Rugby Championship: Juan Martín González no detiene su ascenso y marcó un try notable que le dio el impulso final a los Pumas en otra epopeya

·5  min de lectura
Juan Martín Gonzalez: 21 años, 1,91m y 101 kilos lanzados al try ante los Wallabies
Juan Martín Gonzalez: 21 años, 1,91m y 101 kilos lanzados al try ante los Wallabies

Van seis minutos del segundo tiempo en Christchurch. Los All Blacks están al frente por 18-12 y los Pumas se sostienen a la expectativa por la extraordinaria patada de Emiliano Boffelli. Soñando, por qué no, con repetir aquella epopeya del 14 de noviembre de 2020. De pronto, el bombazo que ningún neozelandés esperaba. Patada de Santiago Carreras desde media cancha y, como en todo el partido, va a buscarla arriba el propio Boffelli, por el sector derecho del ataque. El fullback argentino compromete la recepción de los hombres de negro, la pelota queda suelta y cae en las manos de Juan Martín González. El ala argentinos gira hacia su izquierda sobre la línea de las 22 yardas, amaga el pase a un compañero y se filtra. Tiene la meta ahí adelante nomás. Corre y corre hacia su momento de gloria. ¡Try a los All Blacks en su casa! Para la historia. Para recordarlo toda la vida. Para dar vuelta el partido y creer que la conquista es posible. Pero, ¿quién es Juan Martín González? Hay una historia ahí que vale la pena revivir...

El festejo de los Pumas ante los All Blacks
El festejo de los Pumas ante los All Blacks - Créditos: @MARTY MELVILLE

Apenas tenía 15 años cuando, en el avión de regreso de Inglaterra tras presenciar en Cardiff la victoria de los Pumas ante Irlanda por los cuartos de final del Mundial 2015, le comunicó a su padre la decisión. “Papá, quiero dedicarme al rugby”, le dijo. Había crecido 26cm en dos años y ya se destacaba del resto de sus compañeros de Marista Rugby Club, no sólo por su altura sino también por su velocidad y destrezas atípicas para un forward. Siete años más tarde, Juan Martín González no sólo hizo realidad su anhelo de vivir del rugby, sino que hasta se dio el lujo de apoyar un try en su ciudad, Mendoza, frente a los Wallabies y con todos sus familiares y amigos presentes, algo que en aquel vuelo ni siquiera estaba en sus sueños.

Con apenas 21 años, el tercera línea mendocino se afirma como titular en los Pumas. Ese sábado en Mendoza coronó la mejor jugada del partido ante Australia, definiendo como un wing un gran contraataque brillantemente gestado por Juan Cruz Mallía. En la madrugada de este sábado, repitió en Christchurch. Un momento soñado por cualquier rugbier.

El try ante los All Blacks

“Todo esto es un sueño. Me parece que se me dio. Ahora quiero agarrarlo y no soltarlo. Se dio todo muy rápido, pero tengo que ir paso a paso”, dijo aquella vez. Ratifica así las condiciones que insinuó en los seleccionados juveniles (de seven y de 15) y en Jaguares XV, que lo llevaron a ser convocado por Mario Ledesma primero y luego contratado por London Irish, donde acaba de finalizar su primera temporada como profesional.

Una topadora para los Pumas: Juan Martín González
Una topadora para los Pumas: Juan Martín González

Juan Martín empezó a jugar al rugby a los cinco años en Marista. Cuenta su padre, Guillermo ‘Yuyo’ González, que de chico no le gustaba mucho entrenarse. Pero eso fue cambiando con el tiempo y la disciplina, el esfuerzo y el sacrificio son los atributos que lo llevaron a hacer realidad su sueño, además del apoyo inmediato de su familia. Sus hermanos Manuel (25) y Fermín (11) también juegan al rugby en Marista, como lo había hecho su padre, mientras que Clara (13) practica hockey.

“Desde muy chico me llamó la atención su capacidad de aprender. Es un jugador muy entrenable. Todos los días quiere ser mejor. Una madurez inusual para alguien tan chico”, describe el ex Puma Eusebio Guiñazú, quien lo entrenó de los 15 a los 19 en el Centro de Alto Rendimiento de Mendoza. “Eleva el nivel del resto. Es un líder silencioso, muy humilde, muy buena persona, pero que contagia”.

González y sus destrezas en el line
González y sus destrezas en el line - Créditos: @Pablo Gasparini/Gaspafotos

Además, Juan tiene condiciones naturales que lo hacen distinto. Tiene físico de forward (1,91m, 101kg) y destrezas de back. Otro momento determinante en su carrera, a los 16 años, fue durante los Juegos Evita, donde fue captado por Lucas Borges, quien lo convocó para el seleccionado juvenil de seven que se preparaba para los Juegos Olímpicos de la Juventud de Buenos Aires 2018. Terminó como capitán del equipo que se quedó con la medalla de oro (también estaba Lucio Cinti, compañero de cuarto en Londres). “Jugar seven me ayudó muchísimo”, cuenta Juan. “Me dio las herramientas que hoy uso. Me formó en las destrezas y en la parte física”.

Luego jugó el Mundial Juvenil de Rosario 2019 y en 2020 fue convocado por Mario Ledesma a integrar el plantel de los Pumas para jugar el Tri-Nations. Pese a que no jugó, vivió una gran experiencia en plena pandemia. “Fue muy duro lo que tuvo que bancarse viviendo en burbujas, pero lo tomó como parte del aprendizaje”, recuerda su padre.

El try soñado en el Rugby Championship en su tierra, Mendoza, frente a los Wallabies
El try soñado en el Rugby Championship en su tierra, Mendoza, frente a los Wallabies - Créditos: @Gustavo Garello

Al año siguiente jugó la SLAR con Jaguares XV y fue la gran revelación. Fue el mejor de los argentinos detrás de Sebastián Cancelliere y apoyó siete tries en nueve partidos. Ledesma volvió a confiar en él y lo hizo debutar ante Rumania: cumplió apoyando el try de la victoria. Desde entonces, suma 10 caps con la celeste y blanca (siete como titular) y tres conquistas.

El try frente a los Wallabies

Guiñazú explica que su estilo dinámico, de buen juego aéreo se complementa bien con la mayor verticalidad de otros terceras líneas del equipo como Kremer y Matera. “No hay muchos de ese perfil. Entiende muy bien el juego. El nuevo sistema lo favorece porque tiene más contacto con la pelota, donde produce impacto cada vez que la toca, y empieza a tener preponderancia en defensa. Y todavía tiene muchísimo margen para progresar”.

Juan González sigue volando hacia lugares que nunca imaginó. Al próximo Mundial ya no irá como espectador. Eso está clarísimo.