Roland Garros. La despedida de Naomi Osaka en la primera rueda y la posibilidad de no jugar en Wimbledon

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Naomi Osaka volvió a despedirse temprano del abierto francés
Naomi Osaka volvió a despedirse temprano del abierto francés

PARIS – Un revés paralelo ganador de Amanda Anisimova le marcó la puerta de salida a Naomi Osaka. Demasiado temprano se va de Roland Garros la japonesa que fue número 1 del mundo, que ganó 7 títulos como profesional, incluidos cuatro Grand Slams: dos US Open y dos abiertos de Australia. Hoy, al menos, Osaka está por debajo de sus mejores torneos. Llegó a París como la 38ª del ranking, y el hecho de estar fuera del lote de preclasificadas la exponía en el sorteo a rivales complejas desde el arranque. Le tocó medirse con Anisimova, nacida en New Jersey, residente en Miami, y 28ª del mundo, que le ganó por 7-5 y 6-4. Fue una derrota con sensación de déjà vu para Osaka: Anisimova ya la había derrotado en enero pasado en el Open australiano. Cierto es que no parece haber romance entre Osaka y Roland Garros. Nunca pasó de la tercera ronda en el polvo de ladrillo parisino en seis participaciones. Esta vez, tuvo enfrente a una rival que le expuso todas sus limitaciones en la ‘terre battue’, más allá de que la japonesa llegó con algunas limitaciones físicas.

Naomi Osaka, en su derrota en París frente a Amanda Anisimova
CHRISTOPHE ARCHAMBAULT


Naomi Osaka, en su derrota en París frente a Amanda Anisimova (CHRISTOPHE ARCHAMBAULT/)

La rueda de prensa de Osaka era muy esperada, a partir del recuerdo de lo sucedido aquí el año pasado, cuando ganó su primer partido, se negó a hablar ante la prensa, el torneo le impuso una multa por no cumplir con la obligación de presentarse ante los periodistas, y renunció a disputar su cotejo de la segunda rueda, enfrentada con las autoridades del certamen, en medio de una áspera controversia.

Esta vez, a Osaka se la programó en la sala 2 de conferencias, en un recinto más pequeño que la sala 1. Pero la creciente convocatoria forzó el cambio de planes y la japonesa se presentó en el salón principal; ahora, sin las pantallas y las transmisiones virtuales de los tiempos de pandemia, y con el cara a cara entre los periodistas y la protagonista. Como era lógico, con notable presencia de la prensa japonesa, de barbijo omnipresente. Osaka ingresó con sus inmensos cascos en los oídos y una gorra azul, y respondió a la primera pregunta sobre el partido. Con un tono monocorde, trató de elegir las palabras más adecuadas. Se permitió un par de sonrisas. Muy bien predispuesta, pareció dejar atrás la tormenta mediática de hace doce meses.

Lo mejor del partido

“Creo que intenté hacer lo mejor que pude, pero tuve algo de mala suerte en no poder llegar aquí con más partidos encima. Quizás por esto tomé algunas decisiones equivocadas en algunos puntos, pero después de todo no creo que haya ido todo tan mal”, expresó Osaka, que además arrastraba una dolencia en el tendón de Aquiles izquierdo, que le impedía sacar con comodidad.

También habló de lo sucedido hace un año, y de la salud mental de los deportistas, un tema que tiene a la japonesa como una de las referentes a nivel mundial. “Entiendo que siempre hay algo más por hacer, es como que no se trata de avanzar y detenerse en algún punto. En eso hay que evolucionar. Pero creo que en este momento, las entidades del tenis están haciendo las cosas mejor, y está bueno, a veces veo encuestas sobre las cosas que más nos gustarían, y me parece bien”.

Naomi Osaka nunca pudo superar la tercera rueda en Roland Garros en seis participaciones en París
Christophe Ena


Naomi Osaka nunca pudo superar la tercera rueda en Roland Garros en seis participaciones en París (Christophe Ena/)

Luego, se refirió a la decisión de la ATP, la WTA, y la ITF, de quitarle los puntos en juego a Wimbledon -por la determinación del torneo de excluir a jugadores de Rusia y Bielorrusia-, por lo que el tercer Grand Slam del año quedaría convertido en una exhibición millonaria. Osaka expresó que esa decisión le redujo la motivación para jugar. “Diría que esa decisión está afectando a mi mentalidad al entrar en la temporada de pasto, ya que no estoy cien por ciento segura de ir allí. Me encantaría ir sólo para tener algo de experiencia en césped, pero al mismo tiempo, para mí, es como que no tiene sentido. Yo soy la clase de jugadora que se motiva por ver subir mi ranking”.

E insistió: “No estoy segura, pero Wimbledon sin puntos se parece mucho a una exhibición. Y no parece ser cierto, ¿no? Pero así es como lo pienso. Todavía no tomé ninguna decisión, pero es posible que no acuda dentro de estas circunstancias. Me gustaría jugar algo en césped, y quizás vaya al torneo de Berlín, que sí tiene puntos. Eso sería una buena oportunidad para mí”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.