Rosario Central - Newell’s: Fernando Espinoza amenazó con suspender el clásico y el goleador Alejo Véliz no pudo contener el llanto luego del partido

·3  min de lectura
Fernando Espinoza sostiene encendedores que arrojaron desde la tribuna de Rosario Central y advierte que ya no aceptará más agresiones
Fernando Espinoza sostiene encendedores que arrojaron desde la tribuna de Rosario Central y advierte que ya no aceptará más agresiones - Créditos: @Captura de TV

Con Newell’s lanzado al ataque para intentar empatar el clásico con Rosario Central, la parte final del partido deparó varias situaciones emocionantes en lo deportivo. Pero, también, una que puso, por unos instantes, en suspenso la continuidad del juego cuando desde la tribuna lanzaban objetos cerca del jugador leproso que iba a ejecutar un tiro de esquina.

Así, a los 38 minutos, proyectiles de todo tipo caían en el campo mientras dos agentes de policía apelaban a sus escudos para proteger a Ramiro Sordo. Enseguida, el asistente de ese sector se metió en la cancha, tomó varias de las cosas que estaban sobre el césped y las quitó, haciéndole señas al árbitro principal, Fernando Espinoza.

El juez fue hacia esa zona, tomó varios elementos, incluyendo algunos encendedores, y salió en diagonal hacia donde estaba el cuarto árbitro con señales elocuentes de que no iba a tolerar que eso se repitiera. “Una más y me voy”, se pudo ver que dijo en dos oportunidades, molesto con la situación, y señalando los objetos que tenía en la mano.

Tras ello, el encuentro continuó con normalidad, como si fuera necesario que la barbarie tenga más de un capítulo para ponerle freno. Luego, eso sí, sumó esa demora a los minutos adicionales del partido que no modificó el 1-0 en favor de Rosario Central.

Tras el final y los festejos dentro del campo de los jugadores y el cuerpo técnico, el goleador Alejo Véliz, de 18 años, no pudo contener las lágrimas frente al micrófono. Emoción en estado puro en sus declaraciones: “No tengo palabras para explicar lo que siento. Que hoy pueda convertir (el gol del triunfo) es un sueño, con toda esta gente. Se me viene a la cabeza mi familia, mi abuelo, que estuvieron siempre a mi lado luchándola sin un peso y me llevaban a todos lados, a donde sea. Todo esto es para ello”, confesó.

“Tuve la fortuna de poder venir a Central y me pasó todo muy rápido. Dicen que los momentos hay que aprovecharlos y yo quiero aprovecharlo al ciento por ciento” , agregó la figura del partido. El delantero, de casi 1,90m, fue titular y marcó de cabeza al final de la primera etapa.

Después, hubo tiempo para volver a juntarse con sus compañeros y saltar, cantar y gritar por esta victoria que representa un impulso grande en lo personal y para el equipo entrenado por Carlos Tevez.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.