Ruud desarma a Berrettini y se planta en semifinales

·3  min de lectura

Nueva York (EE.UU.), 6 sep (EFE).- El noruego Casper Ruud ganó con autoridad este martes al italiano Matteo Berrettini y se clasificó para las semifinales del Abierto de Estados Unidos, en un torneo que puede abrirle las puertas hacia la primera posición en el ránking mundial.

Ruud, número siete del mundo, triunfó por cuarta vez en seis precedentes con Berrettini, al imponerse por 6-1, 6-4 y 7-6(4) en dos horas y 36 minutos de partido.

Se jugó en una pista Arthur Ashe con techo cerrado, a causa de la fuerte lluvia que cae Nueva York desde la mañana local, y el jugador noruego desarmó por completo a Berrettini, quien llegaba a los cuartos de final tras ganar una batalla de cinco sets ante el español Alejandro Davidovich Fokina.

Ruud, de 23 años, alcanzaba los primeros cuartos de final de su carrera en Nueva York tras imponerse al francés Corentin Moutet en los octavos de final y jugará las semifinales de un 'grande' por segunda vez en su carrera.

Se medirá con el ganador del partido entre el australiano Nick Kyrgios, verdugo del ruso Daniil Medvedev, y el también ruso Karen Kachanov. La única vez en la que Ruud jugó unas semifinales de un 'grande' fue en el Roland Garros de este año, cuando se plantó en la final y cayó ante el español Rafael Nadal.

Sigue jugando un gran tenis Ruud y su arranque de partido ante Berrettini, que le había eliminado en Flushing Meadows en 2020, fue inmejorable.

Tan solo concedió un juego a Berrettini, uno de los mejores del circuito al saque, y no concedió bola de rotura alguna para ganar el primer set por 6-1 en menos de media hora.

Ruud, que llegaba a esta cita con un brillante 89 % de turnos al saque mantenidos, consiguió mantener ese nivel en la segunda manga, sacando con potencia y calidad y haciendo daño al italiano buscando de manera constante su revés, su golpe más débil.

El noruego convirtió las dos bolas de rotura conseguidas, en el tercer y quinto juego, para tomar una cómoda ventaja 5-2. Pese a ceder su servicio por primera vez, y ser remontado hasta el 5-4, no tuvo problemas para sentenciar el parcial con un 6-4 que dejaba tocado anímicamente a su rival.

La reacción de Berrettini, semifinalista en Nueva York en 2019, cuando perdió ante Nadal, fue más de orgullo que táctica.

Ruud insistía en su revés y eso provocaba las pérdidas de ritmo de su rival también cuando lograba oportunidades para conectar la derecha. Aún así, Berrettini consiguió una rotura que le abrió el camino hacia el 4-1, antes de volver a atascarse, esta vez de forma definitiva.

Ruud anuló dos bolas de set con un 5-2 adverso en el luminoso y recuperó la rotura en el noveno juego para forzar el desempate.

No le tembló el brazo. Logró la 'mini' rotura en apertura y tomó una ventaja de 3-0 que la abrió el camino hacia el 7-4 y el billete para las semifinales.

Sigue en plena pelea para ser número uno del mundo y, al igual que el español Carlos Alcaraz, depende de sí mismo.

De hecho, Ruud será número uno del mundo conquistando el título, y también siendo finalista, si Alcaraz cae antes de esa ronda. El murciano jugará este miércoles los cuartos de final contra el italiano Jannik Sinner.

Si ninguno de los dos alcanza la final, el nuevo número uno del mundo será Nadal, pese a la derrota del lunes con el estadounidense Frances Tiafoe.

(c) Agencia EFE