Roland Garros: Novak Djokovic, el gran reto para Schwartzman, y la búsqueda de una enorme sorpresa

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Novak Djokovic llegó sin problemas a los octavos de final; el domingo se medirá con Schwartzman en el Philippe Chatrier
THOMAS SAMSON

PARIS – Solamente una hora y 44 minutos necesitó Novak Djokovic para convertirse en el rival de Diego Schwartzman en los octavos de final de Roland Garros. Ese fue el tiempo que necesitó para doblegar al esloveno Aljaz Bedene por 6-3, 6-3 y 6-2. Tres victorias sin ceder sets, con la confianza fresca luego de consagrarse campeón hace unos días en Roma. El número 1 del mundo parece llegar con el motor brillante al reto con el argentino, a disputarse el domingo.

Metódico, analítico, Djokovic tomó nota enseguida de lo que vendrá el domingo. “Diego es uno de los jugadores más rápidos que hay en el circuito, y sus mejores resultados los ha logrado en polvo de ladrillo, así que lo veo como un rival difícil, sin duda. Lo conozco bien, hemos jugado algunos partidos realmente muy buenos en distintas superficies”, evaluó el número 1 del mundo.

Y en el mismo sentido, destacó: “Cuando uno tiene que jugar contra Diego, siempre hay que esperar que te traiga una pelota más, así que estoy listo para una batalla física. No he pasado demasiado tiempo en cancha, y siento que le estoy pegando a la bola realmente bien, así que estoy preparado para ese desafío”.

Lo mejor del triunfo de Djokovic

Es, para Schwartzman, un reto complejo. El argentino perdió las seis veces que se enfrentó con el serbio, desde aquel duelo en la primera ronda del US Open 2014, al más cercano, en el round robin del Masters de Londres 2020. Pero nunca estuvo tan cerca de ganarle como en Roland Garros, en 2017. Aquí, en el polvo parisino, se cruzaron entonces en la tercera rueda, y el balcánico se impuso por 5-7, 6-3, 3-6, 6-1 y 6-1. También se midieron en la final del Masters 1000 de Roma en 2020, en un gran momento del Peque, que venía de vencer a Rafael Nadal. Pero Djokovic le ganó ese duelo decisivo por 7-5 y 6-3.

Schwartzman, en tanto llega a este cotejo con otro aire. Sufrió para superar en el estreno al ruso Andrey Kuznetsov. Se complicó mucho más de lo esperado para ganarle en cinco parciales al español Jaume Munar, después de estar abajo en los dos primeros parciales. Pero la victoria en sets corridos ante un adversario que lo venía complicando mucho, el búlgaro Grigor Dimitrov, le dio alimento a su confianza. Obviamente, lo espera ahora un desafío mayúsculo. Pero este es el momento de intentar dar un enorme impacto.

Novak Djokovic yDiego Schwartzman de Argentina después de vencerlo durante un partido de semifinal en el torneo de tenis Abierto de Italia, en Roma.
Novak Djokovic yDiego Schwartzman de Argentina después de vencerlo durante un partido de semifinal en el torneo de tenis Abierto de Italia, en Roma.


El saludo entre Novak Djokovic y Diego Schwartzman; fue en la semifinal del torneo de Roma 2019, con victoria del serbio en tres parciales

“Técnicamente, se trata de hacer algunas correcciones, ver dónde machacar, por dónde jugar. Contra Djokovic seguramente tendré que sacar más fuerte y también más cerca de las líneas, porque él es uno de los mejores devolvedores del circuito, y por ese lado te puede complicar el partido. Si se siente cómodo con la devolución, crece en confianza. Después, hay que estar listo para rallies largos. Ya sabemos todo lo que él puede hacer desde el fondo. También hay que aprovechar esos momentos en los que él comete algunos errores y no dejar pasar la oportunidad. Contra esta clase de rivales, cualquier chance hay que tomarla; si no, se vuelve todo muy complicado”, evaluó el Peque.

Acostumbrado a “leer” los momentos de sus rivales, Schwartzman sabe que su rival llega en condiciones prácticamente ideales. “Está claro que hace unas semanas no era el mismo Djokovic que ahora. A él le venía costando agarrar ritmo, estaba con pocos partidos, pero en un abrir y cerrar de ojos llegó a la final en el torneo que se hace en su casa [Belgrado], y luego ganó Roma. Y con confianza, él es el claro favorito. Yo tendré que ver los partidos que tuvimos en contra. Recuerdo que en el Chatrier pude ganarle un par de sets y lo compliqué, así que tendré que repetir lo bueno que hice, y no dejar pasar las oportunidades que entonces tuve y por ahí no aproveché”.

El camino, ya en zona de octavos de final, se hace muy escarpado. Al ganador de este duelo entre Djokovic y Schwartzman, le espera el vencedor del duelo entre Rafael Nadal y Felix Auger-Aliassime. En semifinales, podría estar Carlos Alcaraz. Esta es una sección del cuadro que promete chispazos de aquí al viernes, día de las semifinales. Djokovic, por supuesto, es favorito: ganó aquí dos veces (2016 y 2021), y además llegó a otras cuatro finales, en 2012, 2014, 2015 y 2020. Como también es el único jugador que derrotó dos veces a Nadal en la tierra parisina. El serbio tiene un camino muy duro en busca de defender la corona. Y, muy probablemente, este duelo ante Schwartzman sea el primer desafío en etapas cruciales.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.