Rugby Championship: los Pumas reaccionaron pero sucumbieron al final ante Sudáfrica

·3  min de lectura
Emiliano Boffelli intenta convertir un penal durante el partido que los Pumas perdieron por 36-20 ante Sudáfrica en la cancha de Independiente
Emiliano Boffelli intenta convertir un penal durante el partido que los Pumas perdieron por 36-20 ante Sudáfrica en la cancha de Independiente - Créditos: @Rodrigo Néspolo

Una gran reacción de los Pumas hizo arder el estadio de Independiente y no estuvo lejos de la hazaña. Luego de un mal primer tiempo y de estar 22-6 en desventaja, salieron con otra actitud a jugar la segunda mitad y llegaron a ponerse a dos puntos. No obstante, cuando parecía que sobrevendría otra heroica actuación, Sudáfrica ajustó el juego en los últimos cinco minutos y con dos tries se llevó la victoria por 36-20.

El éxito deja a los Springboks en la cima del Rugby Championship 2022 junto a los All Blacks, con una fecha por jugarse. Los Pumas, que tenían una oportunidad histórica de llegar a lo más alto, quedaron a cinco unidades de la punta y, aunque mantienen una posibilidad matemática mínima, virtualmente se despidieron de la chance de ser campeones.

Por lo menos, los 32.500 espectadores presentes en la cancha de Independiente tuvieron acciones para entretenerse y alentar al equipo. Fue el primer partido en Buenos Aires en tres años y el último en la Argentina por los próximos 10 meses.

Sudáfrica asumió el control del partido a los 20 minutos y no lo soltó nunca más. Un try penal a Santiago Carreras que costó el doble porque se fue amonestado abrió una seguidilla de penales que les facilitaron las cosas al rival. Los Springboks olieron sangre y, sin salirse del libreto, empezaron a marcar diferencias.

El descuento de Boffelli (10-6) sólo sirvió para que, en la salida subsiguiente, los Pumas cometieron un penal que los dejó contra las cuerdas. Después de dos penales y tres lines-outs y mauls bien defendidos, el medio-scrum Hendrikse cortó por el medio y logró un try fácil. Los Pumas siguieron encerrados en esa espiral de penales: Marx pescó y ganó uno, un off-side y otra vez a jugar con la espada contra el in-goal; esta vez el try llegó directo del maul (Marx).

Sobre el final Sudáfrica tuvo una chance más, y aunque el TMO le negó el try, los Pumas sufrieron otra amonestación (a Bertranou). Terminaron el primer tiempo con 12 penales cometidos.

En el segundo tiempo, los Pumas salieron con otra actitud. Mucho más agresivos en defensa y mucho más vertiginosos en ataque. Asumieron riesgos y el partido perdió orden pero ganó en atractivo. El cambio de paradigma favoreció a los argentinos y fueron los sudafricanos los que empezaron a cometer penales. La gente empezó a meterse en el partido y a empujar a los jugadores. De a poco, la solidez sudafricana empezó a flaquear.

Primero vio la amarilla Le Roux, después los Pumas lograron un try penal por un tackle al cuello de Kwagga Smith, que vio la amarilla y dejó a su equipo con 13. Con el partido 22-13, los Pumas salieron a buscarlo y enseguida lo consiguieron, en buena combinación entre Kremer y Moroni.

Julián Montoya, capitán de los Pumas, intenta llevarse la pelota ante la marca de rivales sudafricanos
Julián Montoya, capitán de los Pumas, intenta llevarse la pelota ante la marca de rivales sudafricanos - Créditos: @Rodrigo Néspolo

Fue el mejor momento del partido y, en desventaja por dos puntos, con la cancha hecha un hervidero, parecía había un buena chance de darlo vuelta. En los últimos minutos, no obstante, Sudáfrica jugó mucho mejor el punto de contacto, forzó varios penales en esa situación, tanto en ataque como en defensa, y sobre el final marcó dos tries más que le dieron la victoria y un punto bonus que les permite mantenerse a tiro de Nueva Zelanda.

Los dos equipos volverán a verse las caras en siete días en Durban para el cierre del Rugby Championship.