Roma le ganó a Hellas Verona sobre la hora y se metió en la pelea

Emmanuele Ciancaglini/Ciancaphoto Studio/Getty Images

Con un jugador más durante gran parte del partido, Roma aprovechó para meterse en la pelea por la Serie A. Se lo dio vuelta a Hellas Verona y ganó 3-1 en su visita al estadio Marcantonio Bentegodi por la 12° fecha, lo que le permite quedar en el cuarto lugar de la tabla.

A lo largo de los 90 minutos, fue el equipo de José Mourinho el que mostró más intenciones para quedarse con la victoria. De hecho, en la primera mitad generó una gran cantidad de situaciones, pero el local en la única que tuvo logró lastimarlo y lo puso abajo en el marcador.

Tammy Abraham esta vez estuvo con la pólvora mojada, pese a tener las mejores posibilidades. Primero eludió a Lorenzo Montipó, pero estrelló su remate en el palo, luego lo tuvo con un cabezazo que salió apenas afuera, hasta que llegó el golpe del rival.

Precisamente, a la salida de un tiro de esquina desde la izquierda, los dirigidos por Salvatore Bocchetti encontraron la ventaja con una jugada preparada que derivó en un disparo de Marco Faraoni desde afuera y un desvío en Pawel Dawidowicz, que la mandó al fondo de la red.

Sin embargo, la alegría duró muy poco en el conjunto de Verona. El mismo Dawidowicz se fue expulsado luego de la intervención del VAR por un golpe a Nicoló Zaniolo y la superioridad numérica le permitió a la Loba llegar a la paridad luego de un gran robo en ofensiva.

Mohamed Camara recuperó el balón, jugó a la izquierda para Abraham, quien remató al palo nuevamente, pero el rebote le cayó a Zaniolo, que no perdonó con el arco a su merced. Ya para la segunda mitad, Mou puso toda la carne al asador desde el comienzo.

Abraham avisó primero con un fuerte remate que Montipó despejó afuera. Poco después, Lorenzo Pellegrini exigió al arquero con un tiro libre que rechazó sobre su derecha al córner. Desde allí, Nemanja Matic lo tuvo con un cabezazo al travesaño tras la ejecución de Pellegrini.

Hasta que encontró la llave del gol con una buena jugada personal de Matic por izquierda que derivó en un pase atrás de Cristian Volpato, que sobre el borde del área definió de derecha para colocar el balón junto al palo izquierdo y decretar la victoria que los pone en la discusión.

Pero todavía había tiempo para el tercero. El mismo Volpato jugó la pelota para Stephan El Shaarawy dentro del área, quien la pinchó apenas sobre la humanidad del arquero, y definió con el arco libre para sentenciar la historia en la región de Véneto.

Previo al compromiso con Ludogorets del jueves por Europa League, en el que intentarán quedarse con el pase a la Conference League, Roma logró trepar al cuarto lugar para achicar distancia con Napoli (32) y prenderse de lleno en la lucha por el título.

Foto: Emmanuele Ciancaglini/Ciancaphoto Studio/Getty Images