Rugby colorido en Twickenham: los Barbarians vencieron a Inglaterra, un segunda línea convirtió de taco porque se retiraba y el homenaje al 10

·4  min de lectura
Insólito: George Kruis se retiró con una conversión de taco en el triunfo de Barbarians frente a Inglaterra.
Insólito: George Kruis se retiró con una conversión de taco en el triunfo de Barbarians frente a Inglaterra.

El amistoso entre Inglaterra y los Barbarians disputado en Twickenham, lejos de pasar inadvertido, tuvo un sinfín de condimentos. No sólo por el resultado impactante (los Barbarians, un club que no tiene jugadores fijos sino invitados de todo el mundo, se impusieron por 52-21), sino también por el homenaje realizado sobre el campo de juego a Phil Bennett (gloria del rugby galés, fallecido el domingo pasado) y por la inusual conversión de taco de un segunda línea que se retiraba.

En lo estrictamente deportivo, los Barbarians lograron una destacada victoria en un match con ritmo frenético. El comienzo del partido fue cortado por la gran cantidad de infracciones y las revisiones que tardaban en dar una sentencia precisa. Pero los dos equipos no especularon, buscaron marcar constantemente y, casi sobre la mitad del primer período, todo se destrabó con el penal de Marcus Smith para Inglaterra.

Pero los Barbarians reaccionaron de inmediato y el partido se hizo de ida y vuelta, sumamente entretenido. La expulsión de Will Skelton no evitó que los Barbarians dominaran el encuentro. En el segundo tiempo, literalmente arrasaron por completo a la Rosa. Con mayor precisión y empuje pasaron por encima a los británicos, que terminar muy frustrados.

El recuerdo de Phil Bennett

Hace una semana el mundo del rugby recibió una triste noticia que lo sacudió: el fallecimiento de Phil Bennett a los 73 años. Para quienes tuvieron el placer de verlo en acción en aquella época dorada del rugby galés, en los años setenta, disfrutaron de un apertura genial, intuitivo y talentoso. Un crack que resolvía como lo pide la función de conductor. El 10 estampado en la espalda era lo que lo calificaba. Literalmente.

El galés Phil Bennett representó la inspiración y la belleza en el juego del rugby.
El galés Phil Bennett representó la inspiración y la belleza en el juego del rugby. - Créditos: @PA Images Archive


El galés Phil Bennett representó la inspiración y la belleza en el juego del rugby. (PA Images Archive/)

Pero Bennett no sólo era inteligente para decidir el camino por seguir en la cancha y manejar los tiempos del equipo: también tenía una destreza particular y una cintura prodigiosa. “Como Bochini, Phil Bennett amagaba con la cabeza”, tituló Jorge Búsico en un artículo en LA NACION. “Representó la inspiración y la belleza en el juego del rugby. El talento natural. El apertura galés, uno de los símbolos de aquel equipo brillante que en la década de 1970 dominó el mundo, tuvo una característica casi única: amagaba con la cabeza. Sí, agachaba la cabeza, apuntaba para un lado y salía para otro”.

Este domingo, antes del dueño entre Inglaterra y los Barbarians, Bennett fue homenajeado con un conmovedor tributo, visualmente similar al que recibió Diego Maradona tras su fallecimiento. En este caso los jugadores de los Barbarians formaron un número 10 en su honor en el campo de juego. Los aplausos del público fueron una dulce música que terminó de decorar el momento.

La conversión de taco

George Kruis jugó su último partido de rugby profesional anotando seis puntos en la victoria de los Barbarians y lo hizo con estilo. El segunda línea, que jugó 45 partidos con Inglaterra y estuvo de gira con los British & Irish Lions en 2017, anunció a principios de este año que se retiraría al final de la temporada. Solo tiene 32 años, pero está decidido a seguir su vida laboral en otro rubro, el comercial.

Aún así, Kruis pudo retirarse teniendo una actuación que le valió ser considerado el Jugador del Partido, en una destacada victoria para los Baa-Baas. Pateó tres conversiones desde el frente de los postes en la segunda mitad, pero una de ellas fue de manera un tanto..., bastante particular. Un compañero le acomodó la pelota, él se acercó a la misma, la rodeó, se puso de espaldas a los palos, ensayó un preciso impacto de taco y la pelota terminó viajando perfectamente por encima del travesaño , provocando los aplausos y las sonrisas de todos.

“¿Si he estado practicando mis patadas? No. Estuve entrenando el estado de mis piernas, ¡pensé que me iba a dar un tirón!”, bromeó Kruis, tras un retiro que no pasó desapercibido en Twickenham.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.