Rusia logra su tercer título mundial de fútbol playa al vencer a Japón (5-2)

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Moscú, 29 ago (EFE).- Rusia logró hoy su tercer título mundial de fútbol playa al derrotar en la final a Japón (5-2) en un partido que los eslavos dominaron desde los primeros minutos.

No hubo espacio para la sorpresa. Los anfitriones salieron a por el partido desde los primeros minutos y, al contrario que contra los suizos, no se dejaron sorprender por el equipo nipón, semifinalista hace dos años.

En el primer parcial fue suficiente con el gol de Zemskov a los cuatro minutos. (1-0) Los asiáticos empataron al comienzo del segundo período por medio de Akaguma a pase del legendario Ozu Moreira.

Pero los rusos volvieron a recuperar la iniciativa en el juego y en el marcador con dos tantos de libre directo de Krashenninikov y Novikov.

Akaguma recortó distancias desde el punto de penalti a los 17 minutos poniendo el corazón en un puño a la parroquia local, pero Paporotniy puso las cosas en su sitio dos minutos después. Así terminó el segundo parcial. (4-2)

Los japoneses lo intentaron en la tercera parte, pero fueron los rusos los que volvieron a marcar por medio de Krashenninikov. El resultado ya no se movería. (5-2)

De esa forma, los rusos conquistaron brillantemente su tercer entorchado después de los logrados de manera consecutiva en 2011 y 2013. Mientras, los japoneses suben un peldaño tras el cuarto puesto de 2019, aunque se les resiste el título mundial.

El tercer lugar en el podio correspondió a Suiza, el equipo revelación del torneo, que derrotó a Senegal (9-7). Dicho encuentro fue aún más emocionante y entretenido que la gran final.

Fue un toma y daca en el que los suizos tuvieron la ventaja de contar con un inspirado Hodel, que marcó cuatro goles y se convirtió en el máximo goleador del torneo (12 goles) por delante de su compatriota Stankovic y el japonés Akaguma, con diez tantos cada uno.

Senegal, que nunca había llegado tan lejos, se tuvo que conformar con el cuarto puesto pese a dar la gran sorpresa en las semifinales al eliminar a Brasil.

El actual campeón, Portugal, fue apeado en la primera fase. España cayó en cuartos ante los rusos (4-2) y Uruguay fue aplastada en la misma fase por Suiza (10-1). El Salvador y Paraguay no superaron la fase de grupos.

El Mundial se disputó en la Plaza del Festival, que está situada frente al estadio olímpico Luzhnikí, donde se jugó la final del Mundial de Rusia de fútbol en 2018.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.