Verstappen sale delante de Leclerc y Pérez en Imola; Sainz enmienda su error

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Madrid, 23 abr (EFE).- El neerlandés Max Verstappen (Red Bull), último campeón del mundo, ganó este sábado la primera calificación a través de una prueba esprint de la temporada y arrancará primero en el cuarto Gran Premio del Mundial de Fórmula Uno, en el circuito de Imola (Italia), donde, tras remontar desde la décima plaza, el español Carlos Sainz (Ferrari) enmendó su error del viernes -cuando se accidentó en la segunda ronda (Q2) de la cronometrada- y arrancará cuarto.

Verstappen, de 24 años, que el viernes había firmado la decimocuarta 'pole' de su carrera en F1, la primera del año, ganó la carrera reducida -de un tercio de la principal, es decir: 21 vueltas y algo más de 103 kilómetros- por delante del monegasco Charles Leclerc (Ferrari), líder del Mundial, que fue segundo; y de su compañero mexicano Sergio Pérez, que este domingo arrancará tercero, después de haber salido séptimo. Los tres sumaron 8, 7 y 6 puntos, respectivamente, en un esprint en el que, a diferencia del año pasado -que sólo lo hacían tres-, puntúan los primeros ocho.

Sainz sumó cinco puntos extra con los que le arrebató la segunda plaza del campeonato al inglés George Russell (Mercedes), que no pasó del undécimo y no sumó este sábado. El talentoso piloto madrileño, recién renovado hasta 2024 con la 'Scuderia' y que arrancará desde la segunda fila, al lado de 'Checo', suma ahora 38 puntos, cuarenta menos que Leclerc; y con uno y dos de ventaja sobre Russell y el mexicano -respectivamente-: que sigue cuarto, pero con seis unidades más que las que tenía cuando se levantó este sábado.

El otro español, el doble campeón mundial Fernando Alonso (Alpine), que había salido quinto, acabó noveno -sin puntos- y saldrá en esa posición, desde la quinta fila, al lado del alemán Mick Schumacher (Haas), que fue décimo en el sprint, un modelo de calificación que se incorporó el año pasado y que este curso, aparte de la de este sábado, se usará otras dos veces: en el Red Bull Ring de Spielberg, en Austria; y, de nuevo, en el paulista circuito de Interlagos, en Brasil.

Desde la tercera fila arrancarán los dos McLaren del inglés Lando Norris y el australiano Daniel Ricciardo, que acabaron quinto y sexto la mini-prueba de este sábado.

Los Ferrari habían dominado, bajo la lluvia, con Leclerc por delante de Sainz, el primer libre del viernes. Una jornada marcada por las condiciones variables que marcaban las precipitaciones o las momentáneas ausencias de ellas, que provocaron numerosos incidentes y unas cuántas banderas rojas: entre ellas la que causó el español de Ferrari, que perdió el control de su coche en la Q2, por apretar demasiado en seco, cuando se anunciaba pronta lluvia. Una acción por la que, por innecesaria, fue recriminado posteriormente por su jefe de equipo, el italiano de origen suizo Mattia Binotto; y de la que se resarció este sábado avanzando seis puestos que le sitúan de nuevo, entre los favoritos.

Sainz apuntará, como mínimo, al podio en el Autódromo Enzo e Dino Ferrari. El hijo del 'Matador', que había mantenido el segundo tiempo en la segunda ronda, no puso salir en la tercera y afrontó desde la décima plaza la carrera reducida. En la que salió desde la 'pole' -a diferencia del año pasado, esta temporada contarán para las estadísticas el primer puesto en la precalificación- Verstappen, acompañado por Leclerc en la primera fila y por delante de Norris y del sorprendente danés Kevin Magnussen, cuarto con su Haas.

Eso después de que Russell -eliminado el viernes en la Q2, al igual que su compañero el siete veces campeón mundial Lewis Hamilton, triste decimocuarto este sábado- dominara el segundo libre, por la mañana.

Russell, con blando, aventajó en sólo 81 milésimas a 'Checo' -con compuesto medio- en el último entrenamiento. En el que Alonso fue quinto, a 717 milésimas; y Sainz, sexto, a ocho décimas del británico.

Alonso afrontaba quinto el esprint, dos puestos por delante del mexicano de Red Bull. Todos optaron por el neumático blando, salvo los dos Haas de Magnussen y de Mick; y el canadiense Nicholas Latifi (Williams).

En la salida, Leclerc rebasó a Verstappen; y Alonso perdió dos plazas, las que ganó 'Checo': con el que permutó los puestos quinto y séptimo. Carlos había ganado dos, rodando octavo, cuando se decretó entrada en pista del coche de seguridad, a causa del accidente de Guanyu Zhou (Alfa Romeo), el primer piloto oficial chino de la historia de la F1, que este domingo saldrá desde el fondo de la parrilla.

El 'safety car' se retiró tras la cuarta de las 21 vueltas al Autódromo Enzo e Dino Ferrari; y en la reanudación, hubo duelo de españoles, con Sainz atacando a Alonso, que se defendió lo que pudo, hasta que en la séptima lo rebasó su compatriota.

'Checo' pasó a Magnussen en la octava y se lanzó a por Norris, al que rebasó en la 11; en la que el bravo piloto tapatío ya rodaba tercero, por detrás de Leclerc y de su compañero neerlandés; al que el monegasco mejoraba en segundo y medio.

Era de esperar que Magnussen fuese cayendo y Sainz adelantó al danés en la duodécima, colocándose sexto y rodando por detrás de los dos McLaren de Norris y Ricciardo, cuarto y quinto, respectivamente, en esos momentos.

Carlos pasó a Ricciardo y en la 14 era quinto; y sólo le faltaba capturar a su excompañero Norris -con el que sigue compartiendo partidos de golf-. Mientras, Alonso sin ritmo y nuevamente con problemas de degradación de los neumáticos, defendía como podía el punto extra que otorga la octava plaza. Una plaza, que ansiaba el finlandés Valtteri Bottas (Alfa Romeo), que el año pasado ganó las pruebas esprint de Monza (Italia) y Sao Paulo; y que rebasó al ovetense en la 16.

Leclerc comenzó a padecer 'graining' en la rueda delantera derecha de su Ferrari y al ser informado de esta situación, 'Mad Max' -ganador en Arabia Saudí y retirado en las otras dos carreras, las de Baréin y Australia, que se anotó el 'príncipe' Charles- se lanzó a cuchillo a por el monegasco; al que pasaría en el penúltimo giro, aguándoles la fiesta a los 'tifosi', que llenan las gradas de Imola. Una vuelta después de que Sainz -que afirma no estar aún del todo cómodo en el nuevo coche, modificado con el estrenado reglamento- pasase a Norris y obtuviese el mayor botín lógico posible.

Bottas adelantó a Magnussen antes del final; y Alonso fue, casi a la desesperada, a por el último punto que quedaba en juego; que se lo acabaría quedando el danés de Haas.

La cuarta carrera de la temporada, prevista a 63 vueltas para completar un recorrido de 309 kilómetros, se disputará este domingo en el circuito de Imola -donde Alonso logró, en 2005, una de sus 32 victorias en la F1: las 32 que cuenta España a lo largo de toda su historia en la categoría reina-, a partir de las tres de la tarde (las 13.00 horas GMT).

Adrián R. Huber

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.