-, fue el más rápido en el entrenamiento vespertino, en el que todos marcaron los mejores tiempos del día, con el neumático blando. El talentoso piloto madrileño cubrió los 5.842 metros de la pista gala en un minuto, 32 segundos y 527 milésimas, 101 menos que Leclerc -ganador hace dos domingos en Austria-; y con 550 de ventaja sobre Verstappen, líder del Mundial, con 208 puntos, 38 más que el anterior; en unos entrenamientos en los que su compatriota Fernando Alonso (Alpine) firmó el undécimo crono y se inscribió en la tabla de tiempos un puesto por detrás del otro Red Bull, el del mexicano Sergio Pérez.

Sainz sacó pecho en Francia, después de que la mala suerte se cebase con él en Austria; en una jornada en la que Ferrari soñó con un factible 'doblete'. Y en la que, cuando estaba a punto de rebasar a Verstappen para apuntar claramente a la segunda plaza, se incendió el motor de su monoplaza. En unos instantes de angustia en los que, con el coche sin fijar -en una rampa adyacente-, tardó unos segundos en saltar de un monoplaza cuyas llamas también tardaron en apagar más de lo esperado los comisarios de Spielberg.

El español de la 'Scuderia' no pudo mantener su sensacional racha, después de haber acabado segundo en Canadá y tras firmar su primer triunfo en la categoría reina en el legendario circuito que albergó, en 1950, la primera carrera de toda la historia de la F1. Pero sí mantuvo el cuarto puesto del Mundial, con 133 puntos. A 75 de su ex compañero 'Mad Max' -junto al que debutó, en 2015, con Toro Rosso (ahora Alpha Tauri)-. Una diferencia que a algunos les dice que ya no podrá luchar por el título; pero que él ve aún recuperable, cuando faltan por disputarse la mitad de las 22 carreras de un Mundial que se cerrará el 20 de noviembre en Abu Dabi.

En espera de que presumiblemente la 'Scuderia' anuncie este sábado más cambios en la unidad de potencia y que deba arrancar desde atrás del todo, Carlos demostró una vez más lo rápido que es, marcando la vuelta rápida del día. En una jornada calurosa en la que los dos pilotos de Mercedes, los ingleses George Russell y el siete veces campeón mundial Lewis Hamilton, se inscribieron cuarto y quinto, respectivamente, en la tabla de tiempos. Y en la que, a pesar de acabar tercero en la tabla de tiempos, Verstappen vislumbró un gran ritmo, con los medios, en las tandas largas.

Hamilton, que disputa su Gran Premio número 300 en la F1, no rodó en el primer entrenamiento. El espectacular y cada vez más excéntrico campeón de Stevenage cedió el volante de su Mercedes -cada escudería deberá subir a su coche a algún piloto no oficial en al menos dos libres este año- al neerlandés Nyck de Vries.

De Vries marcó el noveno tiempo del entrenamiento, a segundo y medio de Leclerc, que había dominado la sesión matinal, con nueve centésimas de ventaja sobre Verstappen y con tres décimas respecto a Carlos, tercero en el primer ensayo. En el que también rodó el polaco Robert Kubica, que tomó el volante del Alfa Romeo del finlandés Valtteri Bottas y marcó el decimonoveno crono, a dos segundos y cuatro décimas del compañero de Sainz.

Alonso, doble campeón mundial y que en 2005 logró una de sus 32 victorias en F1 en el Gran Premi Francia -aunque lo hizo en Magny Cours y no en Paul Ricard- fue decimoquinto por la mañana. En una sesión en la que 'Checo', tercero en el Mundial, con 151 puntos -que al igual que Sainz, abandonó en la última carrera, en Austria- marcó el sexto tiempo y protagonizó uno de los trompos del día.

A Fernando también le volvió a acompañar la mala suerte hace dos domingos en Spielberg, donde no pudo disputar la calificación sprint, porque no arrancaba su coche; y luego, cuando estaba a punto de culminar otra gran remontada, tuvo que repetir un 'pit stop', al tener mal fijada una rueda; en una carrera que acabó décimo y que fácilmente hubiese concluido sexto. En el Gran Premio en el que su escudería corre en casa, el genial piloto asturiano acabó firmando el undécimo crono, en una jornada en la que dedicó a hacer todo tipo de probaturas, sin fijarse en exceso en el cronómetro, y en la que se quedó a un segundo y siete décimas de su compatriota Sainz.

'Checo', que en Austria firmó el segundo abandono en tres carreras y por eso quiere recuperar como sea el camino del podio en Francia, firmó el décimo tiempo del día, a segundo y medio del hijo del 'Matador'. El que logró en el segundo libre, en el que el trompo espectacular lo protagonizó con su Haas el alemán Mick Schumacher, el hijo del 'Kaiser', que viene de lograr sus dos mejores resultados desde que corre en la F1: fue octavo en Gran Bretaña y sexto en Austria.

Sainz seguramente saldrá desde el fondo de parrilla, si, como la lógica indica, deciden efectuar más cambios, con los que llegar con más garantías al siguiente Gran Premio, el de Hungría, la próxima semana; donde es más difícil adelantar. Y Leclerc deberá ir a por todas en Francia, si quiere demostrar que hará todo lo posible por evitar que el nuevo ídolo deportivo de los Países Bajos revalide título.

El tercer y último entrenamiento libre se disputará este sábado, horas antes de la calificación; que ordenará la parrilla de salida de la carrera dominical: prevista a 53 vueltas, para completar un recorrido de 309,6 kilómetros.

Adrian R. Huber

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.