Roland Garros: Rafael Nadal y Novak Djokovic jugarán el martes por la noche, a pesar lo que pedía el español

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Novak Djokovic y Rafael Nadal volverán a encontrarse este martes en los cuartos de final de Roland Garros, en un cotejo imperdible
Novak Djokovic y Rafael Nadal volverán a encontrarse este martes en los cuartos de final de Roland Garros, en un cotejo imperdible

PARIS – Fue muy clarito Rafael Nadal. Apenas si habían pasado unos minutos de su batalla de cinco sets contra el canadiense Felix Auger Aliassime cuando habló de manera directa sobre el partido que se venía el martes contra Novak Djokovic, por los cuartos de final del abierto francés, y de cuándo y cómo quería jugarlo. “Prefiero jugarlo de día. Yo conozco Roland Garros de día, así lo he jugado toda mi carrera y siendo consciente de que, si todo va mal, pueda ser mi último partido aquí, pues me gustaría jugarlo de día”, disparó el zurdo de Manacor. Pero la voluntad del hombre que fue 13 veces campeón sobre la tierra naranja parisina chocó contra la determinación de los organizadores, que este lunes anunciaron el programa de los cuartos de final. Y Nadal y Djokovic jugarán el martes en la noche parisina, no antes de las 20.45 locales (las 15.45 en la Argentina).

Roland Garros consiguió lo primero que esperaba: un gran duelo entre Nadal y Djokovic, el capítulo 59º de un superclásico del tenis. No será en la final, tampoco en las semis: el sorteo dispuso que estuvieran demasiado cerca en el cuadro, y por eso el duelo entre el defensor del título y el zurdo que busca su 14ª corona francesa, será en los cuartos de final. Encima, por el mismo lado de la llave llegan otros dos nombres rutilantes: el ganador irá en las semifinales contra Carlos Alcaraz o Alexander Zverev.

Rafael Nadal, entre las sombras durante su cotejo del domingo contra Felix Auger-Aliassime
Christophe Ena


Rafael Nadal, entre las sombras durante su cotejo del domingo contra Felix Auger-Aliassime (Christophe Ena/)

En el momento de preparar el programa de juego, la organización tenía dos cuartos de final femeninos (Martina Trevisan frente a Leylah Fernandez y Coco Gauff frente a Sloane Stephens) y los dos de varones. Podrían haber dispuesto un cuarto femenino por la noche para variar, ya que la mayoría de los encuentros nocturnos fueron cotejos de la llave masculina. Pero no: la opción fue abrir la jornada con los dos cotejos de mujeres, Alcaraz y Zverev al tercer turno, y el cierre con el partido más esperado hasta aquí del torneo. A pesar de lo que quería Nadal, el hombre que tiene una estatua inmensa en la explanada de ingreso al certamen. Ya desde el arranque del torneo, el español había sido claro: “Nunca me gustaron las sesiones nocturnas en tierra”. En esta decisión, pesan las condiciones climáticas de la primavera parisina: por la noche, la temperatura desciende varios grados, hay más humedad, la cancha está más lenta y la bola más pesada, y eso disminuye el efecto de los impactos de Nadal.

Puro esfuerzo: Nadal desde el piso, tratando de llegar a todo
THOMAS SAMSON


Puro esfuerzo: Nadal desde el piso, tratando de llegar a todo (THOMAS SAMSON/)

Y al mismo tiempo, tampoco asomaba la posibilidad de programar el cotejo entre Alcaraz y Zverev a la noche, por la razón de que el joven murciano ya disputó dos cotejos de la última sesión, incluido el del domingo, cuando superó en tres sets al ruso Karen Khachanov. “Sinceramente no me parecería justo, aquí ya vamos a decir las cosas como son. Yo ya he jugado dos veces en el turno de noche. No es que me molesta el jugar de noche, pero se termina todo muy tarde: cenar, el fisioterapeuta, intentar descansar con la adrenalina que llevas por el partido... tienes menos tiempo para descansar y cuesta más recuperarse. No sería justo que jugara una tercera vez de noche”, explicó el joven de 19 años y número 6 del mundo.

¿Y qué decía Djokovic al respecto? Después de su holgado triunfo en sets corridos frente a Diego Schwartzman, el número 1 del mundo contó: “Como jugadores top, nosotros hacemos nuestros pedidos, pero nuestras sugerencias no siempre son aceptadas. El director del torneo, junto con la TV, creo que son los que deciden al final. Ya saben: la TV es importante, depende de dónde quieran ver tu partido, de día o de noche”. Y agregó: “Hay que adaptarse a eso. Obviamente, depende también contra quién jugás. A veces es favorable jugar a la noche, a veces de día. No hay algo predeterminado o una fórmula que siempre funcione, es lo que quiero decir. Aunque históricamente jugué muy bien y gané muchos partidos de noche en diferentes Grand Slams, en especial en Australia”.

Novak Djokovic, el campeón defensor; las condiciones de la noche asoman más favorables para el serbio
Michel Euler


Novak Djokovic, el campeón defensor; las condiciones de la noche asoman más favorables para el serbio (Michel Euler/)

A esta altura, Djokovic sabe muy bien lo que significa jugar contra Nadal en Roland Garros, e incluso en esta etapa. “Obviamente era el partido que muchos esperaban que se diera cuando salió el sorteo. De mi lado, estoy contento de no haber pasado mucho tiempo en cancha hasta aquí, sabiendo que un partido contra Rafa en Roland Garros va a ser una batalla física y mental. Estoy seguro de que será así. Es un desafío enorme, acaso el más grande que uno puede tener en este torneo. Pero estoy listo, bien preparado, me gusta cómo me estoy sintiendo, la manera en la que estoy impactando la pelota. Sólo tengo que enfocarme en lo que tengo que hacer, sé que tendrá mis posibilidades”.

Y en lo dicho por Djokovic hay otra parte de la decisión de llevar el clásico a la noche: el peso de la televisión. Si se jugaba de día, el Nadal-Djokovic se hubiera emitido por France TV. Pero el partido nocturno fue adquirido por Amazon Prime Video, un streaming de pago que, sin embargo, anunció que lo emitirá sin costo; es decir, no será necesario estar suscripto. En esta determinación también posiblemente haya influido Amélie Mauresmo, la directora del torneo. France TV, difusor del resto de la programación, lamentó el cambio, y en un comunicado expresó que “no se permitirá al servicio público difundir el partido con un acceso más fluido y más sencillo para los telespectadores”.

Nadal, y un duro camino en busca de su decimocuarta corona en París
Christophe Ena


Nadal, y un duro camino en busca de su decimocuarta corona en París (Christophe Ena/)

Del lado de Nadal, tras enterarse de esta situación, habló su entrenador, Carlos Moya. En declaraciones a RMC Sport, expresó: “No hablaría de falta de respeto. Pero aquí, creo que Rafa tiene mérito, ganó 13 veces el torneo, y si tiene un pedido debes escucharlo porque es parte de la historia del torneo. Sabemos también que no hay nada más grande que Roland Garros, nadie está por encima, pero al final es una cuestión de negocios, y lo entendemos”.

El que sostendrán este martes será entonces otro episodio de una rivalidad que ya lleva 58 partidos (30-28 para Djokovic), nueve de ellos en París (7-2 para Nadal). El serbio ganó el último cruce aquí entre ambos en las semifinales en 2021, y es el único jugador que derrotó dos veces al zurdo manacorí en la tierra batida parisina.

Djokovic llega sin desgaste al duelo contra Rafa: ganó sus cuatro primeros partidos en París sin ceder sets
Djokovic llega sin desgaste al duelo contra Rafa: ganó sus cuatro primeros partidos en París sin ceder sets


Djokovic llega sin desgaste al duelo contra Rafa: ganó sus cuatro primeros partidos en París sin ceder sets

Del lado femenino, con la polaca Iga Swiatek como única Top 10 en carrera, los dos primeros cuartos de final tendrán como protagonistas a la joven canadiense Leylah Fernandez (18ª), finalista en el último US Open, y a la italiana Martina Trevisan (59ª), seguido del cruce generacional estadounidense entre Sloane Stephens, finalista en Roland Garros en 2018 y ganadora de Wimbledon en 2017, y la joven Coco Gauff (23ª), cuartofinalista en París el año pasado con apenas 17 años.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.